24 de octubre de 2011 / 11:13 / hace 6 años

El Vaticano pide una autoridad mundial sobre economía

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El Vaticano pidió el lunes la creación de una “autoridad pública mundial” y un “banco mundial central” para controlar a instituciones financieras que se han quedado obsoletas y a menudo han sido ineficaces a la hora de responder con justicia a las crisis.

El Vaticano pidió el lunes la creación de una "autoridad pública mundial" y un "banco mundial central" para controlar a instituciones financieras que se han quedado obsoletas y a menudo han sido ineficaces a la hora de responder con justicia a las crisis. En la imagen, vista de la Plaza de San Pedro del Vaticano el 23 de octubre de 2011. REUTERS/Giampiero Sposito

Un importante documento del Departamento de Justicia y Paz del Vaticano debería ser música para los oídos de movimientos como los “indignados” españoles o el estadounidense “Occupy Wall Street”, o grupos de todo el mundo que han protestado contra la crisis económica.

El documento de 18 páginas, “Hacia la reforma del sistema financiero y monetario internacional en el contexto de una autoridad pública mundial”, es a veces muy específico, como cuando pide medidas tributarias sobre transacciones financieras.

“La crisis económica y financiera que el mundo está sufriendo invita a todo el mundo, individuos y pueblos, a examinar en profundidad los principios y los valores culturales y morales que están en la base de la convivencia social”, dice.

Condena lo que califica de “la idolatría del mercado”, así como un “pensamiento neoliberal” que dice que se fija exclusivamente en soluciones técnicas a problemas económicos.

“De hecho, la crisis ha puesto de manifiesto comportamientos como el egoísmo, la codicia colectiva y el acaparamiento de bienes a gran escala”, dice, añadiendo que la economía mundial necesitaba una “ética de la solidaridad” entre países ricos y pobres.

“Si no se encuentran soluciones a las diversas formas de injusticia, los efectos negativos que seguirán en el plano social, político y económico estarán destinados a crear un clima de creciente hostilidad e incluso violencia, y en última instancia, a minar los cimientos de las instituciones democráticas , incluso las consideradas más sólidas”, señala.

El documento hace un llamamiento para el establecimiento de “una autoridad supranacional”, con alcance mundial y una “jurisdicción universal” para guiar las políticas y decisiones económicas.

Esta autoridad debería comenzar con las Naciones Unidas como punto de referencia, pero más tarde hacerse independiente y estar dotada con la facultad de velar por que los países desarrollados no puedan ejercer “un poder excesivo sobre los países más débiles”.

ESTRUCTURAS EFECTIVAS

En un apartado que explica por qué el Vaticano considera necesaria la reforma de la economía mundial, el documento dice:

“En materia económica y financiera, las dificultades más significativas provienen de la falta de un conjunto efectivo de estructuras que puedan garantizar, además de un sistema de gobernanza, un sistema de gobierno para la economía y las finanzas internacionales”.

Señala que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya no tiene el poder o la capacidad para estabilizar las finanzas mundiales mediante la regulación de la oferta monetaria global y que ya no es capaz de vigilar “la magnitud de riesgo crediticio asumido por el sistema”.

El mundo necesita un “organismo que comparta unas normas mínimas para gestionar el mercado financiero mundial” y “algún tipo de gestión monetario mundial”.

“De hecho, uno puede ver una demanda emergente de un organismo que llevará a cabo las funciones de una especie de ‘banco central mundial’ que regule el flujo y el sistema de intercambios monetarios de forma similar a lo que hacen los bancos centrales nacionales”, dice.

El documento, que será presentado en una rueda de prensa el lunes, reconoce que se tardarían años en llevar a cabo este tipo de cambio y que están destinado a encontrar resistencia.

“Por supuesto, esta transformación se hará a costa de una transferencia gradual y equilibrada de una parte de los poderes de cada país a una autoridad mundial y a autoridades regionales, pero esto es necesario en un momento en el que el dinamismo de la sociedad humana y la economía y los avances de la tecnología están trascendiendo fronteras, que en realidad ya están muy erosionadas en un mundo globalizado”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below