17 de mayo de 2011 / 16:52 / hace 7 años

Strauss-Kahn sigue preso; Francia y el FMI buscan caras nuevas

NUEVA YORK/PARÍS (Reuters) - Los socialistas franceses y la comunidad financiera internacional se aferraban a un futuro sin el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que pasó su tercera noche en una cárcel en Nueva York acusado de intento de violación.

<p>Los socialistas franceses y la comunidad financiera internacional se aferraban a un futuro sin el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que pas&oacute; su tercera noche en una c&aacute;rcel en Nueva York acusado de intento de violaci&oacute;n. En la imagen, Strauss-Kahn durante su comparecencia ante el tribunal en Manhattan, el 16 de mayo de 2011. REUTERS/Andrew Gombert/Pool</p>

Muchos líderes socialistas expresaron su indignación por el modo en que el responsable del Fondo Monetario Internacional, uno de los favoritos para las elecciones presidenciales francesas, había sido paseado, esposado y sin afeitar, por la policía estadounidense antes de poder defenderse ante un tribunal.

Strauss-Kahn fue detenido a bordo de un avión de Air France el sábado y acusado de agresión sexual a una camarera de un hotel de lujo en Manhattan. Él niega las acusaciones.

El lunes una juez le negó la libertad bajo fianza, obligándole a pasar la noche en la cárcel de Rikers Island.

Sus aliados del Partido Socialista protagonizaron una rara muestra de unidad ante la consternación por la posible pérdida del candidato más popular del centroizquierda para derrotar al presidente Nicolas Sarkozy en las elecciones del próximo abril.

“Unidad, responsabilidad, combatividad, son las tres palabras que más surgieron esta mañana”, dijo la líder socialista Martine Aubry a periodistas tras la reunión.

“Hubo emoción, claro, y la conmoción que todos sentimos, pero es nuestra responsabilidad estar a la altura de la tarea”, dijo.

“Le digo al pueblo francés: estaremos preparados para 2012”.

Strauss-Kahn ni ha dimitido del FMI, que tiene su sede en Washington, ni se ha descartado para la carrera presidencial francesa hasta el momento, pero parece que un prolongado caso legal le mantendrá apartado de ambas.

Sarkozy, cuyos índices de aprobación se habían hundido a un mínimo del 20 por ciento, recibió otro impulso cuando se supo que su esposa, la cantante y ex modelo Carla Bruni, estaba embarazada.

El padre del presidente confirmó los rumores generalizados al diario alemán Bild y una Bruni visiblemente embarazada apareció en público el martes, aunque la oficina de Sarkozy declinó comentar sobre un asunto que corresponde a su vida privada.

Sarkozy instó a los diputados del centroderecha, en un desayuno a puerta cerrada a mostrar “contención y dignidad” cuando comentaran el caso Strauss-Kahn, dijeron algunos asistentes.

CONMOCIÓN E INDIGNACIÓN

Los socialistas acordaron que no cambiarían el calendario electoral, que incluye un plazo hasta el 13 de julio para la presentación de candidaturas a las primarias, que se celebrarán en octubre.

Políticos franceses y algunos comentaristas expresaron su conmoción e indignación ante la decisión de la juez de negar la fianza a Strauss-Kahn.

El ex ministro de Cultura Jack Lang describió el tratamiento como un “linchamiento” que había provocado “horror y suscitado disgusto”.

El sistema judicial de EEUU, indicó, estaba “politizado” y la juez parecía decidida a “hacer pagar al francés”. Otros altos cargos socialistas dijeron que la imagen del jefe del FMI esposado y escoltado por fornidos policías violaba su derecho de ser considerado presunto inocente hasta que un tribunal demuestre lo contrario.

Strauss-Kahn niega las acusaciones y su equipo legal ha negado el relato policial de que huyó del hotel. El viernes tiene que comparecer ante el tribunal.

En un aparente atisbo de la estrategia de la defensa, su abogado Benjamin Brafman dijo en la audiencia donde se formularon los cargos: “Creemos que la evidencia no será consistente con un encuentro forzoso”

Aparte de dinamitar la campaña presidencial francesa, la detención de Strauss-Kahn ha sumido al FMI en la incertidumbre, cuando desempeña un papel central ayudando a países de la eurozona como Grecia y Portugal a abordar su crisis de deuda.

El comité de dirección del FMI, que fue brevemente informado sobre el caso el lunes, hasta el momento no ha decidido si lo cesa del cargo o no. Si es relegado, podría abrirse una encarnizada batalla sobre quién podría sucederle.

El ministro de Finanzas de Suecia, Anders Borg, se unió a una serie de responsables europeos que afirmaron que el sucesor de Strauss-Kahn debería proceder de Europa, por la profunda implicación de la institución en la crisis de deuda de la eurozona.

Europa occidental ha mantenido el puesto desde que fue creado el FMI tras la Segunda Guerra Mundial, pero afronta el desafío de las economías ascendentes en Asia.

El ministro de Exteriores chino declinó comentar sobre Strauss-Kahn, pero indicó que el proceso de selección de los líderes del FMI debería basarse en la “imparcialidad, transparencia y mérito”.

LAGARDE

Estaba previsto que Strauss-Kahn dimitiera para presentarse a las elecciones. Diplomáticos dicen que la ministra francesa Christine Lagarde había estado reuniendo apoyos discretamente para ser su sucesora, pero ahora podría afrontar reticencias a otro candidato procedente de París.

Otra posible opción, el ex primer ministro británico Gordon Brown, parece descartado por la oposición de su sucesor en el gobierno, David Cameron. El gobernador del Banco Central Polaco, Marek Belka, un respetado ex primer ministro con experiencia en el FMI, podría ser un candidato de compromiso.

Un diario berlinés apuntó los nombre de Josef Ackermann, consejero delegado de Deutsche Bank, y Thomas Mirow, un político alemán que encabeza el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, un organismo público. Pero Ackermann, con nacionalidad suiza, carece de experiencia gubernamental, y Mirow puede no tener peso político.

La figura más destacada de una economía emergente mencionada como posible alternativa es el ex ministro de Economía turco Kemal Dervis, ahora en un grupo de presión en Washington.

En Francia, Aubry está sometida cada vez a más presión para presentarse a las primarias, pero dijo que “hoy no es el momento” de anunciar su candidatura.

La espectacular caída de Strauss-Kahn podría beneficiar a Sarkozy, aunque el presidente conservador propuso al ex ministro de Finanzas socialista para el FMI hace cuatro años.

La líder de la ultraderecha Marine Le Pen también podría ganar apoyos si los votantes se desilusionan cada vez más con los partidos mayoritarios.

“K.O.” fue el título del diario de izquierda Liberation, reflejando la visión casi universal en Francia de que la carrera política del ex ministro de Finanzas sufrió un golpe definitivo.

Una escritora francesa también está considerando presentar cargos por intento de violación contra Strauss-Kahn por hechos ocurridos hace casi una década. Pero su abogado indicó el martes no se presentaría ninguna demanda.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below