19 de noviembre de 2011 / 10:54 / en 6 años

ANÁLISIS-España necesita consenso europeo para superar la crisis

MADRID (Reuters) - El derroche de esfuerzos y medidas que imperativamente deberá adoptar el nuevo Gobierno de España desde el minuto después de ganar las elecciones generales no bastará para remontar la severa crisis económica y financiera que asola al país si Europa no cierra la profunda brecha que la divide.

El derroche de esfuerzos y medidas que imperativamente deberá adoptar el nuevo Gobierno de España desde el minuto después de ganar las elecciones generales no bastará para remontar la severa crisis económica y financiera que asola al país si Europa no cierra la profunda brecha que la divide. En la imagen la ministra española de Economía, Elena Salgado, en una rueda de prensa tras un Consejo de Ministros en el Palacio de La Moncloa, en Madrid, el 18 de noviembre de 2011. REUTERS/Juan Medin

Entre analistas existe consenso en el sentido de que la tormenta desatada por la crisis de la deuda soberana - que ha llevado a España al borde del rescate - exige un consenso europeo sin el cual los países más castigados por los ataques de los mercados están destinados al colapso financiero.

“Tal y como están las cosas, las medidas domésticas serán necesarias pero no suficiente para superar la crisis”, dijo Nicolás López, director de análisis de M&G valores.

El jueves, el Tesoro Público español se vio forzado a pagar una rentabilidad cercana al 7,0 por ciento - un nivel desconocido desde 1997 y que algunos consideran de rescate - para colocar algo más de 3.500 millones de euros en una nueva emisión de Obligaciones a 10 años, a la vez que el diferencial doméstico frente al alemán se disparaba hasta rondar los 500 puntos básicos.

El líder del Partido Popular Mariano Rajoy, que los sondeos dan como seguro ganador en los comicios del domingo, ya ha advertido de que España deberá afrontar grandes sacrificios para superar la peor crisis desde la II Guerra Mundial, que ha dejado una trágica estela de cinco millones de desempleados.

Pero los desacuerdos en el seno de la Unión Económica y Monetaria, principalmente entre la canciller alemana, Angela Merkel, y una buena parte de sus socios del euro, sobre cómo debe gestionarse la crisis, el papel que debe jugar el Banco Central Europeo o la posibilidad de emitir eurobonos, supondrá el mayor obstáculo para el nuevo Gobierno español por escapar a su pleno ámbito de influencia.

“Hay poco margen doméstico porque las economías nacionales están muy ligadas a Europa, porque todas las medidas que adopte un Gobierno nacional deben estar necesariamente acompañadas por Europa”, dijo Estefanía Ponte, economista de Cortal Consors.

“Ahora es determinante para Europa la armonización fiscal en un bloque compacto”, agregó Ponte.

La ministra española de Economía y Hacienda también se unió a las voces de los que ven Europa como la principal tabla de salvación de sus Estados en apuros.

“Es un problema del conjunto de la zona del euro y la solución tiene que venir de la zona del euro”, dijo Elena Salgado en rueda de prensa tras el consejo de ministros del viernes. Salgado se mostró convencida de que las soluciones nacionales no son suficientes sin la actuación coordinada de Europa.

Más lejos fue el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el jueves exigió a Bruselas y al BCE su respaldo a los países del euro con problemas ya que con esa finalidad éstos les cedieron parte de sus competencias.

Tanto Rajoy, como el candidato socialista a la presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, los dos líderes con posibilidades de llegar a La Moncloa, han avanzado como prioridad de su gestión enderezar un mercado laboral devastado por el desempleo.

Pero expertos dijeron que la falta de una estrategia común europea para remontar la crisis, haría estéril a los ojos de los mercados cualquier esfuerzo adicional para mejorar las condiciones de las economías domésticas.

“Aquí (en Europa) se están tomando posturas manifiestamente diferentes entre los líderes europeos, que es lo que está complicando la situación”, dijo Santiago Sánchez Guíu, coordinador de Economía del Instituto Flores de Lemus de la Universidad Carlos III de Madrid.

“Estoy de acuerdo con aquellos que han dicho que Europa tiene una crisis sistémica”, agregó.

De hecho, pese a los nombramientos de gobiernos tecnócratas en Italia y en Grecia, cercanos a la Comisión Europea y el Banco Central Europeo por las anteriores responsabilidades de sus primeros ministros, estos países aún no han logrado disipar el brumoso horizonte de sus respectivas economías.

Otros países, que hasta hace bien poco habían quedado al margen de los ataques de los mercados financieros, tales como Austria y Francia, en los últimos días también han sido víctimas de un importante incremento de sus primas de riesgo.

“A la vista de esto, creo que el cambio de Gobierno en España puede resolver algunas incertidumbres en el mercado español, que es lo que hace que algunos estén demorando sus decisiones de inversión. Esto tendría un impacto positivo, pero muy marginal”, agregó Sánchez Guíu.

/Por Manuel María Ruiz /

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below