29 de junio de 2011 / 13:22 / hace 6 años

El Parlamento griego aprueba las medidas de austeridad

ATENAS (Reuters) - Los legisladores griegos aprobaron el miércoles el primero de dos proyectos de ley de austeridad exigidos por los prestamistas internacionales, mientras la policía lanzaba bombas lacrimógenas en las calles para contener a manifestantes que atacaron el Ministerio de Finanzas.

Los legisladores griegos aprobaron el miércoles el primero de dos proyectos de ley de austeridad exigidos por los prestamistas internacionales, mientras la policía lanzaba bombas lacrimógenas en las calles para contener a manifestantes que atacaron el Ministerio de Finanzas. En la imagen, un manifestante detenido por la policía antidisturbios en Atenas, el 29 de junio de 2011. REUTERS/John Kolesidis

La legislación sobre alzas de impuestos, metas de gasto y privatizaciones fue aprobada por 155 votos contra 138, allanando el camino para la segunda votación del jueves de un proyecto separado sobre la aplicación de medidas presupuestarias individuales y la privatización de activos estatales específicos.

Cinco legisladores se abstuvieron en la votación del miércoles y dos estuvieron ausentes.

Ambos planes deben ser aprobados para que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional suministren un tramo vital de 12.000 millones de euros que el Gobierno del primer ministro Georgios Papandreu necesita para que el país pueda hacer frente a sus compromisos de deuda.

“Ahora es el momento de avanzar en el desafío histórico, mirar al futuro y asegurar a las nuevas generaciones”, dijo al Parlamento antes de la votación.

Pese a sus dudas, la diputada Elsa Papadimitriou desafió a su Partido Nueva Democracia, que se opone al plan, y votó a favor del paquete, compensando la posición del diputado Panagiotis Kouroublis, un rebelde del partido oficial PASOK que votó en contra y que fue inmediatamente expulsado del partido.

“Es el desafío y la decisión más importante de mi vida política”, dijo Papadimitriu antes de la votación. “(Votaré) sí y espero que el Gobierno no me decepcione”, dijo.

A medida que los diputados debatían las medidas, la policía se enfrentaba a miles de manifestantes en las calles a pocos metros del Parlamento, empujando la barreras de metal instaladas para proteger el recinto.

“Policías, cerdos, asesinos”, coreaba la multitud en insultos contra la policía antidisturbios que disparaban gases lacrimógenos para dispersarlos.

A medida que crecía la violencia, un grupo de manifestantes atacó el cercano edificio del Ministerio de Hacienda antes de ser contenido por la policía.

Varios manifestantes, utilizando escaleras, irrumpieron en el primer piso de un edificio de oficinas en la Plaza Syntagma e intentaron incendiarlo, señalaron testigos.

Médicos entre los manifestantes dijeron que habían atendido al menos a 25 personas por lesiones menores y a 192 personas por problemas respiratorios en los alrededores de la estación del metro de Syntagma.

Las medidas exigidas por los prestamistas internacionales como condición para que continúe el respaldo financiero a Grecia han generado un enorme malestar entre los griegos, que luchan contra la recesión más profunda desde los años 1970 y que ahora ven que vendrán años de severa austeridad.

RIESGOS DE SEGUNDA VOTACIÓN

Incluso con la aprobación del miércoles, se mantiene el riesgo de que los legisladores puedan rechazar el detalle de las medidas de austeridad en la votación del jueves para aplicar los diferentes elementos del programa, como las alzas de impuestos y las ventas de activos del Estado.

Mihalis Tzelepis, un diputado del partido PASOK de Papandreu, dijo que aunque respaldaría el plan básico de austeridad, aún tenía serias reservas y no estaba seguro sobre cómo votaría el segundo proyecto.

“¿Habrá alguna manera de compensar a las familias por el incremento en el combustible de calefacción? ¿Habrá exenciones en agricultura para ayudar a que sea competitiva? Estoy esperando respuestas para saber lo que haré con la ley de aplicación”, afirmó.

En el encendido debate parlamentario, los opositores al plan dijeron que el programa apenas demoraba lo inevitable y que no haría nada para resolver los problemas subyacentes de Grecia.

“En tres meses, cuando veamos que sucede más de lo mismo, ¿cuáles serán los argumentos entonces?”, se preguntó Alexis Tsipras, líder de la coalición izquierdista SRIZA. “Los griegos están diciendo no a estas medidas catastróficas (...) uno no puede ir muy lejos cuando se tiene a toda la gente en contra”, acotó.

Los socios de Grecia en la zona euro han insistido en que ambas legislaciones deberán ser aprobadas para que se suministre la nueva financiación a Atenas, pero las perspectivas de una crisis financiera global que podría seguir a un incumplimiento de pago de la deuda de Grecia podría generar cierta flexibilidad.

Si el segundo paquete es aprobado, los ministros de Finanzas de la zona euro deberían aprobar el tramo de asistencia durante un encuentro en Bruselas el domingo, y luego lo haría el FMI el 5 de julio.

La atención se mudará entonces a un segundo paquete de rescate financiero que se espera sea del mismo tamaño del primero, que incluiría unos 30.000 millones de euros de participación del sector privado mediante una reprogramación voluntaria de la deuda existente.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below