3 de agosto de 2011 / 5:57 / en 6 años

EEUU evita la moratoria, pero no disipa el temor por el futuro

WASHINGTON (Reuters) - Estados Unidos se alejó el martes del precipicio de una suspensión de pagos, pero el paquete de recortes del déficit aprobado en último momento por el Congreso no logró alejar los temores de una rebaja de calificación y contiendas por futuros impuestos y gastos.

Estados Unidos se alejó el martes del precipicio de una suspensión de pagos, pero el paquete de recortes del déficit aprobado en último momento por el Congreso no logró alejar los temores de una rebaja de calificación y contiendas por futuros impuestos y gastos. En la imagen, el presidente Barack Obama (2º D) y el vicepresidente Joe Biden (2º I) se reúnen con el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner (I) y con el líder de la mayoría de la cámara Eric Cantor, en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington, en esta imagen del 20 de julio de 2011. REUTERS/Pete Souza/The White House

El presidente Barack Obama y los legisladores de todo el espectro político expresaron alivio tras el compromiso alcanzado para elevar el tope del endeudamiento después de semanas de agrias discusiones partidistas.

Sin embargo, las acciones estadounidenses cayeron con fuerza, sumando un total negativo en lo que va del año, al intensificarse el temor entre los inversionistas por la persistente incertidumbre económica y la posible rebaja de la máxima calificación de la deuda de Estados Unidos.

Ese riesgo aumentó cuando una de las tres más grandes agencias de calificación dijo que afirmaba la nota “Aaa” de Estados Unidos, pero le asignaba un panorama negativo.

El anuncio de Moody’s Investors Service, realizado tras el cierre de los mercados estadounidenses, podría llevar a una rebaja en la calificación de la deuda del país en los próximos 12 a 18 meses. Eso elevaría los costos de endeudamiento para consumidores y empresas de Estados Unidos y deprimiría aún más a la débil economía.

El Senado aprobó por 74 votos a favor y 26 en contra un plan de reducción del déficit en 2,1 billones de dólares que disipó el fantasma de una catastrófica moratoria de Estados Unidos. El proyecto de ley fue aprobado el lunes por la Cámara de Representantes controlada por los republicanos.

El presidente Obama firmó inmediatamente el proyecto de ley que eleva el techo de la deuda del país de 14,3 billones de dólares sólo pocas horas antes de que el Gobierno se quedara sin dinero para pagar todas sus deudas.

La amarga disputa entre demócratas y republicanos ha golpeado a Obama, quien se encamina a la campaña para ganar la reelección en el 2012.

El plan de reducción del déficit de 2,1 billones de dólares queda corto ante el “gran pacto” por 4 billones de dólares que casi se acordó el mes pasado entre la Casa Blanca y los líderes del Congreso.

Otra agencia de calificaciones, Standard & Poor’s ha dicho que medidas para reducir el déficit en 4 billones de dólares serían necesarias para mostrar que Washington estaba colocando las finanzas en orden.

Standard & Poor’s dijo a mediados de julio que había una posibilidad de un 50 por ciento de que recorte la calificación del país en los próximos tres meses, en caso de que los legisladores no acuerden un plan para reducir el déficit de manera significativa. Los inversores están en vilo ante la posibilidad de una rebaja por parte de S&P.

El acuerdo deja las luchas políticas sobre el recorte de gastos y reforma tributaria para más adelante mientras se implementa el plan de reducción de déficit. Obama y los líderes republicanos y demócratas dijeron que el acuerdo, si bien es un buen primer paso, no es suficiente en sí mismo.

“Sólo lo pateamos para más adelante (...) el acuerdo no hace nada en realidad sobre lo que nos hizo endeudarnos”, dijo el senador republicano Lindsey Graham a Reuters Insider.

“Tuvimos una buena oportunidad, la dejamos pasar así que seguiremos luchando”, agregó.

China, el mayor tenedor de deuda de Estados Unidos, instó a Washington a actuar con responsabilidad para lidiar con sus temas de deuda, diciendo que la incertidumbre en el mercado de bonos del Tesoro socavará al sistema monetario internacional e interferirá con el crecimiento mundial.

“Nosotros esperamos que el Gobierno de Estados Unidos y el Congreso tomen medidas de política concretas y responsables (...) para lidiar adecuadamente con sus temas de deuda, para garantizar así la normal operación del mercado de tesoros y la seguridad de los inversores”, dijo el gobernador del banco central de China, Zhou Xiaochuan, en la primera reacción oficial de Pekín a la aprobación del acuerdo de deuda de Estados Unidos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below