25 de noviembre de 2011 / 12:33 / hace 6 años

Los mercados de bonos machacan la deuda italiana

ROMA (Reuters) - Los costes de financiación de Italia subieron el viernes a sus niveles más elevados desde que el país entró en el euro, aumentando la presión sobre el nuevo gobierno de Mario Monti al final de una semana en la que la crisis de deuda de la eurozona llegó incluso a hasta Alemania.

Italia pagó un rendimiento récord del 6,5 por ciento para colocar deuda a seis meses el viernes y los costes de la deuda de más largo plazo superaron los niveles considerados insostenibles para las finanzas públicas, elevando la presión sobre la tercera mayor economía de la zona euro. En la imagen, el edificio del Banco de Italia, en el centro de Milán, el 25 de noviembre de 2011. REUTERS/Stefano Rellandini

La mortificante subasta, en la que Italia se vio obligada a pagar un rendimiento récord del 6,5 por ciento para colocar deuda a seis meses, llegó tras una desastrosa subasta de deuda alemana un par de días antes y de que los dirigentes de Alemania, Francia e Italia fracasaran a la hora de avanzar en las soluciones contra la crisis creciente.

En medio de las señales de contagio a toda la eurozona, en España empezaron a surgir algunas indicaciones de que el Partido Popular, que formará gobierno en las próximas semanas tras arrasar en las elecciones generales del domingo pasado, podría estudiar solicitar cierto tipo de ayuda internacional para reforzar sus finanzas, según dijeron fuentes, aunque desde el PP lo negaron oficialmente.

La subasta italiana, calificada de “horrible” por un analista, asustó a los inversores aún más y llevó los rendimientos de los bonos a dos años en el mercado secundario por encima del ocho por ciento, una cifra impresionante y récord en la historia del euro.

Esta escalada en los costes de financiación han añadido presión al gobierno de tecnócratas de Monti, que asumió el poder rápidamente la semana pasada después de que Silvio Berlusconi se viera forzado a dimitir ante la presión de los mercados.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Olli Rehn, apoyó a Monti pero advirtió de que hacen falta acciones rápidas para contener la crisis. Además, descartó los temores acerca de la supervivencia del euro pero dijo que la crisis ha llegado al corazón de la moneda única.

“Este efecto contagio ha llegado a la proximidad del núcleo e incluso ha tocado al propio núcleo”, declaró en una rueda de prensa tras reunirse con Monti en Roma.

“Muestra que este es un fenómeno cada vez más sistémico, lo que pide (que se establezcan) un fuerte cortafuegos financieros para contener este contagio y tener un contrafuerte para esta turbulencia de los mercados”.

LOS OJOS SOBRE EL BCE

Con el Banco Central Europeo sometido a una presión creciente para que adopte medidas más efectivas - algo a lo que tanto Alemania como el BCE se oponen en público - las autoridades sugirieron un posible escenario que podría romper el ‘impasse’.

Una mayor integración fiscal de los países de la eurozona podría dar al BCE el espacio suficiente de maniobra para incrementar notablemente la compra de bonos de la eurozona y estabilizar los mercados.

El BCE, que no puede financiar directamente a los gobiernos, ha estado comprando bonos italianos y españoles de manera intermitente en el mercado secundario desde agosto para intentar mantener sus costes de financiación y contener el problema de la deuda soberana en Europa. A pesar de ello, los rendimientos de los bonos de los dos países han llegado a niveles que los economistas consideran insostenibles para las finanzas públicas, elevando la presión sobre la tercera y la cuarta mayor economía de la zona euro para que pidan financiación internacional de urgencia.

“No estamos lejos de un punto en el que perturbación en los mercados sea tan grande que la transmisión de la política económica no funcione en absoluto”, dijo un responsable de la eurozona implicado en la elaboración de la respuesta política de la eurozona a la crisis.

“Si el BCE tiene la garantía de que nos movemos hacia una mayor unión fiscal, podría estar preparado para salir ahí fuera a tope”, agregó.

Además, Bélgica, que había presumido de que mantenía su posición de deuda a pesar de no tener gobierno desde hace 18 meses, vio cómo las agencias rebajaban su calificación.

“Necesitamos una respuesta clara y creíble si queremos evitar lo peor”, dijo el primer ministro provisional belga, Yves Leterme, en televisión.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below