22 de julio de 2011 / 19:03 / hace 6 años

Las grandes empresas japonesas de tecnología intentan resurgir

TOKIO (Reuters) - Los principales fabricantes de electrónica para el consumo de Japón esperan presentar un desplome en los beneficios entre abril y junio por el terremoto de marzo, pero la atención se dirige hacia si podrán cumplir los pronósticos de una rápida recuperación, dada la fragilidad de la economía global.

Las estimaciones muestran que Panasonic y Sharp podrían presentar un trimestre en números rojos, mientras que Nintendo tendría un beneficio operativo de 10 millones de yenes (89,18 millones de euros). Sony y Canon también esperan hacer públicas grandes caídas en sus beneficios trimestrales.

La mayoría de grupos de electrónica ha pronosticado que los beneficios permanecerán planos o tendrán un pequeño descenso en el año hasta marzo de 2012, y haciendo hincapié en los pronósticos de gran crecimiento una vez que cesen las dificultades de producción causadas por el desastre del seísmo.

Pero las dudas sobre las previsiones para el resto del año están aumentando junto con el renovado ascenso del yen frente al dólar y el euro, que se ha visto impulsado por la inquietud sobre la deuda pública.

“Las preocupaciones han pasado ahora del lado de la oferta al de la demanda”, afirmó Yoshiharu Izumi, analista de JP Morgan en Tokio. “Es un asunto macroeconómico. La fortaleza del yen no es demasiado preocupante, el problema es la demanda final de productos”.

Los consumidores de Europa y EEUU siguen pesimistas y los economistas están recortando los pronósticos de crecimiento. La confianza de los consumidores estadounidenses han caído a mínimos de dos años y medio en julio, mientras que las preocupaciones sobre la deuda pública y las medidas de austeridad de los gobiernos están limitando la demanda en muchas partes de Europa.

En China, su menguado sector industrial también ha despertado inquietudes.

En Japón, el sentimiento de los consumidores está mejorando lentamente tras desplomarse el 11 de marzo por el terremoto y tsunami que mató al menos a 15.000 personas e inició una larga crisis nuclear en la planta de Fukushima, al norte de Tokio.

La reciente demanda de televisores que provocó esta semana el fin de la emisión analógica en Japón también ayudará a Sharp, cuyas ventas se centran en el mercado nacional.

Las acciones de la mayoría de compañías tecnológicas de Japón se desplomaron por el terremoto.

El índice Nikkei ha bajado un 4 por ciento desde el 10 de marzo, la víspera del terremoto. En comparación, Canon, que aseguró que su producción volvería a la normalidad entre julio y septiembre, se ha recuperado hasta situarse sólo un 2,5 por ciento por debajo del cierre del 10 de marzo.

En el mismo período, Panasonic ha perdido un 15 por ciento, y Sharp, un 10, pero los grandes perjudicados han sido Sony y Nintendo, que cayeron un 28 y 35 por ciento, respectivamente.

Ambos encaran problemas no relacionados con el terremoto, y algunos analistas citan el malestar provocado por los posibles costes que tendrá para Sony el incidente de pirateo masivo que sufrió a principios del trimestre, así como las pertinaces pérdidas de su división de televisores.

Las ventas de la consola portátil 3DS de Nintendo han sido menores de lo esperado, y las dudas sobre el interés de un sucesor para la consola de sobremesa de Wii han desalentado a los inversores de la compañía de videojuegos radicada en Kyoto.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below