28 de junio de 2011 / 15:19 / en 6 años

Rajoy dice que España pide un adelanto electoral

El líder del principal partido de la oposición española, Mariano Rajoy, reiteró el martes su petición de un adelanto electoral durante la celebración de un debate sobre el Estado de la Nación centrado en la crisis económica. En la imagen, Mariano Rajoy durante el debate el 22 de junio de 2011 en el Parlamento.Andrea Comas

MADRID (Reuters) - El líder del principal partido de la oposición, Mariano Rajoy, reiteró el martes su petición de un adelanto electoral durante la celebración de un debate sobre el Estado de la Nación centrado en la crisis económica.

El presidente del Partido Popular emplazó al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, a que adelante los comicios legislativos previstos para marzo de 2012, argumentando que la difícil situación económica que vive España y que ha dejado en el paro a uno de cada cinco trabajadores no puede esperar.

"No me diga nadie que unos pocos meses no van a ninguna parte, porque no es verdad", dijo Rajoy ante el pleno del Congreso de los Diputados.

Zapatero, que no había hecho referencia a un posible adelanto electoral en su intervención matutina, ha mostrado su intención de agotar la legislatura para concluir un programa de reformas con el que espera que el país crezca un 1,3 por ciento para el conjunto de 2011.

"Cuantos más días dejemos pasar, tendremos más paro, más deuda, más dificultades y más desánimos", añadió Rajoy, tras recordar los datos del paro, la deuda pública, el número de hogares con todos sus integrantes en paro o el cierre de empresas en el último año.

España está en su tercer año de contracción económica o de un crecimiento muy moderado, y la crisis de deuda generada por Grecia ha llevado a temores de que el país pueda caer en la red de los rescates a la que ya han sucumbido Portugal e Irlanda.

"Hemos pasado de codearnos con los mejores al furgón de cola de los más tristes", dijo Rajoy.

El Partido Popular, en la oposición desde hace siete años, encabeza los sondeos de cara a unas elecciones generales que dan como claros perdedores a los socialistas, cuyos apoyos entre la opinión pública se han visto lastrados por la gestión de la crisis económica.

Zapatero, que afronta su último debate tras su anuncio de que no será el candidato socialista a los comicios, rechazó los argumentos del líder de la oposición - algunos de los cuales consideró falsos - y le reprochó la falta de apoyos al Gobierno, que ha aprobado en el último año reformas impopulares como la de las pensiones o la de la negociación colectiva.

"No parece muy difícil pedir elecciones, pero sí es difícil presentar alguna idea alternativa, alguna reforma (..) alguna concreción sobre cuáles son sus posiciones", dijo Zapatero, que por la mañana aseguró que España intensificará notablemente su ritmo de crecimiento económico en la segunda mitad del año gracias al sector exterior y al turismo.

PROPUESTA DE PACTO DE CIU

El portavoz de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, propuso un pacto de estado de medidas económicas y el adelanto de las elecciones al otoño para terminar una legislatura que consideró "agotada".

La propuesta del nacionalista catalán incluye tres puntos: un pacto por el empleo con reforma de las políticas activas, de la negociación colectiva y la adopción de medidas de fomento del empleo; medidas de liquidez para la economía; y medidas de estabilidad para la administración.

"La propuesta de CiU siempre es el pacto", señaló Durán i Lleida. "¿Qué ganamos? Primero confianza y segundo ganamos el tiempo para salir antes de esta crisis. Si nadie es capaz de reformar las leyes para que el paro se reduzca, la indignación es obligada".

A diferencia del PP y CiU, el PNV no pidió un adelanto electoral, y advirtió de las consecuencias que podría tener para España actuar como lo hicieron la izquierda y la derecha en Portugal.

"Los mismos que se opusieron a las medidas de ajuste que podían haber impedido la intervención, se dedican a gestionar el rescate que no quisieron evitar, aplicando unas medidas muchos más despiadadas que las que en su día rechazaron", afirmó su portavoz, Josu Erkoreka.

El nacionalista vasco se mostró "satisfecho" con el cumplimiento de la mayoría de acuerdos presupuestarios que supusieron su apoyo a las cuentas públicas de 2011. Erkoreka aprovechó para advertir a Zapatero que su apoyo a los presupuestos de 2012 dependerá de que se cumplan "íntegramente" estos acuerdos.

El último grupo que intervino fue Izquierda Unida-Esquerra Republicana-ICV, uno de cuyos portavoces, Gaspar Llamazares, acusó al presidente de haber dado la espalda a las políticas de izquierda, "con un giro a la derecha que le ha convertido en el protagonista de Moby Dick a la caza, no de la ballena, sino de la confianza de los mercados".

Llamazares advirtió al presidente español que, seguir con su actual política económica puede suponer "más crisis", "estancamiento" y "desigualdad". Asimismo le sugirió que se someta a una moción de confianza, en lugar de adelantar las elecciones.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below