13 de septiembre de 2011 / 18:39 / en 6 años

La confusión por un comunicado revela tensiones en la UE

PARÍS (Reuters) - En un ejemplo de las crecientes tensiones en el seno de Europa por el empeoramiento de la crisis de la zona euro, una confusión francoalemana el martes sobre el envío de un comunicado sobre Grecia causó sobresaltos en los mercados financieros.

En un ejemplo de las crecientes tensiones en el seno de Europa por el empeoramiento de la crisis de la zona euro, una confusión francoalemana el martes sobre el envío de un comunicado sobre Grecia causó sobresaltos en los mercados financieros. En la imagen, el presidentre francés, Nicolas Sarkozy, habla con la canciller alemana, Angela Merkel, ante la mirada del presidente español José Luis Rodríguez Zapatero en una reunión en París, el 1 de septiembre de 2011. REUTERS/Philippe Wojazer

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo a su gabinete de ministros en el desayuno que a lo largo del día se emitiría un comunicado francoalemán sobre Grecia, lo que provocó expectativas en el mercado de que tuviera un contenido contundente, lo que desembocó en una subida del euro y las acciones de los bancos griegos.

Pero en un abrupto giro de acontecimientos tras unas declaraciones desde Berlín, París dio marcha atrás, cancelando un borrador de comunicado y negando que se hubiera estado trabajando en uno.

El euro rápidamente cayó contra el dólar y los futuros del Bund alemán contuvieron sus pérdidas.

“Un responsable de Sarkozy rechaza la noticia de una iniciativa Merkel/Sarkozy. El euro se desplomó frente al dólar”, dijo un operador de divisas en Londres.

El incidente parece proceder de diferentes estilos de comunicación más que en un desacuerdo en esencia.

Pero deja entrever la tensión que soportan las dos naciones en el corazón de la zona euro mientras tratan par convencer a los mercados y los contribuyentes resentidos de que tienen la crisis de deuda de la eurozona bajo control.

Fuentes del Gobierno alemán dijeron que Berlín no veía necesidad de emitir el comunicado el martes, pese a los nuevos comentarios entre legisladores de la eurozona sobre una posible suspensión de pagos griega mientras el país con consigue cumplir los objetivos fiscales establecidos en el acuerdo de rescate.

En vez del comunicado, Sarkozy y la canciller alemana, Angela Merkel, programaron una teleconferencia el miércoles con el primer ministro griego, Georgios Papandreu.

Sakozy y Merkel dialogaron el lunes por teléfono sobre la crisis de la zona euro, conforme los temores de un impago griego sacudían los mercados, Estados Unidos expresaba su preocupación y las acciones en los bancos franceses, expuestos a la deuda griega, caían en picado ante los rumores de que el Gobierno pudiera tener que hacerles una inyección de capital.

“El presidente está decidido”, dijo una destacada fuente del gobierno francés a Reuters el martes, una de las dos fuentes que dijeron que Sarkozy había alertado al gabinete del comunicado.

“Estuvo en contacto con Angela Merkel ayer para adoptar posiciones que deberían hacerse públicas hoy. Estamos tratando de actuar hoy”.

Según el blog del corresponsal presidencial del diario francés Le Monde, Arnaud Parmentier, el comunicado iba a constatar el apoyo francés y alemán a sus bancos y reiterar el compromiso de cumplir el acuerdo del 21 de julio para incrementar la autoridad del mecanismo de recate de la zona euro.

“No hay necesidad de recordar nuestro apoyo a los bancos” citó el blog a un asesor presidencial francés.

Dado que la economía alemana está mucho más fuerte que la francesa como consecuencia de la crisis económica global, Sarkozy, siempre enérgico, se ha visto obligado a quedarse al margen de la actual crisis del euro y ceder la iniciativa a Alemania, más austera.

Sarkozy, no obstante, interrumpió sus vacaciones el mes pasado para reunirse con Merkel en París, cuando ambos acordaron unas propuestas de largo alcance, presentadas a los medios en el característico estilo ‘showman’ del galo, para una mayor integración de la eurozona.

El euro alcanzó un máximo contra el dólar, las bolsas europeas entraron en terreno positivo y las acciones de los bancos griegos subieron un 5% a media mañana cuando se especulaba con que el comunicado apoyaría a la endeudada Grecia.

Tras el desmentido de París, el euro cayó a 1,3633 dólares, desde un máximo en la sesión de 1,3711 euros, para luego cambiarse a 1,3690 dólares.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below