12 de octubre de 2011 / 15:13 / hace 6 años

Acuerdo en Eslovaquia para aprobar la ampliación del FEEF

BRATISLAVA (Reuters) - Los partidos del saliente Gobierno eslovaco alcanzaron el miércoles un acuerdo con la oposición de izquierdas para ratificar el plan de ampliación de competencias del Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF), poniendo punto final a una crisis que ha puesto en peligro la principal red de seguridad de la moneda única europea.

Los partidos del saliente Gobierno eslovaco han alcanzado un acuerdo con el líder de la oposición, Robert Fico, para ratificar el plan de ampliación de competencias del Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF), dijo el miércoles el propio Fico. Imagen del líder de la oposición y ex primer ministro eslovaco, Robert Fico, en una rueda de prensa el 12 de octubre en Bratislava. REUTERS/Petr Josek

El líder de la oposición, Robert Fico, dijo que el acuerdo permitiría aprobar el viernes, a más tardar, el plan para ampliar las capacidades del fondo de rescate. Los tres partidos de la coalición gobernante sostuvieron el miércoles conversaciones con el partido de oposición izquierdista Smer al día siguiente de que el Gobierno perdiera una moción de confianza que la primera ministra, Iveta Radicova, había vinculado a la ratificación de la red de emergencia de la zona euro.

El acuerdo alcanzado también contempla la convocatoria de elecciones generales en marzo, dijo Fico, que aseguró que hasta entonces seguirá en la oposición. El Smer en principio apoya el FEEF, pero se abstuvo el martes para provocar la caída del Gobierno.

En otra intervención, Mikulas Dzurinda, líder de uno de los partidos de la coalición gubernamental, confirmó el acuerdo.

Eslovaquia, cuya población de 5,4 millones de habitantes representa menos del dos por ciento de la eurozona, es el único socio que aún no ha ratificado el plan para aumentar los poderes del EFSF y combatir la creciente crisis de deuda. La ratificación por parte de los 17 miembros es necesaria para que los cambios entren en vigor.

Mientras Eslovaquia discute sobre el acuerdo de julio, los líderes europeos intentan definir nuevas medidas que protejan a la banca de la zona euro en caso de que Grecia cese el pago de sus deudas.

Alemania y Francia, las dos mayores potencias europeas, se han comprometido a proponer una estrategia de amplio alcance para combatir la crisis de deuda en una cumbre de la Unión Europea que fue postergada hasta el 23 de octubre.

La ministra de Finanzas austriaca, Maria Feker, dijo que había recibido una llamada de su colega eslovaco, Ivan Miklos, en que le aseguró que habría un rápido acuerdo, “mañana o el viernes a más tardar”.

El Gobierno de Radicova seguirá en funciones hasta que se forme un nuevo Ejecutivo. El Parlamento se reunirá el jueves por la tarde, en su primera oportunidad de votar el proyecto de nuevo.

La votación del martes asustó a los mercados globales, frustrados por la falta de flexibilidad de la zona euro en la toma de decisiones en momentos en que la crisis de deuda europea empeora.

Pero el miércoles, las acciones globales y el euro tocaron máximos de tres semanas al tiempo que cayeron los bonos gubernamentales con mejores notas, al evaluar los inversores los avances logrados para que Eslovaquia apruebe la ampliación del fondo de rescate de la zona euro.

Radicova había pedido al líder del SDKU, Mikulas Dzurinda, que liderara las conversaciones, en las que también participaron dos partidos menores de la saliente coalición de centroderecha. El cuarto miembro de la coalición, Libertad y Solidaridad (SaS), no participó. Su oposición a la ratificación del FEEF hizo caer al Gobierno en la votación del martes.

El partido se negó a aprobar el acuerdo porque su líder, el ideólogo de libre mercado Richard Sulik, argumentó que como segundo país más pobre de la zona euro, los eslovacos no tendrían que rescatar a países más ricos y derrochadores como Grecia.

En Bruselas, dirigentes de la Unión Europea llamaron a una rápida aprobación en el Parlamento eslovaco.

“Llamamos a todos los partidos del Parlamento eslovaco a ponerse por encima de sus posiciones políticas de corto plazo, y aprovechar la siguiente ocasión para asegurar una rápida adopción del nuevo acuerdo”, dijeron en un comunicado conjunto el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Encuestas de opinión apuntan que cerca del 45 por ciento de los eslovacos apoya el acuerdo, frente a un 36 por ciento que lo rechaza. Muchos temen que el rechazo a la ampliación del fondo ayude a acelerar una nueva recesión mundial que hizo caer su economía de un crecimiento de un 10,5 por ciento en 2007 a un descenso de casi el cinco por ciento dos años después. La aportación del país en el FEEF sería solo de 7.700 millones de euros, pero Sulik insistió en que es una parte más que proporcionada al peso de su país.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below