2 de septiembre de 2011 / 13:33 / en 6 años

El crecimiento de empleo en EEUU se estanca en agosto

WASHINGTON (Reuters) - El crecimiento del empleo en Estados Unidos se estancó en agosto, cuando una debilitada confianza del consumidor desalentó a los ya nerviosos empresarios a contratar nuevo personal, lo que presionaría a la Fed a que suministre más estímulo monetario para ayudar a la economía.

El crecimiento del empleo en Estados Unidos se estancó en agosto, dado que la baja en la confianza del consumidor desalentó a las empresas a contratar nuevos trabajadores, mostró el viernes un informe oficial. En la imagen, gente haciendo cola para entrar en una feria de empleo en el Phoenix Workforce Connection en Phoenix, Arizona, el 30 de agosto de 2011. REUTERS/Joshua Lott

Las nóminas no agrícolas de agosto no registraron cambios frente al mes anterior, dijo el viernes el Departamento de Trabajo, en la lectura más débil desde septiembre.

Los economistas esperaban que se crearan 75.000 nuevos empleos. El informe resaltó la fragilidad de la economía y mantuvo en el radar los temores a una posible recesión.

“La economía avanza lentamente hacia un estancamiento. El problema, no obstante, en la parte política, es que me pregunto si las cifras son verdaderamente lo bastante débiles como para provocar una respuesta política”, dijo Steve Blitz, economista de ITG en Nueva York.

Las acciones en Wall Street caían con fuerza tras la apertura golpeadas por el dato, mientras que los precios de la deuda del Tesoro se dispararon. El dólar extendió sus perdidas contra el franco suizo y aunque inicialmente subió ante el euro, la moneda única se recuperó hasta tocar máximos de sesión.

- Gráfico del informe de empleo: link.reuters.com/wes53s

Para subrayar la debilidad del sector, las nóminas de junio y julio fueron revisadas para restarles 58.000 empleos de lo estimado anteriormente.

La semana laboral media bajó a 34,2 horas, la menor desde enero, desde 34,3 horas. El salario medio por hora cayó en tres centavos de dólar.

Pese al crecimiento nulo del empleo, la tasa de desocupación se mantuvo estable en un 9,1 por ciento.

La tasa de paro se elabora mediante un sondeo separado entre familias, que mostró un crecimiento del empleo y un leve avance en la tasa de participación en la fuerza laboral.

Mientras el informe subraya el frágil estado de la economía estadounidense, la caída en la contratación de personal probablemente no sea interpretada como una señal de recesión, ya que los despidos no aumentaron tanto.

Una huelga de unos 45.000 empleados de Verizon Communications representó buena parte de la pérdida de 48.000 puestos en el sector de servicios de información.

“Agosto fue un mes muy duro para la economía”, dijo Ryan Sweet, un economista senior de Moody’s Analytics en West Chester, Pensilvania. “Vimos un ajuste en los mercados financieros. Creo que las empresas respondieron de cierta manera al poner las contrataciones en segundo plano”, agregó.

Una amarga disputa política en torno al presupuesto de Estados Unidos, que culminó con la degradación por parte de Standard and Poor’s de la preciada calificación crediticia AAA del país, y el empeoramiento de la crisis de deuda en Europa, provocó una masiva liquidación en los mercados de acciones el mes pasado y derribó los niveles de confianza entre empresarios y consumidores.

Con la tasa de desempleo atascada encima del 9 por ciento y con el colapso de la confianza, el presidente, Barack Obama, está bajo presión para que presente maneras de impulsar la creación de empleos. La salud del mercado laboral de Estados Unidos podría determinar si Obama gana un segundo periodo presidencial en las elecciones del próximo año.

Obama presentará un nuevo plan de creación de empleos durante un discurso a la nación el jueves.

El débil informe laboral podría fortalecer el pulso de los funcionarios del banco central, que ya durante el encuentro de agosto se mostraron dispuestos a hacer más para ayudar a la vacilante economía.

La Fed bajó los tipos de interés a cerca de cero en diciembre de 2008 y ha comprado cerca de 2,3 billones de dólares en papeles del Tesoro. Muchos analistas dicen que su arsenal de herramientas monetarias está bastante agotado, aunque se espera que hagan más para tratar de poner de pie a la economía.

“No esperamos que la economía caiga, más bien que vacile y se tambalee”, dijo Patrick O‘Keefe, jefe de investigación económica de la firma contable J.H. Cohn en Roseland, Nueva Jersey.

No obstante, los analistas advierten que la economía está tan débil que cualquier nueva conmoción podría derribarla. En los primeros seis del año, la actividad en Estados Unidos creció a un ritmo menor del 1 por ciento a tasa anual, malas noticias para los cerca de 14 millones de estadounidenses desempleados.

Las nóminas privadas se incrementaron en apenas 17.000 tras haber aumentado en 156.000 puestos en julio. El empleo del Gobierno cayó en 17.000, la décima contracción consecutiva del sector oficial. El declive en las nóminas del Gobierno fue mitigado por el retorno de 23.000 empleados estatales en Minnesota tras un cierre parcial del Gobierno en julio.

Los detalles del informe del empleo fueron débiles en general, donde las nóminas manufactureras perdieron 3.000 puestos, reflejando la caída de la confianza empresarial. Las fábricas agregaron 36.000 nuevos trabajadores en julio al resolverse la interrupción en la producción de automotores debido a la falta de repuestos causada por el terremoto y tsunami en Japón.

/Por Lucia Mutikani/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below