25 de agosto de 2011 / 20:13 / en 6 años

Los inversores de Apple aceptan con calma la renuncia de Jobs

Apple inició el jueves una nueva era sin Steve Jobs como consejero delegado, un cambio que sorprendió a los inversores pero que apenas hizo mella en la confianza en las perspectivas a corto plazo para las acciones de la compañía. En esta imagen de archivo, Tim Cook (a la izquierda) y Steve Jobs responden a preguntas durante una rueda de prensa sobre problemas de antena en el iPhone 4 en la sede de Apple en Cupertino, California, el 16 de julio de 2010.Kimberly White/Files

SAN FRANCISCO/LOS ÁNGELES (Reuters) - Apple inició el jueves una nueva era sin Steve Jobs como consejero delegado, un cambio que sorprendió a los inversores pero que apenas hizo mella en la confianza en las perspectivas a corto plazo para las acciones de la compañía.

Tras anunciar que no estaba en condiciones de cumplir sus funciones, Jobs dio un paso al lado y cedió a su mano derecha, Tim Cook, el liderazgo de una de las compañías más conocidas y de mayor valor de mercado.

Cook, de 50 años, debe convencer ahora a los inversores de que la visión y el espíritu de Jobs han arraigado en Apple, una compañía que revolucionó la industria del entretenimiento y las comunicaciones con sus dispositivos iPod, iPad y iPhone.

Su primera gran prueba podría producirse el mes que viene cuando, de acuerdo a una fuente, Apple planea presentar el iPhone 5, en uno de esos eventos que Jobs podía convertir en un auténtico espectáculo.

El nuevo consejero delegado prometió el jueves en un comunicado dirigido a los empleados de la compañía que Apple seguirá el camino establecido por Jobs.

"Steve construyó una compañía y una cultura igual a ninguna otra en el mundo y vamos a ser fieles a eso, está en nuestro ADN", escribió Cook.

Las acciones de Apple cayeron menos de un 2 por ciento en las transacciones del jueves por la mañana, apuntando a una mayor elasticidad en comparación con la reacción inicial a su partida, anunciada el miércoles tras el cierre del mercado. A las 19:28 GMT caían un 0,56 por ciento.

"Durante el transcurso del último año, los inversores se han mostrado más cómodos con la idea de que hay vida después de Jobs", dijo Bill Kreher, analista de Edward Jones.

El cofundador de Apple, que sobrevivió a una extraña forma de cáncer de páncreas, está considerado como el corazón y el alma de una compañía que llegó a ser la más valiosa del mundo durante un breve período este año.

Si bien es poco probable que su alejamiento como consejero delegado pueda hacer descarrilar el ambicioso plan de lanzamientos de productos a corto plazo, existen preocupaciones respecto a si la compañía va a ser tan creativa sin la conducción de su fundador y visionario.

Desde que Jobs regresó a Apple en 1996 -tras una ausencia de más de una década- el precio de las acciones de la compañía ha subido casi un 9.000 por ciento.

La batalla de Jobs contra el cáncer de páncreas, prolongada durante varios años, ha sido fuente de gran preocupación para los seguidores de Apple, para los inversores y para el consejo de la compañía.

Incluso los miembros del consejo han confiado a amigos su preocupación porque Jobs, con su apego a la privacidad, no estuviera contando a los directores la verdadera situación de su estado de salud.

Su afán privacidad también ha frustrado a Wall Street en algunas ocasiones.

"Pienso que la falta de claridad respecto a su plan de sucesión en el pasado ha sido una distracción, por lo que apreciamos que este plan representa una transición suave y ordenada", declaró Kreher.

Jobs, de 56 años, ha estado de baja médica desde el 17 de enero, y sus obligaciones fueron cubiertas por Cook, que era responsable de operaciones de Apple. Jobs permanecerá como presidente del consejo de la empresa.

"Los inversores se están dando cuenta de que es una transición natural. Esto puede incluso ya estar internalizado en la valoración de Apple", dijo Hendi Susanto, analista de Gabelli & Co.

"Creo que es alentador que él permanezca como presidente, pero la verdadera historia es que Tim Cook ha surgido como un sucesor capaz", agregó.

Cook, un ex ejecutivo de Compaq reconocido como un maestro en la gestión de la cadena de suministros, ha reemplazado a Jobs en cada una de sus tres bajas médicas.

"Yo les diría a los inversores: 'no se asusten y mantengan la calma, es lo correcto. Steve será el presidente y Cook es el CEO", dijo el analista de BGC Financial Colin Gillis.

Un consejero delegado de Silicon Valley, que se negó a ser identificado debido a la sensibilidad del asunto, dijo que el tono de la declaración de Jobs indica que su salud podría ser peor de lo que se temía.

La firma de investigación Millward Brown dijo que la marca Apple, a la que valora en más de 153.000 millones de dólares, sigue intacta.

"La renuncia de Steve Jobs de Apple es triste para él ya que posiblemente presagia un agravamiento de su salud. Sin embargo, él ha dejado a la marca Apple tan saludable que la compañía aún está en camino de un crecimiento futuro", escribió el director de marcas globales Peter Walshe.

/Por Poornima Gupta y Edwin Chan/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below