22 de noviembre de 2011 / 21:05 / hace 6 años

Obama presiona al Congreso para bajar impuestos a las nóminas

MANCHESTER, EEUU (Reuters) - El presidente Barack Obama desafió el martes al Congreso estadounidense para que renueve la semana próxima una reducción en el impuesto a las nóminas que va a expirar, al día siguiente de que los congresistas fracasaran en un intento por contener la enorme deuda del país.

El presidente Barack Obama desafió el martes al Congreso estadounidense para que renueve la semana próxima una reducción en el impuesto a las nóminas que va a expirar, al día siguiente de que los congresistas fracasaran en un intento por contener la enorme deuda del país. Imagen de Obama saludando a los asistentes a un mitin en el instituto Manchester High School Central de Manchester, en New Hampshire, el 22 de noviembre. REUTERS/Kevin Lamarque

Obama recuperó el tono electoral después de que una comisión legislativa que debían proponer medidas para frenar el espiral de endeudamiento compuesta por miembros de los dos partidos admitiera que no pudo zanjar sus profundas divisiones sobre los impuestos y el gasto.

El presidente realizó el llamado al Congreso en el estado electoral clave de New Hampshire, donde sus rivales republicanos celebrarán una de las primeras votaciones de las primarias para las elecciones de 2012.

“En el espíritu del Día de Acción de Gracias, les vamos a dar otra oportunidad”, dijo Obama, refiriéndose a los miembros del Congreso y al festivo del Día de Acción de Gracias el jueves.

“La próxima semana, tendrán que realizar una simple votación. Si votan ‘no’, los impuestos de una familia media subirán 1.000 dólares el próximo año”, dijo ante una entusiasta multitud reunida en el gimnasio de un instituto local.

Los demócratas pretenden extender un recorte de impuestos para los trabajadores y otras medidas para impulsar a la economía que expiran a finales de año. Los congresistas esperaban incluir esas medidas en un acuerdo que debería haber surgido de la “supercomisión” legislativa de 12 miembros.

Pero dado que no se alcanzó ningún acuerdo, el presidente presiona ahora al Congreso para que realice una votación sobre el tema. Un importante asesor legislador de los demócratas dijo que se estaban haciendo algunos arreglos para debatir el plan en el Senado a inicios de diciembre o incluso la próxima semana.

Los republicanos no han descartado extender la rebaja impositiva y los subsidios para los desempleados, pero probablemente insistirán en recortes adicionales para compensar su coste de 168.000 millones de dólares (unos 124.000 millones de euros).

“VERDADERO DESORDEN”

El senador Jeff Sessions, el principal republicano en el Comité Presupuestario del senado, dijo que sería un “verdadero desorden” tratar de aprobar esas medidas ahora.

“No tenemos el dinero para seguir tomando prestado (...) para financiar estos programas”, declaró a Reuters.

Los inversores están cada vez más preocupados porque los republicanos y demócratas están demasiado divididos para ayudar a la maltrecha economía y para controlar la creciente deuda nacional.

Los analistas advierten que el crecimiento económico podría disminuir 1,5 puntos porcentuales en 2012 si se permite que expiren los beneficios impositivos y de desempleo.

Mientras tanto, los republicanos luchan por proteger al sector militar de los recortes automáticos que deben comenzar en 2013, después que la comisión fracasara en reducir el déficit presupuestario en al menos 600.000 millones de dólares en un periodo de 10 años.

“Si el Congreso no logra actuar el próximo año, el Departamento de Defensa afrontará devastadores recortes automáticos generalizados que rasgarán la defensa de la nación”, dijo el secretario de Defensa, Leon Panetta.

En tanto, las agencias calificadoras de crédito, ya enojadas por la incapacidad de Washington de controlar sus problemas fiscales, podrían rebajar la calificación de la deuda estadounidense si no se recortan los gastos.

Standard & Poor’s dijo que la noticias validan su decisión de emitir la primera rebaja a la calificación de crédito de Estados Unidos en agosto. Moody’s Investors Service dijo que el fracaso, en sí mismo, no llevaría a un cambio de calificación.

Fitch dijo que terminaría su evaluación de la calificación de Estados Unidos a fin de mes. Anteriormente, había señalado que un fracaso de la supercomisión a la hora de lograr un acuerdo generaría probablemente un panorama negativo para la calificación crediticia.

/Por Alister Bull/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below