8 de enero de 2012 / 16:22 / hace 6 años

Alemania y Francia ven el fin de la era de la calificación AAA

PARÍS/BERLÍN (Reuters) - Francia y Alemania ya se han hecho a la idea de que está cerca el fin de la época en la que los principales miembros de la zona euro disfrutaban de las mejores calificaciones crediticias, pero una rebaja en la calificación podría sacudir a París mucho más fuerte que a Berlín.

Francia y Alemania ya se han hecho a la idea de que está cerca el fin de la época en la que los principales miembros de la zona euro disfrutaban de las mejores calificaciones crediticias, pero una rebaja en la calificación podría sacudir a París mucho más fuerte que a Berlín. En la imagen, la canciller alemana, Angela Merkel, junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy, el 9 de diciembre de 2012 en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

Los mercados se han estado preparando para un recorte en la calificación “AAA” de Francia y posiblemente de otros miembros de la eurozona, desde que Standard & Poors (S&P) advirtiera a principios de diciembre de una rebaja masiva debido a los temores por la crisis de deuda.

Tal medida, en teoría, encarece los costes de endeudamiento y hace que algunos fondos de inversión no puedan adquirir deuda de esos países.

Si S&P recortara las calificaciones de los países de la zona euro en general, los economistas dicen que la reacción política y financiera sería tolerable, como lo ha sido para Estados Unidos desde que la agencia recortó su calificación en agosto.

Pero si Francia sufre una rebaja antes que Alemania, como la agencia Fitch ha sugerido, la igualdad de condiciones que ha existido entre las economías más grandes de Europa podría verse interrumpida.

“Hay un asunto acerca del equilibrio de poder si es que vemos que se rebaja a Francia primero” dijo Mark Wall, un economista en Deutsche Bank en Londres.

El impacto en Francia, donde su presidente, Nicolas Sarkozy, afronta una lucha cuesta arriba para ganar un segundo mandato, ciertamente podría ser mucho mayor si París es golpeada primero.

Francia es percibida como la más vulnerable de las seis economías “AAA” de la zona euro debido a sus niveles de deuda y déficit.

EL VUELCO DE SARKOZY

Sarkozy cambió su discurso en diciembre, alegando que la pérdida de la calificación “AAA” no sería un desastre para Francia, tras haberse comprometido anteriormente a defender la máxima calificación del país hasta el final.

Sin embargo, un recorte de uno o dos escalafones podría ser devastador para la imagen que él ha querido forjar de sí mismo como la persona en mejor posición para manejar la crisis de deuda de la zona euro y reactivar a la anémica economía de Francia.

Sarkozy se dirige hacia los meses finales de una campaña en la que va detrás de su rival en los sondeos, el socialista François Hollande.

La caída de Francia como potencia económica mundial se ha vuelto un tema en la campaña para las elecciones del 22 de abril. Sarkozy espera que su lucha por la supervivencia la zona euro junto a la canciller alemana, Angela Merkel, le permita ganarse a los votantes.

EL FIN DE UNA ERA

En Berlín, las autoridades parecen relajadas acerca de la posibilidad de una rebaja. Como la economía más grande de la zona euro y el refugio más seguro para inversores, Alemania podría incluso ver descender sus costos de endeudamiento en el caso de una rebaja masiva - como se vio en Estados Unidos tras la rebaja de S&P el año pasado.

Un alto cargo alemán dijo a Reuters que era el momento de que Europa aceptara que enfrenta “el fin de la era AAA”. Altos cargos del Gobierno han señalado en privado durante semanas que están preparados para aceptar una rebaja en la calificación “AAA” del Fondo Europeo Estabilidad Financiera (FEEF) si Francia y otros países son rebajados.

En Francia, la gran interrogante es si una rebaja tendría un impacto en las políticas después de las elecciones.

El Gobierno conservador de Sarkozy lanzó dos paquetes de recorte presupuestario en 2011.

Pero la mayoría de los economistas dijeron que un mayor empuje de austeridad es inevitable este año, si Francia quiere mantener sus promesas de recortar su déficit público a un 4,5 por ciento del Producto Interior Bruto en 2012, para que pueda respetar el límite impuesto por la Unión Europea de 3,0 por ciento, en el 2013.

En un saludo televisado de año nuevo, Sarkozy se comprometió a que no habría otra medida de ahorro durante su actual mandato.

“Ni los mercados financieros o las agencias de calificación dictarán las políticas de Francia”, dijo Sarkozy en su discurso.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below