19 de junio de 2011 / 9:25 / hace 6 años

Los griegos protestan y casi la mitad se opone a las reformas

ATENAS (Reuters) - Miles de griegos marcharon el sábado hasta el Parlamento en Atenas, en un despliegue de la ira pública después de que el primer ministro Georgios Papandreu prometiera continuar con la campaña de austeridad a la que según un sondeo se opone la mitad del país.

En una iniciativa para reducir la disensión en su Partido Socialista, Papandreu cesó el viernes al ministro de Finanzas George Papaconstantinou, autor de un nuevo programa de austeridad de cinco años que ha desatado semanas de protestas.

El recambio coincidió con la promesa de Francia y Alemania de continuar financiando a Atenas, una decisión que podría dar a Grecia y a sus aliados de la zona euro más tiempo para evitar una caótica cesación de pagos, incluso aunque existan dudas sobre su solvencia a largo plazo.

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) impusieron las reformas como condición para un nuevo rescate financiero estimado en 120.000 millones de euros (170.000 millones de dólares), el cual deberá ser financiado por Grecia a partir del 2014.

Alrededor de 5.000 manifestantes del grupo comunista PAME marcharon hacia la plaza Syntagma de Atenas - donde se produjeron actos de violencia anteriormente en la semana - y cantaron eslóganes como “Las medidas de austeridad nos están matando”.

Activistas franceses también actuaron con un títere de tres metros que representaba a la Justicia ensangrentada bailando al ritmo de los tambores, un gesto de solidaridad con los manifestantes griegos que han acampado en la plaza durante tres semanas.

“¿Qué ha cambiado con la renovación de gabinete? Nada”, dijo Costas, estudiante de 22 años que ha estado acampando en la plaza desde comienzos de mes. “No pensamos irnos a menos que retiren las medidas”, declaró.

Un sondeo realizado antes del cambio mostró que el 47,5 por ciento de los encuestados querían que el parlamento rechazase el paquete de reformas y que se celebrasen elecciones en Grecia.

Sólo un tercio, un 34,8 por ciento, quería que se apruebe para que Atenas se asegure el segundo rescate financiero.

Constantinos Routzounis, director de los encuestadora Kapa Research, dijo que los griegos no estaban en contra de la austeridad en sí misma pero creían que las reformas estaban dirigidas injustamente hacia los pobres mientras que los ricos evasores de impuestos y los políticos corruptos se libraban fácilmente.

“La gente no quiere que Grecia salga de la zona euro. Lo que quieren los medidas de consolidación fiscal, pero unas más justas”, dijo a Reuters.

La mayor unión griega GSEE, que representa a unos 2 millones de trabajadores del sector privado, llamó a una manifestación de 48 horas cuando el parlamento vote sobre el que se ha conocido como plan a medio plazo. El Gobierno espera que se realice a finales de junio.

CAMBIO GABINETE PODRIA DEBILITAR REFORMAS

Papandreu pareció haber frenado una revuelta en su partido al incluir a algunos de los detractores más duros contra el paquete de austeridad, pero eso también podría debilitar las reformas.

Evangelos Venizelos, el mayor rival de Papandreu en el Partido Socialista, fue nombrado ministro de Finanzas. Dijo que viajaría a Bruselas el domingo para pedirle a los prestamistas que permitan algunas “mejoras (...) para la justicia social” en el paquete de reformas.

El domingo también se espera que los ministros de Finanzas de la zona euro acuerden la liberación de un tramo por 12.000 millones de euros de un crédito de rescate que Grecia requiere para pagar bonos que vencen en julio y agosto y evitar la quiebra.

“Ganaron tiempo hasta septiembre”, dijo Howard Wheeldon, estratega de BCG Capital Partners, en Londres. “Alemania y Francia son los principales países implicados aquí y ninguno de ellos va a dejar que el euro caiga, y no van a dejar que Grecia quiebre”, explicó.

El luxemburgués Jean-Claude Juncker, presidente del grupo de ministros de Finanzas de la zona euro, criticó la presión de Alemania para implicar a los tenedores de bonos, diciendo a un diario de ese país que se había elevado el costo del rescate.

“Estamos jugando con fuego”, sostuvo, y agregó que en el peor de los casos las agencias de calificación podrían declarar una cesación de pagos con consecuencias nefastas para la unión monetaria.

El nuevo gabinete de Papandreu debería sobrevivir a un voto de confianza parlamentario el martes por la noche, y luego aprobar el paquete que prevé 28.000 millones de euros en subidas de impuestos y recortes de gastos en 2015.

Pero los medios griegos estaban menos seguros de la implementación, un tema que obsesionaba al predecesor de Venizelos cuando luchó para cumplir el objetivo de déficit acordado con los prestamistas del rescate económico de Grecia.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below