9 de diciembre de 2011 / 17:18 / hace 6 años

Europa avanza en la unión fiscal y Reino Unido queda aislado

BRUSELAS (Reuters) - La Unión Europea logró el viernes un acuerdo histórico para elaborar un nuevo tratado con una mayor integración fiscal en la eurozona, pero Reino Unido, la tercera mayor economía de la UE, se negó a unirse a los otros 26 países y quedó aislada.

La Unión Europea logró el viernes un acuerdo histórico para elaborar un nuevo tratado con una mayor integración fiscal en la eurozona, pero Reino Unido, la tercera mayor economía de la UE, se negó a unirse a los otros 26 países y quedó aislada. Imagen del primer ministro británico, David Cameron, al llegar el 8 de diciembre a la cumbre celebrada en Bruselas. REUTERS/François Lenoir

El resultado del Consejo Europeo celebrado en Bruselas dejó incertidumbres en los mercados sobre cuándo y cómo se adoptarán medidas más decisivas para frenar una crisis de la deuda que comenzó en Grecia en 2009, se extendió a Portugal e Irlanda, ha alcanzado a Italia y España y ahora amenaza a Francia e incluso a Alemania, la potencia económica de la UE.

El nuevo tratado podría tardar tres meses en negociarse e incluso ser sometido a arriesgados referendos en países como Irlanda.

Dos fuentes del Banco Central Europeo dijeron a Reuters que seguirá con un límite a la compra de bonos gubernamentales y que la entidad no va a adoptar medidas adicionales. Los mercados de deuda se mostraron precavidos, con un alivio en las tasas de préstamos interbancarios pero una subida en los rendimientos de los bonos italianos a 10 años a hasta el 6,5 por ciento.

Todos los estados de la UE salvo Reino Unido acordaron tratar de conseguir un régimen de disciplina presupuestaria más estricto con sanciones automáticas para los que no cumplan las normas de déficit en la zona de la moneda única, pero Reino Unido dijo que no podía aceptar las enmiendas propuestas al Tratado de la UE tras no conseguir concesiones.

“Este es un gran avance para una unión estable”, dijo la canciller alemana, Angela Merkel. “Utilizaremos la crisis como una oportunidad para un nuevo comienzo”.

Después de 10 horas de negociaciones hasta bien entrada la madrugada del viernes, los 17 socios del euro más nueve de los otros 10 países miembros de la UE acordaron negociar un nuevo tratado intergubernamental anexo al Tratado de Lisboa. Los escasos aliados británicos se fueron diluyendo durante la mañana, aunque los nueve países de fuera del euro dijeron que formarían parte del proceso de unión fiscal tras consultar con sus parlamentos.

La grieta, que podría convertirse en una división permanente entre Londres y

la Europa continental, tuvo lugar 20 años después de que los dirigentes europeos acordaran la creación de la moneda única en una cumbre en Maastricht, en la que nuevamente los británicos optaron por quedarse fuera.

El primer ministro británico, David Cameron, insistió en una rueda de prensa de que el interés del país sigue siendo quedarse en la Unión y aprovechar su mercado único.

Un alto cargo diplomático de la UE calificó de “torpes” las tácticas negociadoras de Cameron. Entre otras cosas, pidió poder de veto sobre un impuesto propuesto a las transacciones financieras, que ahora podría votarse con mayoría, por las objeciones del centro financiero de la City de Londres.

SIN UN GRAN BAZUCA

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo que la decisión es un paso adelante para que haya unas normas presupuestarias más estrictas que sostiene son necesarias si la eurozona quiere salir reforzada de los dos años de turbulencias en los mercados.

“Va a ser la base de un buen plan fiscal y más disciplina en política económica entre los miembros del área del euro”, declaró Draghi. “Llegamos a conclusiones que tendrán que ser concretadas en los próximos días”.

Dos fuentes del BCE dijeron que el consejo gobernador de la entidad decidió el jueves mantener la compra de bonos limitada a 20.000 millones de euros semanales y que no veían necesidad de revisarla tras el resultado de la cumbre.

“Habrá más compras, pero no el enorme bazuca que esperan algunas personas en los mercados y los medios de comunicación”, dijo un banquero central a condición de no ser identificado.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo a la prensa que la decisión del BCE de dar fondos ilimitados a tres años a los bancos europeos, muy necesitados de efectivo, será mucho más eficaz, al permitirles seguir comprando bonos de los estados.

“Esto significa que cada estado puede dirigirse hacia sus bancos, que tendrán liquidez a su disposición”, afirmó.

La noción de que los bancos comerciales puedan aumentar sus compras de bonos de los estados parece optimista, dando que se está pidiendo también a estas entidades que se desapalanquen y que se recapitalicen si es necesario, según analistas.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que el mundo verá que Europa ha aprendido de sus errores y ha evitado un “compromiso pésimo”, mientras que Sarkozy se mostró entusiasmado de reunir a un grupo tan amplio en torno a la eurozona.

“Esta es una cumbre que pasará a la historia”, dijo Sarkozy. “Habríamos preferido una reforma de los tratados entre 27. Eso no ha sido posible dada la posición de nuestros amigos británicos. Así que será mediante un tratado intergubernamental a 17, pero abierto a otros”.

Un diplomático europeo calificó el resultado de “Reino Unido se enfurece, Alemania se enfurruña y Francia se regodea”.

El apoyo activo del BCE en los próximos días será decisivo, ya que los mercados pondrán en duda la fuerza de las protecciones financieras de Europa para economías vulnerables como Italia y España, que el año que viene tendrán que buscar refinanciación por cientos de miles de millones de euros.

¿REINO UNIDO, FUERA?

Reino Unido se negó a modificar el tratado, pidiendo garantías en un protocolo que protegiera su sector de servicios financieros, que suponen alrededor de una décima parte de su economía. Sarkozy calificó estas demandas de inaceptables.

Cameron insinuó que Londres podría intentar impedir a los otros países utilizar la Comisión Europea y el Tribunal Europeo de Justicia: “Las instituciones de la Unión Europea pertenecen a la Unión Europea, pertenecen a los 27”.

Pero el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que presidió la cumbre, dijo que las instituciones europeas participarán activamente en el nuevo texto, que podría firmarse a primeros de marzo como muy tarde. La eurozona más los otros nueve podría celebrar una cumbre sin Reino Unido en enero, dijeron diplomáticos.

Lo ocurrido podría aumentar la presión de los euroescépticos en el Partido Conservador británico y fuera de él para que se celebre un referéndum sobre su pertenencia a la UE, a la que ingresó en 1973. El primer ministro se opone a ello con energía, ya que sostiene que sería un desastre para los intereses británicos.

Pero las dificultades podrían venir también de países como Finlandia o Eslovaquia, que se oponen a la maniobra francobritánica para que las decisiones sobre futuros rescates se adopten por una supermayoría del 85 por ciento, para evitar ser tomados como rehenes por un país pequeño.

/Por Luke Baker y Mark John/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below