26 de julio de 2011 / 5:47 / en 6 años

Obama insta a un acuerdo para evitar un impago "imprudente"

WASHINGTON (Reuters) - El presidente estadounidense, Barack Obama, instó el lunes por la noche a líderes republicanos y demócratas a que logren un compromiso sobre elevar el límite de endeudamiento para evitar una “imprudente e irresponsable” suspensión de pagos.

El presidente estadounidense, Barack Obama, instó el lunes por la noche a líderes republicanos y demócratas a que logren un compromiso sobre elevar el límite de endeudamiento para evitar una "imprudente e irresponsable" suspensión de pagos. En la imagen, Obama durante un discurso a la nación desde la Casa Blanca, el 25 de julio de 2011. REUTERS/Jim Watson/Pool

En un discurso a la nación, Obama detalló las consecuencias económicas de un impago o incluso de una bajada en la calificación crediticia como resultado de no lograr un acuerdo para elevar el tope de endeudamiento del Gobierno desde los 14,3 billones de dólares y reducir el déficit presupuestario.

“Incumplir nuestras obligaciones es un resultado imprudente e irresponsable de este debate. Nos arriesgamos a desencadenar una profunda crisis económica, causada casi enteramente por Washington”, dijo el mandatario.

Obama instó al compromiso para reducir el déficit en 4 billones de dólares y compartir la carga de los recortes a partes iguales a poco más de una semana del plazo del 2 de agosto para elevar el límite del endeudamiento.

El estancamiento del debate y los diferentes planes presentados por líderes republicanos y demócratas, que dejan de manifiesto la brecha ideológica del dividido Congreso, han elevado el riesgo de una bajada en la calificación crediticia y una suspensión de pagos nacional.

El punto muerto ha asustado a los inversores de todo el mundo, presionando a la baja a las acciones y al dólar, además de impulsar al oro a un máximo histórico, pero no desató la liquidación que algunos políticos de Washington temían tras el fracaso de las negociaciones del fin de semana.

Obama advirtió que el primer impago en la historia de Estados Unidos afectará directamente la vida de los ciudadanos comunes, porque el Gobierno no podrá pagar cuentas que incluyen los cheques mensuales de la seguridad social, los beneficios a veteranos militares y los contratos gubernamentales con miles de negocios.

“Les dije a los líderes de ambos partidos que deben lograr un compromiso en los próximos días que puedan aprobar ambas Cámaras del Congreso, un compromiso que yo pueda firmar”, señaló Obama.

“El pueblo estadounidense puede que haya votado por un Gobierno dividido, pero no votaron por un Gobierno disfuncional”, añadió.

El mandatario reprendió a algunos republicanos por insistir en un enfoque de “sólo recortes” y por oponerse al llamamiento de la Casa Blanca a las compañías e individuos más ricos del país para que abandonen sus exenciones impositivas.

En su respuesta, el principal republicano del Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, reiteró la objeción de su partido al plan propuesto por Obama.

“La triste verdad es que el presidente quería un cheque en blanco hace seis meses y quiere un cheque en blanco ahora. Eso no sucederá”, afirmó Boehner.

JUGANDO CON FUEGO

“Están jugando con fuego y podrían quemarse. No comprometerse podría ponernos en un territorio desconocido y peligroso en un momento muy delicado para la economía mundial”, dijo Carlos Vegh, profesor de economía de la Universidad de Maryland.

Uniéndose a un creciente coro de preocupación global, el Fondo Monetario Internacional instó a Estados Unidos a una rápida acción sobre su deuda para evitar secuelas negativas amplias.

Una nota crediticia menor podría elevar los costes de endeudarse no sólo para el Gobierno de Estados Unidos, sino también para otros países, compañías y consumidores porque los bonos del Tesoro estadounidense son referenciales contra los que se miden muchos préstamos.

Obama y los líderes del Congreso han intentado tranquilizar a los mercados globales de que el país será capaz de cumplir con su deuda y con otras obligaciones después del 2 de agosto, cuando Estados Unidos se quedará sin dinero para pagar todas sus cuentas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below