28 de noviembre de 2011 / 9:59 / en 6 años

Italia entra en una semana clave en el camino de la austeridad

ROMA (Reuters) - El primer ministro italiano, Mario Monti, inicia una semana decisiva en su carrera por apuntalar las finanzas públicas del país, mientras llega una misión del FMI y crece la presión de los mercados a tal punto que podría ser necesaria ayuda externa para evitar una emergencia de deuda de gran escala.

El primer ministro italiano, Mario Monti, inicia una semana decisiva en su carrera por apuntalar las finanzas públicas del país, mientras llega una misión del FMI y crece la presión de los mercados a tal punto que podría ser necesaria ayuda externa para evitar una emergencia de deuda de gran escala. En la imagen, una mujer bebe un café en una terraza de Roma, el 14 de noviembre de 2011. REUTERS/Stefano Rellandini

No obstante, un portavoz del FMI arrojó un jarro de agua fría sobre una noticia publicada por el diario italiano La Stampa que decía que podrían facilitarse hasta 600.000 millones de euros a una tasa de entre el 4 y el 5 por ciento para dar a Italia margen para respirar durante 18 meses.

“No hay contactos con las autoridades italianas sobre un programa de financiación del FMI”, dijo un portavoz del fondo.

Añadiendo presión internacional a los líderes de la zona euro para que contengan la crisis de deuda, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presionará a altos cargos europeos en Washington el lunes para que hallen una solución a la emergencia que, según Moody‘s, amenaza la calificación de la deuda soberana de toda la Unión Europea.

Los ministros de Finanzas de la zona euro se reunirán el martes para considerar normas detalladas para impulsar el impacto de un fondo de rescate de 440.000 millones de euros.

Alemania y Francia están explorando modos radicales de asegurar una integración fiscal más profunda y rápida entre los 17 países del bloque para reforzar las defensas de la región contra la crisis de deuda.

Se espera que Monti revele el 5 de diciembre sus medidas, que podrían incluir un renovado impuesto sobre la vivienda, un alza en el impuesto a las ventas y acelerar el retraso en la edad de jubilación. Pero la presión de los mercados podría obligarle a actuar más rápido.

Una fuente con conocimiento de la situación dijo que los contactos entre el Fondo Monetario Internacional y Roma se han intensificado en los últimos días, porque crece el temor a que la oposición de Alemania a ampliar el papel del Banco Central Europeo deje a Italia sin respaldo financiero.

Se espera que una misión de inspección del FMI visite Roma en los próximos días, pero no se ha anunciado una fecha.

EN EL OJO DEL HURACÁN

Italia está en el ojo del huracán de la crisis de deuda de la zona euro después de que el coste de su endeudamiento regresara a los peligrosos niveles que provocaron la caída del gobierno de centroderecha del ex primer ministro Silvio Berlusconi. Los rendimientos de deuda a 10 años finalizaron la semana pasada sobre el 7,3 por ciento, aunque el lunes bajaron al 7,2% en un mercado de poco volumen.

Los rendimientos italianos están ahora en el territorio que forzó a Grecia, Irlanda y Portugal a buscar un rescate internacional. La subasta del martes de 8.000 millones de euros en bonos BTP será una prueba crucial.

El viernes, Italia pagó el mayor rendimiento en la era euro, del 6,5 por ciento, para vender deuda a seis meses, un nivel que los analistas dicen no puede mantenerse durante mucho tiempo sin descontrolar una deuda pública del 120 por ciento del Producto Interior Bruto.

El miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) Christian Noyer dijo el lunes que la deuda de Italia es alta pero que el país debería recuperar la confianza de los mercados si el país puede demostrar que tendrá disciplina fiscal.

“Italia no debería ser considerada una economía débil”, dijo Noyer a periodistas durante una visita a Tokio.

Italia, la tercera mayor economía de la zona euro, sería muy grande para los existentes mecanismos de rescate y una suspensión de pagos en su deuda de 1,8 billones de euros causaría una crisis bancaria y financiera que probablemente destruiría a la moneda única.

El país tiene más de 185.000 millones de euros en vencimientos de bonos entre diciembre y finales de abril.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below