2 de diciembre de 2011 / 15:19 / hace 6 años

Cameron cuestiona a Sarkozy la reforma de la UE

PARÍS (Reuters) - Reino Unido no está convencido de que el tratado de la UE necesite cambios para abordar la crisis de deuda de la eurozona, dijo el viernes el primer ministro David Cameron, después de discutir los planes para una gobernanza más estricta en el bloque con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, abordó los planes francoalemanes para una gobernanza más estricta de la zona euro con el primer ministro británico, David Cameron, durante una comida en París el viernes, una semana antes de participar en una cumbre de líderes de la UE. En la imagen, Nicolas Sarkozy (I) y David Cameron hablan tras un almuerzo de trabajo celebrado en el Palacio del Elíseo, en París, el 2 de diciembre de 2011. REUTERS/John Schults

Cameron dijo después de reunirse con Sarkozy en París que la crisis estaba teniendo un efecto desastroso en la economía británica, y pidió resultados satisfactorios de la cumbre de la próxima semana cuando los planes francoalemanes se presenten a los líderes de la Unión Europea.

Reino Unido quería ayudar a resolver la crisis, dijo a los periodistas, pero repitió que su posición de que si al final es necesaria una renegociación del tratado, cualquier cambio tendrá que contemplar los intereses de Reino Unido.

Bajo presión de los miembros euroescépticos de su partido conservador, Cameron ha destacado que puede intentar utilizar cualquier renegociación para que Londres recupere algunos poderes de Bruselas.

Sin embargo, ha dicho que la prioridad es resolver la crisis, diciendo que eso sería el mejor impulso para la tambaleante economía británica.

Cameron dijo que la zona euro necesitaba instituciones que “se pongan detrás de la moneda” para convencer a los mercados de que posee la potencia de fuego necesaria y de que hay una competitividad real para que el bloque funcione adecuadamente.

“Ninguna de estas cosas requiere un cambio de tratado, pero si hay reforma me aseguraré que se protejan y refuercen los intereses británicos”, dijo antes de abordar un tren de regreso a Londres.

Sarkozy, que expuso su visión el jueves en un discurso para rediseñar el tratado fundacional de Europa con el que crear un mayor control central sobre los presupuestos nacionales, intentará despejar cualquier temor de Cameron de que una mayor gobernanza de la UE podría reducir la influencia británica.

“Hemos hablado de la crisis en la euro zona que está teniendo un efecto desastroso en la economía británica y la necesidad de que se obtengan resultados satisfactorios en la cumbre europea de la próxima semana”, dijo Cameron tras reunirse con Sarkozy durante algo más de una hora.

Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, están presionando para dar a Bruselas más poder con el que reforzar la disciplina fiscal en los estados de la zona euro, idealmente a través de cambios en el tratado que se someterán a una histórica deliberación de todo o nada en la cumbre de la UE del 9 de diciembre.

El bloque afronta una semana de gran intensidad diplomática entre el aquí y ahora y el pasado.

Sarkozy y Cameron cooperaron durante su liderazgo conjunto en la crisis libia pero en octubre discutieron vivamente durante más de una hora sobre la mejor manera de combatir la crisis, dijeron diplomáticos presentes en la discusión.

IRÁN Y SIRIA

Sarkozy, que se enfrenta a una dura lucha para permanecer en el poder en unas elecciones en abril, está bajo la presión de las agencias de calificación, que temen que la profunda crisis de la zona euro esté poniendo a la máxima calificación crediticia francesa AAA en serios apuros.

Cameron y él también hablaron de Irán después del asalto a la embajada británica en Teherán esta semana por parte de manifestantes airados, lo que provocó que Londres cerrara su misión diplomática allí y expulsara a todos los diplomáticos iraníes del Reino Unido. Francia llamó a consultas a su embajador.

“Fue una oportunidad de agradecer al presidente Sarkozy la ayuda que Francia dio a nuestro personal y nuestra embajada, y el aumento de la presión a Irán con nuevas sanciones”, dijo Cameron.

Los países europeos, encabezados por Francia y Reino Unido, han dicho que están considerando imponer un embargo de petróleo al quinto mayor exportador del mundo.

Los dos líderes también discutieron la necesidad de “presionar mucho más” a Siria, como dijo Cameron, por la represión del gobierno del presidente Bashar el Asad sobre la población civil.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below