May 10, 2011 / 5:56 PM / 7 years ago

Japón dice que su política nuclear debe ser revisada desde cero

TOKIO (Reuters) - El primer ministro Naoto Kan dijo el martes que la energía renovable seguirá siendo un pilar fundamental de la política energética de Japón y que ésta debe ser revisada desde cero, después de la peor crisis nuclear del mundo en 25 años.

El primer ministro Naoto Kan dijo el martes que la energía renovable seguirá siendo un pilar fundamental de la política energética de Japón y que ésta debe ser revisada desde cero, después de la peor crisis nuclear del mundo en 25 años. En la imagen, evacuados del pueblo de Kawauchi con trajes de protección pasan por pruebas de diagnóstico en busca de signos de radiacoón, a su regreso de un breve viaje a sus hogares en la zona restirngida de 20 kilómetros en torno a la dañada central nuclear de Fukushima Daichi, en un gimnasio de l pueblo de Kawauchi, a unos 22 kilómetros de la planta en la prefectura de Fukushima, el 10 de mayto de 2011. REUTERS/Issei Kato

El gran terremoto y el tsunami del 11 de marzo afectaron los sistemas de enfriamiento de la planta de Fukushima, en el noreste de Japón, en una prolongada crisis que podría dificultar los esfuerzos del país por reducir el uso de combustibles fósiles. La planta sigue emitiendo radiación.

“La política energética básica actual prevé que más del 50 por ciento del suministro total de electricidad provendrá de la energía nuclear y que más del 20 por ciento provendrá de la energía renovable en 2030”, dijo Kan en una rueda de prensa.

“Pero ese plan básico debe revisarse desde cero después de este gran incidente”, aclaró.

En un proyecto de energía presentado el año pasado, Japón anunció sus planes de construir al menos 14 nuevos reactores para 2030. Las autoridades reconocieron que cumplir con esa previsión será difícil a la luz del desastre nuclear.

“Creo que es necesario avanzar en la dirección de fomentar la energía natural y la energía renovable”, agregó Kan, citando posibles fuentes alternativas como el viento, el sol o la biomasa, áreas en las que Japón está rezagado a nivel global.

Los ingenieros japoneses aún están intentando controlar la planta de Fukushima Daiichi, ubicada a 240 kilómetros al norte de Tokio. Cuatro de sus seis reactores siguen inestables.

El impopular primer ministro, que fue criticado por su gestión de la crisis, pidió la semana pasada a Chubu Electric que detenga las operaciones en su planta Hamaoka, en el centro de Japón, hasta que pueda defenderse mejor ante un gran tsunami. El lunes, la compañía aceptó la demanda a regañadientes.

Si bien algunos han elogiado las decisiones de Kan, varios líderes empresariales y los medios, que tienden a ser cercanos a la políticamente influyente industria nuclear, dijeron que la medida había sido demasiado abrupta y no tuvo una explicación sólida.

Kan la defendió diciendo que se había tomado tras cuidadosas deliberaciones.

Japón tendrá que realizar una profunda investigación sobre el incidente, afirmó Kan, añadiendo que quiere instar a la comunidad internacional a hacer un uso más seguro de la energía nuclear.

Casi 26.000 personas murieron o permanecen desaparecidas por el seísmo y el tsunami que desataron el peor desastre nuclear del mundo desde Chernóbil en 1986.

El primer ministro, que es el quinto líder japonés en cinco años, probablemente hablará sobre la crisis atómica de su país en la cumbre del G-8 que se celebra a finales de mayo en Francia.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below