24 de junio de 2011 / 5:27 / hace 6 años

Grecia pacta con la UE y el FMI su plan de austeridad

Grecia obtuvo el consentimiento de prestamistas internacionales para su plan de austeridad a cinco años, con el que intenta evitar una suspensión en el pago de su deuda, dijeron fuentes oficiales el jueves. En la imagen, el primer ministro griego, Georgios Papandreu durante la cumbre de la UE en Bruselas, el 23 de junio de 2011. REUTERS/Thierry Roge

ATENAS/BRUSELAS (Reuters) - Grecia obtuvo el consentimiento de prestamistas internacionales para su plan de austeridad a cinco años, con el que intenta evitar una suspensión en el pago de su deuda, dijeron fuentes oficiales el jueves.

Al mismo tiempo, el primer ministro se comprometió a impulsar reformas económicas radicales en el parlamento de Atenas.

Tras un día de arduas discusiones en Atenas, el nuevo ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, logró un acuerdo con los inspectores de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional sobre alzas adicionales de impuestos y recortes de gasto para cerrar una brecha de financiación de 3.800 millones de euros.

Un portavoz del Gobierno dijo que Grecia concluyó sus conversaciones con la UE y el FMI sobre el plan de austeridad y presentará una legislación al parlamento la próxima semana.

“Acabo de conversar con el ministro de Finanzas, quien informó que las discusiones entre el Gobierno y la troika (UE, FMI, BCE) se han completado y que avanzamos para una aprobación del parlamento la próxima semana” dijo a Reuters el portavoz Elias Mossialos durante una cumbre de la UE en Bruselas.

Los líderes europeos reunidos en Bruselas, en tanto, insistieron en profundos recortes de gasto para que Atenas reciba fondos que le eviten un impago.

Al mismo tiempo, los gobiernos de la zona euro trataban de doblegar a los bancos y aseguradoras europeas para que mantengan su exposición a la deuda soberana griega cuando sus bonos venzan, como parte de un posible segundo rescate financiero a Atenas.

Venizelos quiere cambiar algunas medidas ya acordadas por Grecia con la UE, el FMI y el BCE este mes y presentar un paquete un poco menos duro al Parlamento griego para que este lo apruebe el 28 de junio. Pero las reformas implican que Atenas incumplirá las expectativas de austeridad.

“Hay una brecha de 3.800 millones de euros fuera del paquete total de 28.000 millones que debe discutirse con la ‘troika’”, dijo a Reuters un legislador antes de confirmarse que se había alcanzado un acuerdo con el UE, el FMI y el BCE.

Atenas aceptó un plan de austeridad de cinco años para ahorrar 28.300 millones de euros con recortes de gastos y alzas de impuestos.

Las autoridades dicen que Venizelos, que promete un sistema impositivo más justo, quiere dar marcha atrás a sus planes de rebajar el umbral para el cobro del impuesto a la renta y elevar el impuesto al combustible de calefacción.

Una fuente de la UE dijo que, aunque la zona euro no estaba en general en contra de los cambios al paquete, tales alteraciones debían ser respaldadas por alternativas creíbles de financiación.

Es mucho lo que está en juego, con señales de desaceleración en la economía europea incluso sin la amenaza de una suspensión de pagos de Grecia y el contagio que ello acarrearía.

Los líderes de la UE que se reúnen en Bruselas le dirán al primer ministro Georgios Papandreu que liberarán los próximos 12.000 millones de euros de emergencia el 3 de julio para evitar que Atenas se quede sin dinero, siempre y cuando el Parlamento griego apruebe las reformas económicas clave en una votación crucial la semana que viene.

AYUDAR A GRECIA SI ELLA SE AYUDA

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, dijo que Europa estaba dispuesta a ayudar a que Grecia vuelva a crecer, “pero lo primero es que Grecia debe ayudarse a sí misma, de manera que los otros europeos puedan ayudar a Grecia. Ese es el mensaje final”.

Aunque Papandreu ha expresado su confianza en la votación de la próxima semana en público, la primera ministra eslovaca, Iveta Radicova, dijo que su colega griego había manifestado sus dudas en una conferencia telefónica privada el miércoles.

“Papandreu tiene serias dudas sobre si las medidas necesarias serán aprobadas por el Parlamento”, dijo Radicova a la comisión de Asuntos Europeos del Parlamento de su país.

La crisis griega dominará la cuarta cumbre de la UE de este año, dado que los 27 líderes andan a tientas buscando una solución a los problemas de deuda que han obligado a Grecia, Irlanda y Portugal a pedir rescates.

No se esperan decisiones formales sobre Grecia en el encuentro, pero la reunión será observada intensamente por los mercados financieros en busca de cualquier mensaje sobre si creen que el plan de la UE puede funcionar. Se espera que los líderes acuerden una declaración sobre Grecia durante una cena el jueves.

Pero los inversores son escépticos. El coste de asegurar la deuda griega a cinco años de una moratoria o Credit Default Swaps (CDS) subió 138 puntos básicos a 2.025 puntos, según datos de la firma Markit, lo que implica más del 80 por ciento de probabilidades de impago en ese periodo.

El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, subrayó el miércoles que está en juego mucho más que el futuro de Grecia.

“Si se fracasara en resolver esa situación, representaría una amenaza para el sistema financiero europeo, el sistema financiero global y la unidad política europea, especulo, también”, declaró.

Una suspensión de pagos griega obligaría a los bancos y gobiernos de Europa a asumir grandes pérdidas, se propagaría a otras naciones de la zona euro y eventualmente podría hundir a la economía del mayor bloque comercial del mundo de nuevo en la recesión.

-- Gráfico de crisis deuda Europa: r.reuters.com/hyb65p

-- Mapa interactivo exposición bancos: r.reuters.com/max89r

BUSCAN QUE LOS BANCOS SE IMPLIQUEN

Incluso si Grecia logra convencer a la UE y al FMI de que está absolutamente comprometida con hacer los ajustes presupuestarios que le exigen, solo podría ganar algo de tiempo ya que según los economistas, Atenas tendrá que suspender sus pagos finalmente.

Grecia aceptó un paquete de préstamos de la UE y el FMI por 110.000 millones de euros en mayo de 2010 y ahora necesita un segundo rescate similar para cumplir con sus obligaciones financieras hasta finales de 2014, cuando pretende volver a los mercados de deuda para financiarse.

Estados miembros de la zona euro, liderados por Alemania, insisten en que un segundo paquete debe incluir la participación del sector privado.

Pero las agencias calificadoras dicen que incluso si los privados aceptan una refinanciación voluntaria se considerará una “suspensión de pagos selectiva”, lo que podría generar una reacción en cadena de desconcierto en los mercados.

“Estamos trabajando en una solución basada en la refinanciación voluntaria y espero que esto no genere una suspensión de pagos”, dijo Rehn, explicando que parte del objetivo es sostener discusiones a nivel nacional de manera que se alcance un acuerdo voluntario.

El miércoles, bancos y aseguradoras de Alemania, Francia, España y Bélgica fueron contactados por sus respectivas autoridades nacionales para que refinancien los bonos griegos en su poder de manera voluntaria cuando estos venzan, dijeron fuentes de banca y gobiernos.

Una fuente financiera dijo que el grupo bancario franco-belga Dexia está preparado para refinanciar su exposición a la deuda griega, la mayor entre los bancos belgas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below