14 de julio de 2011 / 13:27 / en 6 años

El Senado italiano aprueba el plan de austeridad

ROMA (Reuters) - El austero presupuesto italiano superó el jueves su primer escollo parlamentario, pero la oposición dice que el Gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi está dañado y debería dimitir después de que sea finalmente aprobado.

El austero presupuesto italiano valorado en casi 48.000 millones de euros fue aprobado por la cámara alta el jueves, superando su principal escollo parlamentario. En la imagen, vista del Senado italiano durante el debate del plan de austeridad, en Roma, el 14 de julio de 2011. REUTERS/Tony Gentile

El paquete a cuatro años ha sido aumentado a casi 48.000 millones de euros, desde los 40.000 millones anteriores, en las últimas 24 años, y pretende equilibrar el presupuesto para 2014.

El plan fue aprobado por el Senado por 161 votos a favor, 135 en contra y tres abstenciones. El plan ahora pasará a la cámara baja, donde se espera que se vote el viernes por la tarde, tras lo cual se convertiría en ley.

Italia ha evitado lo peor de la crisis financiera gracias a fuertes controles sobre el gasto público, un sistema bancario conservador y un alto nivel de ahorro privado.

Pero dado que Grecia e Irlanda tienen los dos problemas, los mercados se han puesto nerviosos por un nivel de deuda pública que está entre los más elevados del mundo, con un 120 por cien del Producto Interior Bruto.

La delicada posición de Italia quedó subrayada por una subasta de bonos horas antes de la votación en la que el Tesoro se las apañó para vender 4.970 millones de euros de papeles a largo plazo, pero sólo ofreciendo un gran rendimiento, algo que los analistas dijeron que era insostenible.

En un discurso en el Senado poco antes de la votación, el ministro de Economía, Giulio Tremonti, dijo que Europa necesitaba una solución política frente a la crisis de deuda porque ningún país estaría libre de sufrir consecuencias calamitosas.

“Ninguno debería tener la ilusión de la salvación individual. Al igual que el Titanic, ni siquiera los pasajeros de primera clase se salvaron”, dijo, en referencia a las economías más fuertes de Europa.

La oposición votó contra la medida, pero no presentó enmiendas ni llevó a cabo ninguna táctica filibustera, en un intento de mostrar a los votantes que está actuando con responsabilidad para superar la crisis.

Para subrayar su decisión, el gobierno pidió un voto de confianza sobre la medida para agilizar el trámite.

Los mercados de bonos han atacado a Italia, la tercera economía de la zona euro, por las dudas sobre su capacidad para sostener una de las cargas de deuda más pesadas del mundo y temores de que está viéndose absorbida por una crisis de deuda más amplia.

COSTES INSOSTENIBLES

La subasta del jueves fue considerada una prueba vital sobre la capacidad de Italia para acceder a los mercados de bonos y seguir refinanciando una montaña de deuda equivalente a un 120 por cien del Producto Interior Bruto, por detrás de Grecia en la eurozona.

Pero mientras que se vendieron casi todos los bonos, los analistas dijeron que el incremento de los costes sería insostenible a largo plazo.

El consenso político sobre las medidas para recortar la deuda ayudaron a principios de este semana a calmar a los mercados, que se recuperaron tras sufrir grandes pérdidas la semana pasada y a principios de esta.

El Partido Democrático (PD), el mayor grupo de la oposición, ha exigido la dimisión del Gobierno de Berlusconi, alegando que es demasiado débil para hacer frente a la tormenta de los mercados.

Pero en lugar de abogar por unas elecciones anticipadas de inmediato, el PD y otras fuerzas de la oposición han sacado la idea de un gobierno de transición para liderar el país hasta las elecciones, previstas para 2013.

Berlusconi, que se ha negado a dimitir pese a juicios por corrupción y un escándalo sexual, ha salido contusionado de la crisis financiera de esta semana, durante la que ha mantenido en un segundo plano.

Tras atacar a Tremonti en una entrevista a un periódico la semana pasada, lo que subrayó las persistentes divisiones en el seno del gabinete, aún no ha aparecido en público para hablar sobre el revuelo en los mercados. Sólo ha sacado un comunicado el martes.

Considerado por los inversores internacionales como garante de la estabilidad económica de Italia, la posición de Tremonti parece haberse reforzada desde el revuelo en los mercados, pese a su tensa relación con Berlusconi.

La oposición ha exigido que Berlusconi no desempeñe ningún papel en un gobierno de transición y Tremonti ha sido citado como posible miembro de ese gabinete, quizás incluso como primer ministro.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below