1 de febrero de 2012 / 13:13 / hace 6 años

La austeridad en Grecia tiene límite, dice un alto cargo del FMI

ATENAS (Reuters) - La endeudada Grecia y sus prestamistas internacionales deben centrarse menos en la reducción de déficit y más en las reformas, ya que hay límites a lo que puede tolerar la sociedad, dijo el miércoles un alto cargo del Fondo Monetario Internacional.

La endeudada Grecia y sus prestamistas internacionales deben centrarse menos en la reducción de déficit y más en las reformas, ya que hay límites a lo que puede tolerar la sociedad, dijo el miércoles un alto cargo del Fondo Monetario Internacional. En la imagen, la plaza de Monastiraki en Atenas, con la Acrópolis al fondo, el 31 de enero de 2012. REUTERS/John Kolesidis

Con un esperado acuerdo de canje de deuda con acreedores del sector privado casi asegurado, el foco de Atenas está ahora en sus conversaciones sobre un rescate de 130.000 millones de euros con el FMI, la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE), sus prestamistas del sector público conocidos colectivamente como la troika.

Las reformas estructurales y recortes al gasto son los principales escollos en las conversaciones, que la UE y Grecia quieren dar por terminadas para finales de esta semana. Si fallan, Grecia se hundirá en una suspensión de pagos caótica que podría contagiarse a otros países endeudados, como Italia y Portugal.

“Tendremos que desacelerar un poco el ajuste fiscal y acelerar -mucho más- la aplicación de reformas”, dijo Poul Thomsen, jefe del equipo de inspección del FMI para Grecia, en una entrevista con el periódico Kathimerini. Sus declaraciones fueron publicadas en griego.

Más reformas y una reducción más lenta del déficit sería un cambio de política comparable al primer rescate del país por 110.000 millones de euros, que dependía fuertemente de los aumentos tributarios y menos en los recortes de gastos.

“Grecia claramente debe seguir reduciendo su déficit presupuestario, pero el apoyo político y de la sociedad tienen su límite y nos gustaría asegurarnos de que lleguemos al equilibrio adecuado entre ajuste fiscal y reformas”, sostuvo Thomsen.

Grecia no ha logrado cumplir sus metas de déficit. Su brecha presupuestaria se habría encogido levemente el año pasado a un 9,6 por ciento del PIB desde el 10,6 por ciento de 2010.

No obstante, algunos analistas advirtieron de que el cambio de política sugerido por Thomsen no funcionaría a menos que los prestamistas de Grecia, incluyendo al FMI, aumenten su nivel de ayuda por sobre los 130.000 millones de euros.

“Tiene sentido poner el énfasis en las reformas estructurales y menos en la reducción de déficit, pero esta estrategia significará que Grecia necesita un apoyo adicional y, por el momento, no veo a nadie con voluntad de hacerlo”, dijo Christoph Weil, un economista de Commerzbank en Fráncfort.

Podría haber necesidad de bajar el salario mínimo y cortar los bonos de festividades para que las empresas griegas sean más competitivas, dijo Thomsen en la entrevista.

Grecia también podría verse en la necesidad de despedir a funcionarios públicos, afirmó, agregando que la mayor parte de los ahorros en la nómina de pagos del sector público vendrá de las jubilaciones.

Los prestamistas de Grecia han exigido que el país haga más recortes de gastos, equivalentes al 1 por ciento del PIB -unos 2.600 millones de euros- este año, incluyendo grandes recortes en defensa y salud.

“Las conversaciones sobre el programa serán completadas muy pronto, es un asunto de días”, dijo Thomsen.

La perspectiva de elecciones en abril ha complicado aún más las conversaciones, con los líderes políticos de la coalición de unidad nacional del primer ministro, Lucas Papademos, ansiosos por distanciarse de los recortes, que le significan más pesar a los ciudadanos griegos.

“Necesitamos seguridad de que quien quiera que esté en el poder tras las elecciones y quiera razonablemente hacer algunos cambios en la política económica, esté en línea con las metas y el marco de trabajo básico del acuerdo”, dijo Thomsen a la publicación.

Los bancos griegos no deberían ser nacionalizados en los esfuerzos por recapitalizarlos. “No queremos que el Estado administre bancos”, dijo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below