23 de febrero de 2012 / 15:37 / hace 6 años

Grecia aprueba la ley que permite el canje de deuda

ATENAS (Reuters) - Grecia dio el jueves el primer paso para obtener fondos que necesita con urgencia acordados en un paquete de rescate de 130.000 millones de euros, cuando su Parlamento respaldó la realización de un canje de bonos para los tenedores privados de su deuda.

El Parlamento griego aprobó el jueves una ley que permite lanzar un canje de deuda con acreedores privados, en el marco del plan de rescate acordado esta semana por los ministros de Finanzas de la zona euro. En la imagen, la policía monta guardia frente al Parlamento durante una manifestación antiausteridad en Atenas, el 22 de febrero de 2012. REUTERS/Yannis Behrakis

El canje, en el que los inversores privados intercambiarán sus bonos griegos por otros de menos valor, eliminará 100.000 millones de euros de la deuda griega. Esto es una parte central del plan para reducir los pasivos a un 120,5 por ciento del PIB para 2020 desde el 160 por ciento actual.

“Al aprobar esta ley, el Parlamento nos permitirá comenzar a salir del torbellino”, dijo antes a los legisladores el ministro de finanzas, Evangelos Venizelos.

“Para tener éxito, necesitamos estar unidos, serios, fiables, persistentes y trabajar, trabajar, trabajar”, agregó antes de que se aprobara la ley para el canje de deuda gracias a la mayoría que tienen en el Parlamento el partido socialista PASOK y el Partido Nueva Democracia, socios en la coalición de Gobierno.

El segundo rescate externo que recibe Grecia desde 2010 fue aprobado el martes por los ministros de Finanzas de la zona euro, en una decisión que despejó la amenaza inmediata de una suspensión de pagos, pero que no logró reducir las dudas sobre la sostenibilidad de las finanzas del país.

“El paquete no garantiza que los problemas de Grecia se resolverán”, dijo el ministro de Finanzas holandés, Jan Kees de Jager, a su propio Parlamento a través de una carta.

“Grecia tendrá que tomar amplias medidas y demostrar que aplica las reformas necesarias”, agregó. De Jager y su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, han liderado el escepticismo respecto al compromiso de Atenas para mejorar sus finanzas públicas.

En una entrevista con The Wall Street Journal, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, sugirió que la muda respuesta del mercado al plan de rescate del martes indica que muchos dudan de que Atenas cumpla con su prometida cura de austeridad.

“Es difícil decir que la crisis ha terminado”, advirtió.

En Berlín, un alto cargo del oficialista Partido Unión Demócrata Independiente de la canciller Angela Merkel dijo que los parlamentarios que votarán sobre el rescate el lunes lo harán dependiendo de que el FMI participe, como estaba planeado.

Fuentes europeas y del FMI han dicho a Reuters que el fondo podría contribuir con 13.000 millones de euros en dinero fresco, además de 9.900 millones de euros aún pendientes del primer rescate.

PROTESTAS

La extensión de la contribución del FMI aún tiene que ser discutida por su consejo, dijo en una rueda de prensa en Washington Gerry Rice, director de relaciones externas del FMI, que también remarcó los riegos de la aplicación.

El Gobierno afirma que la oferta debe hacerse a los inversores para el viernes y que el canje debe estar listo para el 12 de marzo, antes de que el 20 de ese mes venzan 14.500 millones de euros en bonos.

Médicos y trabajadores sanitarios iniciaron una huelga de 24 horas contra los recortes salariales y convocaron a una protesta en el Ministerio de Salud. Los hospitales mantenían niveles mínimos de asistencia.

Hay una huelga general de tres horas convocada para el próximo miércoles y partidos de izquierda que se oponen al paquete de austeridad están ganando terreno en sondeos de opinión antes de las elecciones que probablemente tendrán lugar en abril.

“Grecia es la primera colonia de la zona euro”, comentó Alexis Tsipras, líder del partido Coalición de Izquierda, quejándose de que las nuevas disposiciones en virtud de las cuales inspectores extranjeros van a supervisar las finanzas nacionales, son una humillante pérdida de soberanía.

Los ministros del Gobierno afirman que la única alternativa sería la bancarrota y la expulsión de Grecia de la zona euro.

“Habría caos”, dijo el ministro de Ambiente y Energía, George Papaconstantinou, al semanario alemán Die Zeit.

“Habría colas frente a los bancos y el Ejército y la policía tendrán que intervenir. Ya no seríamos capaces de importar petróleo, gas natural o medicamentos desde el extranjero”, agregó.

Los inversores privados, que tienen unos 200.000 millones de euros en bonos griegos, asumirán una pérdida del 53,5 por ciento en el valor nominal de sus bonos y una quita real de entre 73 y 74 por ciento.

El proyecto de ley establece que los inversores tendrán al menos 10 días para considerar los términos de la operación y además crea una “cláusula de acción colectiva”, que obliga a todos los tenedores a aceptar el canje una vez que se alcance cierto porcentaje de participación.

Según el proyecto que está en el Parlamento, el canje se activará una vez que el 50 por ciento de los tenedores de bonos hayan respondido a la oferta y las cláusulas de acción colectiva procederán cuando una mayoría de dos tercios de ese 50 por ciento haya votado a favor de la operación.

/Por George Georgiopoulos y Harry Papachristou/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below