5 de agosto de 2011 / 12:42 / en 6 años

Rehn descarta que Italia y España vayan a necesitar un rescate

BRUSELAS (Reuters) - El comisario de la Unión Europea para Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo el viernes que Italia y España, principales víctimas de los movimientos especulativos de los mercados financieros, están en el buen camino para alcanzar sus objetivos de déficit fiscal y no necesitarán un rescate.

El comisario de la Unión Europea para Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo el viernes que Italia y España, principales víctimas de los movimientos especulativos de los mercados financieros, están en el buen camino para alcanzar sus objetivos de déficit fiscal y no necesitarán un rescate. En la imagen, Rehn durante una conferencia de prensa en Bruselas, el 5 de agosto de 2011. REUTERS/François Lenoir

Consultado sobre un posible programa de créditos a ambos países, Rehn sostuvo: “No creo que estos países necesiten un programa como al que usted se refiere. Bajo mi punto de vista, sus fundamentos económicos no justifican esto, y su acción política no justifica esto”.

“En lo referente a las nuevas medidas quiero ser muy preciso. El punto de vista de la Comisión (Europea) es que, en términos de política fiscal, tanto Italia como España están en camino de alcanzar sus objetivos de déficit fiscal el año que viene y en los próximos años”, dijo.

“El foco realmente debe estar en las medidas ya acordadas de consolidación fiscal, lo que significa que, en caso de que haya una cifra por debajo del objetivo, ésta tenga que ser compensada tan rápido como sea posible por una acción firme y veloz por parte de los gobiernos respectivos”, agregó.

El comisario agregó que los mercados no han reaccionado como se esperaba a las medidas adoptadas de rescate a Grecia y de ampliación del fondo de ayuda para países en problemas de la zona euro.

Esto, después de un jueves negro en el que las bolsas se desplomaron alrededor del mundo por temores al contagio de la crisis de deuda de la zona euro y a una profunda desaceleración de la economía de Estados Unidos.

“Los mercados no han reaccionado como esperábamos o preveíamos de acuerdo a las medidas tomadas por los jefes de Estado de la zona euro y sus gobiernos el 21 de julio”, afirmó.

“La propagación de las tensiones en los mercados de bonos a lo largo de la zona euro no se justifica de ninguna manera por los fundamentos económicos y presupuestarios”, agregó.

Al buscar razones para el descontento de los mercados, Rehn no sólo apuntó a los problemas europeos internos, sino también a las preocupaciones que afectan a la mayor economía del mundo.

“Algunos de los motivos para estas tensiones están relacionadas con acontecimientos fuera de la zona euro. El ánimo inversor ha estado afectado negativamente por el impacto de la negociación del techo de deuda en Estados Unidos y por recientes datos que sugieren un ritmo más suave en la economía mundial”, agregó.

EL ACUERDO REBAJARÁ LA DEUDA

Por otra parte, Rehn señaló que la bajada de tipos de interés sobre los préstamos de la eurozona a Grecia y la participación de los tenedores privados de bonos en la reestructuración del país recortará su deuda al 22 por ciento del PIB en 2020.

El comisario reiteró que la participación del sector privado en el segundo paquete financiero para Grecia, acordado por los líderes de la eurozona el 21 de julio, fue excepcional y no se repetirá en los casos de Irlanda o Portugal, que también recibieron programas de crédito.

Los líderes de la eurozona acordaron rebajar el interés de los préstamos que le han dado a Grecia y extender su vencimiento a 15-30 años.

“Una reducción de los tipos de interés a aproximadamente un 4 por ciento debería reducir los pagos por acumulación de intereses en unos 25.000 millones de euros entre 2011 y 2020”, djio Rehn en una rueda de prensa.

“Esto implica una reducción en el ratio de deuda en 2020, sin la participación del sector privado, de cerca del 10 por ciento del PIB”, dijo.

Antes del acuerdo del 21 de julio, el pronóstico de la Comisión Europea era que el ratio deuda/PIB de Grecia creciera desde los 142,8 de 2010 a los 157,7 por ciento en 2011 y luego a 166,1 por ciento en 2012.

Rehn dijo que la participación del sector privado en el paquete llevaría el ratio aún más abajo estrechando más el vencimiento medio y recortando sustancialmente los montos que Grecia tendrá que captar en el mercado a finales del programa, en 2014.

“La participación del sector privado y la recompra de deuda que la acompaña suponen una reducción estimada aún mayor de la deuda neta en unos 26.000 millones de euros o un 12 por ciento del PIB en 2020”, djio Rehn.

Para asegurar la participación del sector privado, Grecia ofrecerá mejoras de créditos para nuevos bonos que los inversores podrán obtener a cambio de bonos actuales de Grecia, sea inmediatamente o a su vencimiento.

Los líderes de la eurozona adjudicaron 35.000 millones de euros para llevar a cabo esa mejora del crédito para Grecia y otros 20.000 millones de euros para una recompra de bonos griegos.

Los costes relacionados a la participación del sector privado incluyeron la recapitalización de bancos griegos (en 20.000 millones de euros) y un agrandamiento del crédito (de 35.000 millones de euros), en la forma de bonos de calificación ‘AAA’ que se pagarían en un depósito de garantía, para que los nuevos bonos gubernamentales sean cambiados por bonos existentes que venzan en el periodo 2011-20, agregó Rehn.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below