19 de mayo de 2011 / 10:03 / hace 7 años

ANÁLISIS-Las elecciones provocarán la austeridad regional

MADRID (Reuters) - Las elecciones municipales y autonómicas del domingo probablemente no van a destapar deudas ocultas lo bastante grandes como para dar al traste con la lucha contra el déficit, aunque sí podrían provocar una ronda de recortes presupuestarios en los ayuntamientos que podrían dañar aún más la maltrecha economía nacional.

<p>Las elecciones municipales y auton&oacute;micas del domingo probablemente no van a destapar deudas ocultas lo bastante grandes como para dar al traste con la lucha contra el d&eacute;ficit, aunque s&iacute; podr&iacute;an provocar una ronda de recortes presupuestarios en los ayuntamientos que podr&iacute;an da&ntilde;ar a&uacute;n m&aacute;s la maltrecha econom&iacute;a nacional. En la imagen, el presidente del Gobierno, Jos&eacute; Luis Rodr&iacute;guez Zapatero, en un mitin del PSOE en Sevila el 16 de mayo de 2011. REUTERS/Marcelo del Pozo</p>

Todos los ayuntamientos españoles y 13 de sus 17 comunidades autónomas, más Ceuta y Melilla, van a las urnas el 22 de mayo, con las encuestas anticipando un varapalo para el Partido Socialista, que carga sobre sus espaldas con el estancamiento económico, un severo plan de austeridad y una tasa de paro del 21,3 por ciento.

Las dudas sobre la fiabilidad de las cuentas de los gobiernos regionales han aumentado desde que Cataluña, responsable de la quinta parte de la producción económica de España, revisase marcadamente al alza el déficit de 2010 después de sus propios comicios autonómicos en noviembre pasado.

“El factor que no se está tomando en cuenta en este momento es que las administraciones tienen patologías en sus cuentas que no van a salir a la luz hasta pasadas las elecciones”, dijo Pere Puig Bastard, profesor de Economía en la escuela de derecho y negocios ESADE.

“Tendrán que pasar unos meses hasta que sepamos el efecto en las empresas. Puede llegar a empujar a empresas (pendientes de pagos de las administraciones locales) a cerrar, teniendo en cuenta que la administración central no está en posición de salir a su ayuda”, añadió.

“Aunque a medio plazo puede ser mejor que salgan los datos ya que el efecto de saneamiento puede ser positivo para el país y la financiación”.

El Gobierno español - bajo la intensa presión de los mercados internacionales - ha cortado la emisión de nueva deuda regional y exigido frecuentes actualizaciones del déficit a no ser que las autoridades locales puedan demostrar que tienen las cuentas en orden.

“Nuestras exigencias fiscales son incondicionales y no veo ningún problema en el cambio de un gobierno regional”, dijo el secretario de Economía, José Manuel Campa.

NO HAY UN ICEBERG EN LA DEUDA

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero se ha comprometido a recortar el déficit público total, incluyendo las autonomías y la Seguridad Social, al 6 por ciento del PIB este año.

Las 17 comunidades autónomas representan cerca de la cuarta parte de la meta de déficit en 2011, al fijarse el objetivo para éstas en el 1,3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Se espera que el Partido Popular se erija como claro ganador en los comicios del domingo. Los socialistas podrían perder algunas comunidades autónomas importantes frente al principal partido de la oposición, lo que teóricamente podría desenterrar problemas en las cuentas.

Sin embargo, aunque esas comunidades se desviasen de los objetivos de déficit tanto como Cataluña - algo poco probable -, el efecto combinado sólo representaría una décima de PIB para el déficit, dijo una fuente próxima a las cuentas regionales.

La batalla de la austeridad comenzó cuando el Gobierno central recortó drásticamente el sueldo de los funcionarios y congeló las pensiones para desinflar el déficit al 4,8 por ciento este año, desde el 9,4 por ciento de 2009.

Las comunidades más endeudadas - que según datos del Banco de España tenían deudas por más de 115.000 millones de euros en 2010, frente a sólo 60.000 millones en 2007 - deben ahora liderar el pulso contra el déficit fiscal. Alrededor del 40 por ciento del gasto español es responsabilidad de las regiones, siendo la deuda autonómica equivalente al 10,9 por ciento del PIB, o más del 18 por ciento de toda la deuda pública.

El Gobierno desmiente que haya problemas ocultos y afirma que el caso de Cataluña surgió porque las elecciones autonómicas coincidieron con el final del presupuesto y no se habían hecho los cambios necesarios.

El nuevo Ejecutivo catalán dijo que recortará un 10 por ciento el gasto, aunque admitió que a pesar de todo le costará cumplir sus metas fiscales este año. La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s coincide en que Cataluña posiblemente no es representativa.

“En principio, nuestro escenario central es que - en conjunto - las autonomías no registrarán desviaciones significativas respecto a los objetivos fiscales de 2011. Puede haber sorpresas, pero ése no es nuestro escenario base”, dijo el economista de S&P Lorenzo Pareja.

A APRETARSE EL CINTURÓN MUNICIPAL

Aunque déficit autonómicos superiores a lo previsto serán probablemente sostenibles a escala nacional, la contención del gasto en los ayuntamientos podría frenar el crecimiento económico durante años.

El Gobierno cuenta con un anémico crecimiento económico del 1,3 por ciento en 2011, cinco décimas más de lo que espera el Banco de España, y necesita que la recuperación sea más sólida para fomentar los ingresos fiscales que requiere para recortar la deuda.

La lista de proveedores de administraciones locales que se encuentran al borde del precipicio por demoras en los pagos es cada vez más larga. Un estudio realizado por PriceWaterHouseCooper dijo que las comunidades autónomas tenían deudas pendientes de casi 7.000 millones de euros con compañías del sector sanitario a finales del tercer trimestre de 2010, colocando a muchas de ellas en situación de peligro.

El PP, que podría hacerse con el control de la mitad de las 17 comunidades autónomas tras las elecciones del domingo, tendrá la desagradable tarea de enfrentarse a los recortes no realizados en el periodo preelectoral.

“El PP tendrá que tomar medidas impopulares pero quizás estén más deseosos de hacerlo si ven el mapa cubierto de azul (el color del PP)”, dijo José María Marco, profesor en la escuela de negocios madrileña ICADE.

/Por Paul Day/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below