1 de diciembre de 2011 / 18:04 / hace 6 años

Las comunidades del PP prometen a Rajoy controlar sus deudas

MADRID (Reuters) - Los presidentes de las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular prometieron el jueves controlar su gasto después reunirse con el presidente del Gobierno entrante, Mariano Rajoy, para hablar de sus atribuladas cuentas, que están en el ojo del huracán de la crisis económica del país.

Los presidentes de las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular prometieron el jueves controlar su gasto después reunirse con el presidente del Gobierno entrante, Mariano Rajoy, para hablar de sus atribuladas cuentas, que están en el ojo del huracán de la crisis económica del país. Imagen de Rajoy en una reunión del partido en Madrid el 28 de noviembre. REUTERS/Andrea Comas

Rajoy no ha hablado públicamente desde la victoria electoral de la formación de centroderecha en las elecciones generales del 20 de noviembre, pero miembros de su partido han dicho que las prioridades de su gestión serán el control en el gasto público, la reforma laboral y la reestructuración financiera.

El exceso de gasto de las 17 comunidades autónomas, que suponen alrededor de la mitad del gasto público general, podría desviar al gobierno de su senda para reducir el déficit y evitar la suerte que corrieron Grecia, Irlanda y Portugal, que tuvieron que recurrir a rescates financieros internacionales.

Rajoy se reunió con los líderes regionales de su propio partido el jueves - el PP gobierna en 12 de las 17 comunidades autónomas del país - para hacer énfasis en la necesidad de cumplir los objetivos de déficit este año y hasta 2013.

“Todos los presidentes autonómicos están comprometidos a no gastar más de lo que ingresamos bajo las normas del techo de gasto”, dijo Javier Arenas, líder del PP en Andalucía, que su partido espera conquistar por primera vez en las elecciones autonómicas de marzo.

Rajoy también se ha reunido con prominentes banqueros, líderes de los principales sindicatos y de la patronal mientras prepara reformas que abaratarían la contratación y el despido y forzarían a los bancos a reconocer fuertes pérdidas en créditos ligados al sector inmobiliario.

Lo único que ha dicho en público hasta ahora han sido dos entradas en la popular web de microblogs Twitter, en ambas ocasiones repitiendo su promesa de crear empleo. España tiene la tasa más alta de paro de la Unión Europea con un 21,5 por ciento, y el desempleo entre los jóvenes supera el 40 por ciento.

El jueves, el Tesoro español adjudicó el 100 por ciento del objetivo de una subasta de bonos, aunque a tipos desconocidos en 14 años.

Rajoy, que será investido presidente el 19 de diciembre, se reunirá la próxima semana con sus colegas europeos de centroderecha en Marsella, para hablar de soluciones conjuntas para la crisis de la zona euro.

“Rajoy se está absteniendo de hacer comunicados o trazar políticas hasta que realmente asuma el poder, porque con la actual situación desarrollándose tan rápido, no quiere tener que cambiar de dirección justo al comienzo o ser visto como que improvisa decisiones antes de haber comenzado”, dijo un asesor del PP, que prefirió permanecer en el anonimato.

CCAA SON CLAVE

Como parte de su programa político, Rajoy quiere fortalecer los límites del déficit público que España recientemente introdujo en su Constitución para alejar el miedo de una creciente crisis de deuda en la zona euro.

Antes, Juan Manuel Moreno, jefe de política territorial del PP, dijo que el futuro presidente sopesaba las demandas de las regiones, que comenzaron este año con sus planes de ahorro, de tener más tiempo para pagar sus deudas al gobierno central. Rajoy podría concederlas diez años, en lugar de los cinco actuales, para repagar deudas de unos 23.000 millones de euros que deben al Gobierno por adelantos anticipados en 2008 y 2009, agregó.

El exceso de gasto a nivel regional amenaza con alejar de su objetivo el déficit del Gobierno central, incluso aunque los datos hasta ahora son favorables.

El lunes, datos mostraron que las regiones en conjunto registraron un pequeño superávit del 0,1 por ciento del PIB en el tercer trimestre, lo que les permitió rebajar el déficit en los primeros nueve meses del año al 1,19 por ciento del PIB, ligeramente por debajo del 1,21 por ciento de la primera mitad del año.

Estas cifras probablemente aumentarán en el último trimestre del año, cuando se realizan la mayoría de pagos y las autonomías necesitarán presentar planes para reducir costes en 2012 mientras la economía decae.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below