9 de junio de 2011 / 20:20 / en 7 años

ANÁLISIS - Humala se alinearía con Brasil; cautela con Chávez

LIMA (Reuters) - La victoria de Ollanta Humala en Perú, tras haberse alejado de sus posiciones de izquierda más radicales, podría beneficiar a Brasil en su doble papel de moderador político regional y fuerte inversor en el país andino.

<p>La victoria de Ollanta Humala en Per&uacute;, tras haberse alejado de sus posiciones de izquierda m&aacute;s radicales, podr&iacute;a beneficiar a Brasil en su doble papel de moderador pol&iacute;tico regional y fuerte inversor en el pa&iacute;s andino. Imagen de Humala (izq.) estrechando la mano de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en un encuentro celebrado el 9 de junio en el Palacio de Planalto, en Brasilia. REUTERS/Ricardo Moraes</p>

Pese a su extracción marxista y a su otrora expresa afinidad con el Gobierno del venezolano Hugo Chávez, Humala ganó pregonando su admiración por el modelo económico brasileño, con asesoramiento del partido de la presidenta de ese país, Dilma Rousseff, y tomando distancia de Caracas.

Tampoco dudó en aceptar el apoyo de tecnócratas afines al mercado del equipo del ex presidente peruano Alejandro Toledo, y desde que confirmó su victoria no cesó de enviar mensajes conciliadores al sector financiero, temeroso de que aumente el control estatal sobre la economía.

En los últimos años el gigante regional desembolsó miles de millones de dólares en sectores clave de la pujante economía peruana, como la minería, la energía y la infraestructura, y curiosamente, Humala comenzó su gira como mandatario electo visitando Brasilia a 4 días de su victoria electoral.

“Brasil, que tiene un pasado panamericano, ciertamente ha ganado un rol (en Latinoamérica) y el rol está expresándose ahora en la candidatura de Humala, en el triunfo de Humala”, dijo a Reuters el analista internacional y profesor de la academia diplomática en Perú Alejandro Deustua.

Tras varias décadas de mirar de reojo a sus vecinos de Sudamérica, Brasil avanzó hasta posicionarse como el líder de un continente en el que Estados Unidos - más ocupado por su crisis económica - ha reducido su atención.

El jueves, Humala dijo en Brasilia que su Gobierno trabajará con el gigante sudamericano de los BRIC -grupo que integra junto con China, Rusia e India- y reafirmó su intención de tener una relación saludable con Washington, frecuente foco de críticas en América Latina.

“Brasil es un socio estratégico, un socio importante para Perú. Somos vecinos (y) necesitamos fortalecer una política de fronteras, desarrollar las fronteras”, señaló el presidente electo de Perú tras reunirse con Rousseff.

Durante su campaña, Humala ancló su discurso en políticas amistosas para el mercado con fuertes programas sociales y no ahorró elogios para el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, un sindicalista que despertó dudas al inicio de su mandato pero terminó apoyado por la comunidad financiera.

EQUILIBRIO

Humala aún no definió el lugar que ocupará en el concierto latinoamericano, donde conviven gobiernos con posiciones intermedias, como Brasil, con otros volcados a la izquierda, como Venezuela o Ecuador, y los que promueven prácticas de sesgo liberal, como Colombia, Chile o el propio Perú.

En el medio deberá lidiar con la figura de Chávez, quien fuera su mentor político y es uno de los mayores exponentes de la retórica izquierdista y nacionalista con la que Humala se identificó en el pasado, y que le costó una derrota en su primer intento presidencial en 2006.

Humala comparte un pasado común con Chávez: ambos militares retirados, intentaron dar un golpe de Estado para llegar al poder, y no pocos temen que su “carga ideológica” pueda aflorar en algún momento.

“El triunfo de Humala definitivamente va ser aprovechado por Chávez hasta que el presidente electo Humala diga algo sobre el particular, si no es detenido a tiempo puede realmente desconfigurar la política exterior peruana”, afirmó Deustua.

En Brasilia, Humala volvió a desmarcarse de su pasado y dijo que pretende “fortalecer la relación con Estados Unidos”.

COMERCIO

El vínculo comercial con Brasil no será de una sola vía: Lima pretende profundizar su inserción comercial más allá de sus fronteras y ganar acceso a uno de los mercados más potentes de América Latina.

El actual presidente, Alan García, ha reforzado la relación bilateral con Brasil, pero de forma asimétrica porque mientras las inversiones brasileñas crecieron fuertemente en Perú, los productos locales llegan con cuentagotas a ese país.

“Uno de los objetivos del presidente electo es abrir el mercado brasileño, estamos hablando de un mercado de casi 200 millones. Eso sería tan impactante como el tratado de libre comercio con Estados Unidos”, dijo Daniel Abugattás, uno de los más cercanos colaboradores de Humala.

En la gira sudamericana, Humala visitará Paraguay el sábado, Montevideo el lunes, Argentina el martes y Chile el miércoles. En un segundo periplo, antes de asumir la presidencia por cinco años el 28 de julio, Humala irá a Ecuador, Colombia, Venezuela y Bolivia.

/Por Marco Aquino/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below