2 de agosto de 2011 / 5:42 / en 6 años

El Congreso de EEUU aprueba el acuerdo sobre el límite de deuda

WASHINGTON (Reuters) - La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el lunes un acuerdo de última hora para elevar el límite de endeudamiento legal del país, superando el mayor obstáculo para evitar una potencialmente catastrófica suspensión de pagos.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el lunes un acuerdo de última hora para elevar el límite de endeudamiento legal del país, superando el mayor obstáculo para evitar una potencialmente catastrófica suspensión de pagos. En la imagen, vista general de la Cámara de Representantes de EEUU, el Capitolio, en Washington, el 1 de agosto de 2011. REUTERS/Joshua Roberts

A sólo un día de vencer el plazo para que se aumente el límite de la deuda estadounidense, la aprobación de la iniciativa por 269 votos a favor y 161 en contra en la cámara controlada por los republicanos, allana el camino para la esperada aprobación en el Senado de un plan de recorte de déficit de 2,1 billones de dólares negociado el fin de semana.

Se espera que el Senado, controlado por los demócratas, vote el proyecto el martes al mediodía (1600 GMT), según dijo el líder demócrata del Senado, Harry Reid.

Los mercados financieros a nivel mundial se han sido estremecidos por la incertidumbre en torno a si el plan de compromiso sería aprobado por la Cámara de Representantes ante el rechazo de los republicanos conservadores del movimiento Tea Party y de los demócratas más liberales.

Tener un acuerdo para elevar el límite legal de endeudamiento del Gobierno estadounidense de 14,3 billones de dólares para el martes, eliminará el riesgo de que el país no pueda obtener préstamos para pagar sus cuentas.

Una moratoria por parte de la mayor economía del mundo enviaría olas de turbulencia al sistema económico mundial.

En las horas previas a la votación en la cámara, líderes de ambos partidos trabajaron arduamente para convencer a sus filas de apoyar el acuerdo al que se llegó con el presidente Barack Obama el domingo, en un intento por terminar un amargo estancamiento que minó la imagen de Estados Unidos en el exterior.

Per se mantuvieron los temores de que Estados Unidos podría aún ser golpeado por una dañina rebaja en la calificación crediticia, que elevaría los costos del endeudamiento del país, amenazando una frágil recuperación económica y sacudiendo a los inversores globales.

El plan contempla recortes de gastos en 10 años pero no menciona nuevos impuestos, la creación de una poderosa nueva comisión del Congreso para recomendar un paquete de reducción de déficit para fines de noviembre y elevar el límite de endeudamiento estadounidense hasta el 2013.

Fue difícil identificar a los ganadores en una amarga lucha que pareció llegar finalmente a una conclusión tras un compromiso de acuerdo el domingo.

Obama tuvo que aceptar recortes de gastos más profundos a los que quería y tendrá que defenderlos en su base liberal durante su campaña para la reelección en el 2012, pero podría ganar puntos con los moderados e independientes que necesita para ganar un segundo periodo en la Casa Blanca.

John Boehner, el máximo republicano, obtuvo los recortes que pedía sin incrementos inmediatos de impuestos, pero tuvo que luchar con la imagen de ser inflexible y cautivo del ala de su partido Tea Party.

Los estadounidenses, ansiosos por reducir la tasa de desempleo del 9,2 por ciento, se sintieron altamente frustrados ante el encendido debate político.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below