31 de octubre de 2011 / 15:34 / hace 6 años

Italia, bajo presión al subir el rendimiento de sus bonos

La rentabilidad de los bonos italianos subió el lunes a niveles no vistos desde agosto, cuando el BCE intervino para apuntalar a los mercados de deuda, renovando el temor a que un contagio de la crisis al país transalpino Italia pueda poner en peligro a toda la zona euro. Imagen de una manifestación de protesta ante la sede del Banco de Italia en Roma el 12 de octubre. REUTERS/Stefano Rellandini

ROMA, 31 oct Reuters) - La rentabilidad de los bonos italianos subió el lunes a niveles no vistos desde agosto, cuando el BCE intervino para apuntalar a los mercados de deuda, renovando el temor a que un contagio de la crisis al país transalpino Italia pueda poner en peligro a toda la zona euro.

Con Italia en el centro de la crisis de deuda, los rendimientos de sus bonos a 10 años a tipos fijos, conocidos como BTP, treparon a un 6,1 por ciento, dos décimas más que la semana pasada, aumentando la presión sobre el Gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi, muy nuevas criticado por su gestión económica.

El rendimiento de los bonos se acercaba a los niveles alcanzados en agosto, cuando el Banco Central Europeo intervino para reducir los costos de endeudamiento de Roma.

Mientras la prima exigida por los inversores a cambio de retener bonos italianos en vez de los alemanes de referencia trepaba a 411 puntos básicos, los banqueros italianos dijeron que las tensiones en los mercados de bonos soberanos podrían afectar al conjunto de la economía.

Giovanni Bazoli, presidente del mayor banco minorista del país, el Intesa San Paolo, dijo en una conferencia en Roma que el riesgo de un colapso crediticio es “inevitable” si las tensiones de los mercados de deuda soberana se mantienen.

Berlusconi, asediado por los escándalos y que trata de contener las tensiones en su dividida coalición de centroderecha, afrontó un nuevo llamamiento a dimitir por parte de Luca Cordero di Montezemolo, uno de los más importantes empresarios de Italia, que lo exhortó a dar espacio a un gobierno de unidad nacional.

En una carta al periódico La Repubblica, el presidente del fabricante automovilístico Ferrari señaló que Italia llegó al “punto de no retorno”.

“No hay un minuto que perder. Los ahorros del pueblo italiano, la cohesión social y la participación de Italia en el euro están en peligro”, indicó.

“No tenemos tiempo para esperar por la evolución natural de la situación política”, dijo. “El primer ministro debe darse cuenta de que la única forma de salvar al país es mediante un gobierno de seguridad pública”, aseveró.

La lenta economía de Italia, agobiada por una deuda pública equivalente al 120 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), afronta un riesgo creciente de recesión el próximo año, lo que podría hacer descarrilar la meta gubernamental de equilibrar el presupuesto en 2013.

Datos del lunes mostraron que el desempleo subió en septiembre hasta un 8,3 por ciento, su máximo en casi un año, mientras que el principal indicador de inflación nacional llegó a su nivel más alto en tres años.

La semana pasada, Italia pagó un rendimiento del 6,06 por ciento en una subasta de bonos a 10 años, el más alto desde la introducción del euro hace más de una década.

ELECCIONES EN PRIMAVERA

Berlusconi, que afronta cuatro juicios por acusaciones de prostitución y fraude tributario, ha rechazado las peticiones de dimisión, y el viernes reiteró que terminará su mandato en 2013.

No obstante, hay una creciente especulación de que el Gobierno caerá a inicios de 2012. En ese caso, el país iría a las urnas durante la primavera, cuando se celebrarían elecciones.

Berlusconi ha sobrevivido a numerosos mociones de confianza en el parlamento este año, pero sus socios de coalición, la Liga del Norte, han expresado dudas cada vez mayores respecto a si el Gobierno puede continuar. También han insistido en que la única opción serían nuevas elecciones, rechazando la idea de un “gobierno técnico” interino, liderado por un independiente que estaría a cargo de aprobar las reformas.

Si el Gobierno cae tras perder un voto de confianza en el parlamento, el presidente Giorgio Napolitano debería decidir si convoca nuevos comicios o nombra a otro primer ministro para intentar formar una nueva mayoría.

/Por Giselda Vagnoni/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below