23 de febrero de 2012 / 16:07 / hace 6 años

Los analistas, divididos ante la previsión de la CE para España

MADRID (Reuters) - Analistas españoles han recibido con división de opiniones la previsión de crecimiento de la Comisión Europea (CE) para España que ve una contracción del PIB del 1,0 por ciento para este año entre fuertes dosis de incertidumbre.

Las proyecciones divulgadas el martes por Bruselas, que también ha pronosticado una contracción para la zona del euro del 0,3 por ciento este año, han ensombrecido el panorama económico, tanto de España como de la Europa-17 desde el +0,7 por ciento y el +0,5 por ciento, respectivamente de su anterior previsión de noviembre.

“Las previsiones de la CE para España me parecen razonables, pero posiblemente lo que está diciendo Funcas (-1,7 por ciento) es más sensato porque está creciendo el paro y eso va a afectar al consumo inevitablemente”, dijo Joaquín Trigo, director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE).

“Nosotros tenemos una previsión de crecimiento para este año del -1,5 por ciento”, agregó Trigo.

Pocos minutos después de que la CE divulgase sus proyecciones de crecimiento, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) dijo que el PIB doméstico se contraerá este año un 1,7 por ciento, coincidiendo con el pronóstico del Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, para Santiago Sánchez Guíu, coordinador de Economía del Instituto Flores de Lemus, la proyección de crecimiento de la CE podría estar más cercana a la finalmente depare el conjunto de este año.

“Nosotros tenemos una estimación de crecimiento del -0,8 por ciento para 2012”, dijo Sánchez Guíu.

“Lo que es importante subrayar es que hay una elevadísima incertidumbre en las estimaciones, como ha reconocido la propia CE”, agregó este economista.

Según Sánchez Guíu, las discrepancias que se observan entre las previsiones emitidas por las distintas instituciones, se deben fundamentalmente a una diferencias en el análisis en la evolución del sector exterior y de los mercados financieros.

Recientemente, el Banco de España situó su previsión de crecimiento para España en el -1,5 por ciento para 2012, en un clima de gran incertidumbre financiera, sobre todo por lo que respecta a la crisis de la deuda soberana europea, con una prima de riesgo calculada a un nivel superior al actual.

Por su parte, las previsiones de Funcas fijan su negativa visión del crecimiento doméstico, en una aportación exterior positiva del 2,4 por ciento frente a una tasa del +5,3 por ciento del Instituto Flores de Lemos.

SIN SORPRESAS PARA EL GOBIERNO

Tras conocerse las previsiones de la CE, el Gobierno español -- que tomará el pronóstico de Bruselas como base para elaborar sus propias previsiones macroeconómicas de este año -- dijo no estar sorprendido.

“De esa posición de realismo, lo que haremos es empezar la tramitación del presupuesto del estado para el año 2012, que conllevará la adecuación de los presupuestos de las CCAA y de corporaciones locales, y fijando un techo de gasto y un objetivo de déficit público adecuado a ese nuevo escenario que tenemos por delante”, dijo el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. [ID:nL5E8DN661

Según el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, las previsiones de la CE son las que él esperaba.[ID:nL2E8DN382]

Sin embargo, Rajoy dijo que el Gobierno hará sus cuentas -- que dará a conocer el 30 de marzo -- con una proyección de contracción superior a la estimada por la Comisión Europea.

“Nosotros vamos a presentar pronto (...) nuestro cuadro económico, con una previsión de crecimiento que será negativo, en la línea marcada por estos tres organismos, Comisión Europea, Banco de España y Fondo Monetario Internacional”, dijo Rajoy en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro italiano Mario Monti en Roma. [ID:nL2E8DN382]

UN DÉFICIT EN EL LIMBO

Pero si las previsiones de crecimiento para España ha dividido los pronósticos de analistas, el grado de disensión es aún mayor sobre la cifra de déficit para este año.

El Gobierno, que ha estimado una desviación del déficit en 2011 de unos dos puntos porcentuales por encima de la estimación inicial del 6,0 por ciento, se ha visto obligado a tomar unas primeras medidas de ajuste fiscal de unos 15.000 millones de euros con la finalidad de reconducir el objetivo de reducción del déficit hasta el 4,4 por cinto este año, según el programa de consolidación fiscal pactado con Bruselas.

“Tengo la sensación que unos y otros (en referencia al Gobierno español y a la CE) están manejando sus cifras pensando más bien en el déficit para fijar sus posiciones de cara a una posterior negociación en esta materia”, dijo un analista que pidió la confidencialidad.

Rajoy explicó que más adelante se sentará a hablar con los responsables de la Comisión Europea sobre el objetivo de déficit para el 2012, aunque eludió decir si pedirá o no una mayor flexibilidad en la meta del 4,4 por ciento prevista al día de hoy. [ID:nL2E8DN382]

Por su parte, el Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, difirió cualquier toma de decisión sobre este asunto hasta conocer los datos oficiales de déficit de 2011 y otros indicadores españoles.

“Me temo que es muy difícil conocer con exactitud las cifras de déficit y es posible que hasta pasado el otoño no las sepamos con certeza”, expresó Trigo.

/Por Manuel María Ruiz/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below