2 de diciembre de 2011 / 9:19 / hace 6 años

Diez días de planificación secreta para rescatar los mercados

LONDRES/FRANCFORT (Reuters) - Reino Unido orquestó el audaz paso dado esta semana por los bancos centrales para evitar una crisis de liquidez en los mercados globales, ayudando a impulsar un plan que empezó a tomar forma hace alrededor de 10 días.

Reino Unido orquestó el audaz paso dado esta semana por los bancos centrales para evitar una crisis de liquidez en los mercados globales, ayudando a impulsar un plan que empezó a tomar forma hace alrededor de 10 días. En la imagen de archivo, un peatón pasa junto a un logo del euro en la sede del BCE en Frankfurt, 29 de septiembre de 2011. REUTERS/Ralph Orlowski

Durante meses, los bancos centrales han seguido con creciente preocupación cómo el proceso de desapalancamiento entre bancos europeos, afectados por el desplome del valor de la deuda de la zona euro, estaba perjudicando la financiación global, al vender los bancos activos y llevarse el efectivo a casa.

De hecho, algunos bancos centrales habían instado a la Reserva Federal de Estados Unidos desde hace algunos meses a que pusiera en marcha una financiación más barata en dólares, pero la Fed se había resistido, dijo una fuente con conocimiento directo del acuerdo de esta semana.

La semana pasada, las condiciones se hicieron particularmente agudas después de que una subasta de bonos alemanes no lograra atraer suficientes compradores. La Reserva Federal y el Banco Central Europeo iniciaron un debate serio hacia la mitad de la semana pasada, dijeron a Reuters responsables bancarios en Europa y Estados Unidos.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, dijo que convocó las reuniones que llevaron a la decisión de seis de los principales bancos centrales del mundo a recortar los tipos de financiación en dólares para mantener el dinero fluyendo a través de las arterias financieras del mundo.

“Fue el resultado de las conversaciones que inicié como presidente de lo que solía ser conocido como el G-10 de los gobernadores, ahora el comité consultivo económico, entre un número limitado de bancos centrales”, dijo en una rueda de prensa en Londres el jueves.

La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo y los bancos centrales de Japón, Canadá, Reino Unido y Suiza de proporcionar financiación más barata en dólares para los bancos alivió las tensiones de crédito y proporcionó un pequeño incentivo a la confianza del mercado.

Los costes de financiación a corto plazo disminuyeron el jueves por primera vez desde el 22 de julio, cuando caló la última fase de la crisis de la zona euro después de que los líderes de la Unión Europea no lograran ponerse de acuerdo sobre planes detallados para un fuerte fondo de rescate.

Varios responsables bancarios dijeron que no hubo un desencadenante específico para la decisión de actuar, y en concreto negaron los rumores de que un banco europeo estuviera al borde del colapso. Por el contrario, definieron la iniciativa como la culminación de varias semanas de preocupación mientras se incrementaban las tensiones financieras.

“Los no-europeos no sólo se están quejando de la falta de acción por los europeos, sino que están empezando a sentir con más fuerza que Europa no puede contener este problema por sí sola”, dijo una fuente con conocimiento de las discusiones del banco central. “Esa sensación podría haber llevado a este acuerdo”.

Incluso los mercados emergentes, especialmente Europa del Este y Asia, estaban sintiendo las consecuencias, ya que bancos europeos abandonaban operaciones de crédito y ponían activos en venta, dijeron dos responsables bancarios. Bancos locales que tensaron la cuerda tenían menos acceso a financiación en dólares para sus clientes, dijeron responsables bancarios.

En el anuncio, los seis bancos centrales dijeron que también estaban dispuestos a hacer que hubiera dinero disponible en monedas distintas de las suyas, si fuera necesario.

“Querían asegurarse de que una crisis del dólar no frenaba las economías de Asia, en Estados Unidos”, dijo la ministra de Finanzas de Austria, Maria Fekter.

LA FED DIJO “SÍ”

Responsables de bancos centrales de las principales economías están en constante contacto. Han establecido estrechas relaciones en las reuniones cara a cara que celebran cada dos meses en Basilea para intercambiar información sobre mercados financieros y la economía.

Después de que el BCE y la Fed discutieran las condiciones la semana pasada, el comité de la política de la Fed celebró una vídeo-conferencia el lunes y acordaron reducir el coste de los swaps en dólares

Otra fuente dijo que el acuerdo provisional se alcanzó en una teleconferencia en el inicio de la semana pasada, y que al final de la semana, los detalles se habían acordado y se había fijado la fecha del 30 de noviembre para el anuncio.

No era la primera vez que los bancos centrales, incluidos el Banco de Japón y el BCE, habían hablado con la Reserva Federal sobre una reducción de los costes de los swaps en dólares, dijo una fuente.

“Otros bancos centrales han estado instando a la Fed a que pusiera en marcha este acuerdo desde hace algún tiempo, pero la Fed no dijo ‘sí’ hasta ahora”, dijo la fuente, que tiene conocimiento directo del acuerdo.

“La Fed dijo ‘sí’ esta vez probablemente debido a que la crisis de la zona euro se convirtió en un problema global”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below