18 de julio de 2011 / 19:14 / en 6 años

Obama quiere un gran acuerdo de deuda, pero estudia un plan B

WASHINGTON (Reuters) - El presidente estadounidense, Barack Obama, querría un paquete significativo de reducción de déficit, pero está explorando una alternativa con los líderes del Congreso para evitar una suspensión de pagos a partir del 2 de agosto, dijo el lunes la Casa Blanca.

El presidente estadounidense, Barack Obama, querría un paquete significativo de reducción de déficit, pero está explorando una alternativa con los líderes del Congreso para evitar una suspensión de pagos a partir del 2 de agosto, dijo el lunes la Casa Blanca. En la imagen, el presidente de EEUU, Barack Obama, camina en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, en Washington, antes de anunciar la nominación de Richard Cordray como primer Director de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, el 18 de julio de 2011. REUTERS/Larry Downing

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que aunque Obama preferiría el mayor paquete posible, está considerando una válvula de seguridad para lograr elevar el límite de endeudamiento para el 2 de agosto, cuando el Gobierno se quedará sin fondos para pagar sus cuentas.

“Debemos buscar una opción alternativa o, si lo prefieren, de último momento”, dijo Carney. “Se han estado celebrando conversaciones sobre eso”, afirmó.

Carey dijo además que debería haber un mecanismo para asegurar que Estados Unidos no incurra en un incumplimiento de sus obligaciones de deuda.

El estancamiento en las conversaciones sobre la deuda en Washington, sumado a los problemas de deuda en Europa, están poniendo nerviosos a los mercados financieros en todo el mundo por temor a una crisis global. Los precios de las acciones cayeron y los del oro se dispararon hasta un máximo histórico de 1.600 dólares por onza a medida que los inversores buscaban refugio en el metal.

Obama, que fijó para el viernes la fecha límite para que los legisladores alcancen un acuerdo sobre el límite del endeudamiento, se reunió el domingo en secreto en la Casa Blanca con líderes republicanos, pero no logró avances, según fuentes republicanas.

Brendan Back, portavoz del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, el republicano de mayor rango, dijo que el número dos de Boehner, Eric Cantor, también había participado en la reunión.

Refiriéndose a la legislación republicana que será votada esta semana, Back dijo: “Creemos que el corte, el límite y el equilibrio son el mejor camino a seguir y esperamos que la Cámara de Representantes lo vote mañana (martes)”.

La Casa Blanca ha criticado el “corte, límite y equilibrio”, que establece que cualquier incremento en el límite del endeudamiento incluya recortes de gasto y topes, además de una enmienda de equilibrio presupuestario.

La Casa Blanca dijo que Obama vetaría la propuesta, si fuera aprobada.

“El proyecto debilitaría la capacidad del Gobierno de cumplir con sus compromisos básicos con los mayores, las familias de clase media y los más vulnerables, mientras reduce nuestra capacidad de invertir en nuestro futuro”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

A medida que se aproxima la fecha límite para ampliar el tope de endeudamiento, republicanos y demócratas trabajaban en un plan alternativo para evitar una moratoria de consecuencias potencialmente catastróficas.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, mantenía su optimismo.

“A pesar de lo que oyen, la gente se está acercando cada vez más”, dijo Geithner, que se reunió el viernes con los principales republicanos de la Cámara de Representantes, a la televisora CNBC. “Ya han visto que los líderes del partido Republicano (...) han sacado la suspensión de pagos de la mesa. Eso es alentador”.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, presentó un plan que daría a Obama la autoridad para elevar el límite de endeudamiento y quitarle presión política a los republicanos. Una versión modificada podría discutirse esta semana en el Senado de mayoría demócrata.

El complejo plan de McConnell para elevar el tope de endeudamiento en tres etapas ganó relevancia después de que se estancaran los esfuerzos para lograr un acuerdo más amplio para la reducción del déficit.

Demócratas y republicanos, que tienen la mira puesta en las elecciones de 2012, están atrincherándose en sus posiciones sobre impuestos y programas como la seguridad social o la asistencia médica para los ancianos.

Los demócratas quieren que cualquier fórmula para reducir el déficit incluya aumentos de impuestos. Los republicanos dicen que eso lastimaría la frágil recuperación económica y han atacado los programas sociales que los demócratas han prometido defender.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below