28 de septiembre de 2011 / 16:13 / en 6 años

La Eurocámara apoya endurecer las normas presupuestarias

El Parlamento Europeo votó el miércoles a favor de endurecer las normas presupuestarias de la UE en un intento por restablecer la confianza del mercado en las finanzas públicas de la región y evitar futuras crisis de deuda. En la imagen, vista general de la Eurocámara de Estrasburgo el 28 de septiembre de 2011. REUTERS/Vincent Kessler

BRUSELAS (Reuters) - El Parlamento Europeo votó el miércoles a favor de endurecer las normas presupuestarias de la UE en un intento por restablecer la confianza del mercado en las finanzas públicas de la región y evitar futuras crisis de deuda.

Las nuevas normas harán más fácil imponer rápidamente castigos financieros a países que incumplan los límites de deuda y déficit de la UE del 60 por ciento y del 3 por ciento del PIB, respectivamente y examinar a conciencia las economías del bloque de 27 países.

Se convertirán en ley una vez que lo aprueben los ministros de Finanzas de la UE el 4 de octubre y se publicarán en el boletín oficial de la UE, probablemente antes de final de año.

Se aplicarán principalmente a los 17 países que comparten el euro, cuya deuda sigue en el punto de mira del mercado después de que Grecia, Irlanda y Portugal tuvieran que pedir ayuda de emergencia de prestamistas internacionales.

“El paquete de medidas adoptado representa un cambio fundamental a la manera en que se gobierna la Unión Económica y Monetaria” , dijo la Comisión Europea en un comunicado.

“Asegurará disciplina fiscal y facilitará la estabilidad económica, que es crucial para un crecimiento sostenible y para la creación de empleo”, dijo.

También habrá castigos para los gobiernos con déficit menores al 3 por ciento pero que no se dirijan hacia el objetivo a medio plazo de un presupuesto cercano al equilibrio o con superávit.

“Se trata de mucho más que las sanciones, se trata de la prevención. Reconoce que la prevención es mejor que el remedio”, dijo el presidente del Parlamentario Europeo, Jerzy Buzek.

“No podemos volver atrás en el tiempo, pero las medidas asegurarán que los presupuestos de los Estados miembro sean creíbles”, dijo.

La UE comenzó una revisión de sus normas fiscales en la primera mitad de 2010 y en septiembre la Comisión presentó seis propuestas -- denominadas ‘el paquete de seis’ -- para examinar las economías nacionales de la UE más en profundidad y penalizar a los que incumplen las normas.

El regateo sobre la facilidad con la que las sanciones se deberían imponer en los países que incumplan la norma ha llevado a que el debate se alargase hasta ahora, pese a una atroz crisis de deuda de la zona euro.

Francia y Alemania querían más discreción política al imponer castigos, intentando debilitar la idea inicial de la Comisión de hacer casi automáticas las sanciones.

Pero con el Parlamento Europeo y el Banco Central Europeo presionando para acabar con el toma y daca político y los mercados interesados en ver si la zona euro puede hacer políticas fiscales sostenibles, se terminó llegando a un acuerdo.

MEJOR PREVENIR QUE CURAR

El acuerdo da fuerza a la actual -- pero no respetada -- normativa de la UE de que los países no sólo deberían no tener déficit, sino que deberían buscar el equilibrio presupuestario o un superávit.

Los que ignoren esta meta de equilibrio se enfrentarán a sanciones financieras si la Comisión Europea, el Ejecutivo de la UE, advierte de que el país se aleja del correcto camino fiscal.

Aunque hay varios pasos en el procedimiento, al final la advertencia sólo se puede retirar -y por lo tanto se para el proceso sancionador- si los ministros de Finanzas de la zona euro lo votan.

Esto significaría que nueve de los 17 países de la zona euro tendrían que estar en contra de emitir tal advertencia y su decisión tendría que ser explicada por escrito.

El Parlamento también podrá pedir a los ministros de Finanzas del país que reciba una advertencia que expliquen sus políticas ante su comité de asuntos económicos.

Las sanciones también se impondrían para los que no traten de reducir lo suficientemente rápido su deuda pública al nivel aceptado de la UE del 60 por ciento del PIB.

También aguardarían más castigos financieros a aquellos con déficit presupuestarios superiores al 3 por ciento del PIB y aquellos que no atiendan a los grandes desequilibrios en sus economías pese a advertencias de la Comisión y otros miembros de la zona euro.

La Comisión vigilará las economías de los países de la zona euro para detectar cualquier desequilibrio macroeconómico que pudiera suponer un problema para el conjunto de la zona euro.

En su evaluación de desequilibrios macroeconómicos para un país, la Comisión miraría a países que tienen grandes déficit por cuenta corriente, pero también grandes superávit por cuenta corriente -- aunque el último probablemente se trataría con mayor indulgencia.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below