14 de octubre de 2011 / 6:08 / en 6 años

La crisis en la eurozona dominará la reunión del G-20 en París

PARÍS (Reuters) - Los jefes financieros del G-20 y banqueros centrales de las principales economías se reunirán el viernes en París buscando una solución a la profunda crisis en la zona euro que ha avivado el miedo a una recesión global.

Enfatizando el desafío al que se enfrentan los diseñadores de políticas europeos, Standard and Poor’s recortó el jueves la calificación a largo plazo de la deuda española, citando su elevado desempleo, racionamiento de crédito y alto endeudamiento del sector privado.

“Esta reunión ocurre en un contexto donde la prioridad absoluta para el éxito del G-20 es hallar los elementos para la estabilidad de la zona euro”, dijo una fuente del Ministerio de Finanzas de Francia.

Funcionarios franceses y alemanes están corriendo por dar forma a un plan para resolver la crisis a tiempo para una cumbre de la Unión Europea el 23 de octubre.

El temor a las consecuencias que acarrearía una moratoria de Grecia -y tal vez de otros países- ha mermado la confianza desde fines de julio, con las acciones mundiales retrocediendo un 17 por ciento desde el máximo en el 2011 que tocaron en mayo.

Con la impaciencia aumentando por la crisis, y por sus implicaciones para el resto del mundo, se prevé que los jefes financieros externos al bloque hablen de manera directa.

“Esta reunión es un importante punto antes de (una cumbre del G-20 en) Cannes y una oportunidad valiosa para presionar a la zona euro”, dijo un delegado del G-20 no europeo.

El ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty, fijó el tono el jueves en la noche, diciendo a los periodistas antes de partir desde Ottawa que las acciones en la zona euro están lejos de lo que se necesita.

Japón instaría a sus socios europeos a apoyar a los bancos del continente, dijo el ministro de Finanzas nipón, Jun Azumi.

A diferencia del 2009, cuando el G-20 lanzó un esfuerzo coordinado para sacar al mundo de la crisis, el foro está en riesgo de dividirse, con el resto del mundo irritado por los titubeos de Europa ante la crisis que comenzó hace dos años, y mientras Washington y Pekín riñen sobre la moneda yuan.

París y Berlín están decidiendo cómo recapitalizar a los bancos, y mientras Alemania favorece una segunda ronda de descuentos para los tenedores de bonos griegos, París es reacio a adoptar esa medida.

Ambas potencias también difieren sobre la idea de una emisión conjunta de eurobonos, con Alemania opuesta a ver un alza en sus costes de endeudamiento.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below