19 de febrero de 2012 / 11:28 / en 6 años

Amplia movilización contra la reforma laboral en España

MADRID (Reuters) - Decenas de miles de personas salieron el domingo a las calles de toda España para mostrar su rechazo a la reforma laboral del Gobierno, que flexibiliza el despido en un país con la mayor tasa de desempleo de la eurozona.

Decenas de miles de personas salieron el domingo a las calles de toda España para mostrar su rechazo a la reforma laboral del Gobierno, que flexibiliza el despido en un país con la mayor tasa de desempleo de la eurozona. En la imagen, decenas de personas protestan contra la reforma en Barcelona el 19 de febrero de 2012. REUTERS/Albert Gea

Bajo el lema “No a la reforma laboral injusta con los trabajadores, ineficaz para la economía e inútil para el empleo”, las marchas en 57 localidades estaban convocadas por los sindicatos UGT y CCOO, que consideran que el Ejecutivo conservador de Mariano Rajoy recorta sustancialmente los derechos de los trabajadores y consagra el despido libre.

En la movilización principal en Madrid, los manifestantes que llenaban el recorrido desde la plaza de Neptuno a Sol portaban banderas republicanas, sindicales e incluso alguna griega, en apoyo a un país afectado también por las reformas y que está esperando un segundo rescate de la UE.

“Me da pena ver que mis hijos se ven de repente sin derechos por los que hemos luchado mucho tiempo”, dijo a Reuters Salu Martínez, trabajadora del sector textil, de 56 años.

“Me parece retroceder mucho tiempo”, añadió, rodeada de pancartas en las que podía leerse “Robando rehacen la lucha de clases” o la palabra “No” junto a unas tijeras en alusión a los recortes.

La reforma laboral, que seguirá ahora tramitación parlamentaria en la que podría ser modificada, establece que los empresarios pueden despedir a los trabajadores con 20 días de indemnización por año trabajado y un máximo del salario anual si sus ingresos caen al menos durante nueve meses. En cuanto al despido improcedente, se recortan de 45 días por año trabajado a 33 días.

“Al hacer la reforma, pensamos en las personas que están en el paro y no ven ningún horizonte de futuro”, dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el congreso del PP en Sevilla.

Las medidas son vistas como un esfuerzo más del Gobierno para convencer a los mercados de que puede reducir su déficit presupuestario y reforzar la competitividad, permitiéndoles crecer y crear más puestos de trabajo.

Rajoy aseguró que la reforma laboral es necesaria para evitar que España sea el país de Europa que más empleo destruye: “Nos sitúa al mismo nivel que los países más avanzados de la UE, moderniza una legislación que data de hace más de 30 años y acaba con las injusticias y con las discriminaciones”.

Sin embargo, el presidente se mostró pesimista respecto a que las duras medidas que está tomando su Gobierno, que incluyen una reducción del gasto público de 9.000 millones de euros, fueran a dar pronto sus frutos.

“Ojalá que nuestra situación económica hubiera tocado fondo, no es así”, dijo el presidente.

¿HUELGA GENERAL?

Los sindicatos mayoritarios, de los que muchos esperaban la convocatoria de una huelga general, como ya han anunciado los del País Vasco y Navarra para el 29 de marzo, opinan que estas medidas llevarán el desempleo hasta los 6 millones de desempleados, desde los 5,3 millones de hoy.

“Queremos corregir en profundidad ésta más que reforma laboral, y ese es nuestro objetivo y las manifestaciones de hoy son un cauce, un instrumento democrático para intentar conseguir ese objetivo”, dijo el secretario general de la Unión General de Trabajadores, Cándido Méndez, en declaraciones recogidas por RNE.

Con la nueva reforma, el Ejecutivo trata de incentivar la contratación de jóvenes, cuya tasa de desempleo ronda el 50 por ciento, y otorgar facilidades a autónomos y pequeñas y medianas empresas, que considera concentran más del 95 por ciento del empleo.

“No creo que esto me ayude a encontrar trabajo, en todo caso si consigo algo será más precario todavía que antes”, dijo José Molero, de 23 años, que termina este año la carrera de Historia, en la manifestación de Madrid.

“Creo que si los sindicatos notan el apoyo de la gente deberían llamar a la huelga”, añadió durante una marcha en la que los cánticos de “hace falta ya una huelga general” eran recurrentes.

Desde otros ámbitos opinan que la mayoría de la sociedad, cansada de la difícil situación económica y del elevado desempleo, aceptan lo inevitable de las reformas y no respaldarían una huelga general.

“Creo que debe ser un último recurso, primero hace falta que los trabajadores comprendan lo que significa la reforma”, dijo Salu Martínez en Madrid.

El movimiento de los “indignados”, que el año pasado protagonizó históricas manifestaciones contra el sistema y la clase política, se sumó a la marcha en una “columna critica” diferenciada para mostrar su disconformidad con la “cúpula sindical”.

Políticos de izquierda se sumaron también a las movilizaciones para protestar por una reforma que ha sido impuesta por el Gobierno después de que sindicatos y patronal no alcanzaran un acuerdo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below