14 de octubre de 2011 / 7:03 / en 6 años

Colas para comprar el nuevo iPhone 4S

TOKIO/LONDRES (Reuters) - El nuevo iPhone de Apple salió el viernes a la venta en tiendas de todo el mundo, donde miles de personas hacían fila para conseguir el último dispositivo diseñado en vida de Steve Jobs, co fundador de la empresa.

El iPhone 4S de Apple finalmente llegó a las tiendas de todo el mundo el viernes y los fanáticos se lanzaron a obtener el último aparato desarrollado en vida por Steve Jobs, muchos de ellos comprándolo como tributo al ex líder de Apple. En la imagen, un hombre con una máscara del recientemente fallecido cofundador de Apple Steve Jobs hace cola para comprar el iPhone 4S frente a una tienda de Apple en Tokio, el 14 de octubre de 2011. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

Las acciones de Apple subían un 2 por ciento al inicio de la sesión alentadas por colas que ocuparon calles de Sídney, Tokio, Londres, París y Múnich para conseguir el iPhone 4S, pese a las críticas por la falta de un diseño revolucionario y las noticias sobre fallos en el software.

“Soy un seguidor, un gran seguidor. Quiero algo con lo que pueda recordar a Steve Jobs”, dijo Haruko Shiraishi, mientras esperaba pacientemente con su perro Yorkshire Miu Miu al final de una fila de ocho manzanas en el distrito de compras de Ginza, en Tokio.

En Nueva York, algunos consumidores madrugaron para comprar el dispositivo. Aunque la fila frente a la conocida tienda de Apple en Manhattan ya no era tan larga tras media hora de ventas, más gente se unía a los compradores por la mañana.

El nuevo modelo parece similar al anterior, el iPhone 4, pero tiene una cámara mejor, un procesador más rápido y un software con reconocimiento de voz que permite a los usuarios hacer preguntas al aparato. Ese programa ha recibido críticas entusiastas.

“He estado mucho tiempo pensando en este teléfono”, dijo Chad Bullar, de 23 años, estudiante de la Universidad de Nueva York, que compró el teléfono por su nuevo servicio de mensajería.

“Iba a esperar al iPhone 5, pero parece que falta un año, así que compré este”, añadió.

El iPhone 4S -presentado al mundo sólo un día antes de la muerte de Jobs- fue descrito como una decepción por sus pocas novedades en cuanto al diseño, pero las reseñas entusiastas se centraron en el software “Siri”, que se activa con la voz, lo que ayudó a establecer un ritmo récord en las reservas a través de Internet el 7 de octubre.

El consejero delegado Tim Cook y su equipo esperan que el primer dispositivo lanzado sin el visionario ex líder de Apple al mando de la compañía proteja su liderazgo en el mercado global.

“(Jobs) hizo todo mejor y los productos que lanzó estaban pensados con mucho detalle”, dijo Duncan Hoare en Londres, después de que una bulliciosa multitud celebrase con vítores la apertura de una tienda en Londres.

Apple no revela cifras de ventas el día del lanzamiento, por lo que contabilizarlas puede ser difícil.

Sin embargo, la compañía dijo que había recibido más de un millón de encargos online en las primeras 24 horas tras su lanzamiento, superando los 600.000 del iPhone 4, aunque ese modelo se vendió en menos países.

A diferencia de muchos en Tokio, los compradores en Europa dijeron a Reuters que querían el teléfono por una “opción de estilo” y no necesariamente como tributo a Jobs.

“Necesito uno nuevo porque mi perro rompió mi viejo (iPhone) 3GS”, dijo Gaby Wunder-Sambale, de 45 años en Fráncfort.

QUEJAS POR EL SISTEMA Y LA NUBE

A pesar del entusiasmo en las tiendas de la empresa, el lanzamiento se ha visto empañado por muchas quejas esta semana en Internet por los problemas para bajar el sistema operativo iOS 5, la nueva versión móvil del software de Apple.

Ha habido además problemas con iCloud, el servicio en la nube de Apple para comunicaciones, almacenamiento y respaldo, que se lanzó el miércoles de forma oficial. Los usuarios se han quejado de problemas como la pérdida de correos electrónicos.

Las filas en las tiendas en París eran más pequeñas que las habituales para el lanzamiento de un nuevo iPhone, pero en Londres los grupos que esperaban eran tan grandes como en cualquier otro estreno.

En Regent Street, en el centro de Londres, la fila se extendía de la calle hasta un parque, y un puesto callejero ofrecía café. De 40 personas a las que consultó Reuters, 13 estaban cambiando de teléfono.

“Esto es basura”, dijo un comprador de una tienda en el norte de Londres, mientras mostraba su Blackberry, un días después de una caída de servicio internacional del correo electrónico y de la mensajería que duró varios días.

/Por Mayumi Negishi y Michelle Martin/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below