20 de julio de 2011 / 19:48 / hace 6 años

La Casa Blanca se abre a una extensión de la deuda a corto plazo

WASHINGTON (Reuters) - La Casa Blanca dio un giro el miércoles al sugerir que el presidente Barack Obama podría apoyar una extensión de corto plazo sobre el límite de endeudamiento de Estados Unidos, siempre que forme parte de un acuerdo más amplio para reducir el déficit a largo plazo.

El cambio de postura se produce al día siguiente de que un ambicioso plan de reducción de déficit, revelado el martes por un grupo de senadores conocido como el “Grupo de los Seis”, ofreciera un hálito de esperanza en un panorama cada vez más sombrío que amenaza la nota crediticia “AAA” que tiene Estados Unidos.

“Creemos que una extensión de corto plazo sin un acuerdo más amplio es inaceptable. Si ambas partes se comprometen a algo significativo, apoyaremos las medidas necesarias para finalizar los detalles”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jim Carney.

Previamente, Obama había dicho que no firmaría una extensión de corto plazo en el techo de endeudamiento.

Las declaraciones de Carney parecen demostrar la urgencia del Gobierno por llegar a un acuerdo cuando se acerca el 2 de agosto, fecha en la que el Tesoro se quedaría sin fondos para seguir operando.

Frente al inminente plazo para evitar un impago, los legisladores demócratas y republicanos trabajaban el miércoles para combinar elementos de un plan para elevar el límite de la deuda con una propuesta que satisfaga a los mercados para recortar el déficit.

El Congreso debe aprobar un incremento del límite del endeudamiento de 14,3 billones de dólares (10,1 billones de euros) para el 2 de agosto o el Gobierno se quedará sin liquidez para cumplir con sus compromisos. Republicanos y demócratas acordaron que los recortes del gasto deben acompañar a un incremento del endeudamiento, aunque no han sido capaces de estipular los detalles.

ROMPIENDO ESTANCAMIENTO

Las conversaciones de la Casa Blanca sobre un trato amplio para la reducción del déficit se estancaron en torno al tema de los aumentos del gasto, que los republicanos todavía descartan.

El presidente Barack Obama se reunía posteriormente con los líderes demócratas del Senado y de la Cámara de Representantes para discutir el progreso de las negociaciones de la deuda, dijo la Casa Blanca. Posteriormente, recibiría a los líderes republicanos, informó la Casa Blanca.

Los legisladores han tenido problemas para encontrar una solución y no hay un plan único. La mejor opción sigue siendo una de las primeras alternativas consideradas como un “plan B”, que consiste en transmitir la responsabilidad, la autoridad y potencialmente la culpa por el incremento del límite de la deuda a Obama.

Esto puede no bastarle a Wall Street. El estancamiento de las conversaciones ha sacudido a los mercados globales, y las agencias de calificación han advertido que incluso si los legisladores suben el límite de la deuda oportunamente, la nota crediticia que tiene Estados Unidos, la más alta, todavía estaría bajo presión, si no se alcanza un plan integral para la reducción del déficit.

Los líderes del Congreso están estudiando el plan del “Grupo de los Seis” como forma de superar el estancamiento de las conversaciones.

Una propuesta más modesta puede ser necesaria para evitar un impago el 2 de agosto, pero el proyecto de 3,75 billones de dólares del “Grupo de los Seis” podría ayudar a los legisladores a alcanzar un plan más amplio después de esta fecha.

Las reacciones iniciales fueron positivas. Obama expresó el martes que el plan era “un paso muy significativo” y urgió a los líderes del Congreso a comenzar a discutirlo. Senadores de ambos partidos lo acogieron mientras que líderes republicanos en la Cámara aseguraron que contenía algunos elementos positivos.

Los inversores dieron la bienvenida al plan el martes, impulsando bruscamente los precios de los bonos a 30 años y ayudando también a las acciones. Pero el miércoles, los precios de los bonos cayeron cuando Wall Street se dio cuenta de que queda un largo trecho por delante.

Un analista de Fitch señaló que el aparente avance es alentador y afirmó que la credibilidad del plan bipartidista es tan importante como el total de los recortes.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below