16 de abril de 2011 / 11:38 / en 7 años

El Partido Comunista Cuba debatirá los subsidios de alimentos

LA HABANA (Reuters) - El gobernante Partido Comunista de Cuba debatirá a partir del sábado el fin de la emblemática libreta de abastecimiento de alimentos, con lo que podría pasar la página de 50 años de paternalismo del Estado en un esfuerzo por modernizar la economía.

<p>El gobernante Partido Comunista de Cuba debatir&aacute; a partir del s&aacute;bado el fin de la emblem&aacute;tica libreta de abastecimiento de alimentos, con lo que podr&iacute;a pasar la p&aacute;gina de 50 a&ntilde;os de paternalismo del Estado en un esfuerzo por modernizar la econom&iacute;a. En la imagen, un hombre pasa frente a un mural reci&eacute;n pintado, un d&iacute;a antes del desfile militar que conmemorar&aacute; la invasi&oacute;n de Bah&iacute;a de Cochinos de 1961 en La Habana el 15 de abril de 2011. REUTERS/Desmond Boylan</p>

La medida forma parte de un plan de reformas emprendidas por el presidente cubano, Raúl Castro, que pretende reducir el papel del Estado en ciertos sectores de la economía socialista, pero sin abrazar métodos de mercado.

La propuesta de eliminar la ración de alimentos que los cubanos reciben desde hace décadas a precios subvencionados ilustra el desafío de recortar gastos sin alterar el equilibrio social, en medio del alza en el precio mundial de los alimentos que agrava una crisis de liquidez persistente en la isla.

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), que se celebrará hasta el martes, evaluará una propuesta para “implementar la eliminación ordenada de la libreta de abastecimiento”, según reveló recientemente un texto oficial.

Castro ha criticado los subsidios que el Gobierno ha otorgado durante años y ha dicho que Cuba no puede gastar más de lo que gana. En cambio, ha pedido elevar la productividad para hacer frente a la crisis y sustituir las costosas importaciones.

La eliminación de la libreta es un dilema para muchos en la isla que no pueden acceder a los precios de los alimentos en el mercado liberado debido a los bajos salarios.

“Nos moriríamos de hambre. Sería la sentencia para ancianos y limitados físicos. Este es un paso que habría que pensar muy bien en la revolución”, dijo Alina de Armas, de 76 años, con rostro de preocupación y reticente a deshacerse de los alimentos que recibe mediante la libreta o cartilla de racionamiento.

LIBRETA, UNA PIEZA DE MUSEO

Los cubanos dicen que el coste de la ración mensual oscila en alrededor de un dólar y apenas alcanza para unas dos semanas. Si necesitan completar su cuota deben pagar precios que son mucho más elevados bajo normas internacionales o encontrar otros productos en el mercado negro.

La libreta fue creada en 1963 por el ex presidente Fidel Castro para distribuir equitativamente los alimentos en una época de escasez debido a las restricciones económicas impuestas durante casi medio siglo por Estados Unidos.

En los últimos tiempos se han reducido las raciones de la libreta, pero aún abastecen de arroz, frijoles, aceite, azúcar, carne de pollo, café, pan y huevos. Cuba importa entre el 60 y 70 por ciento de los alimentos que consume, gran parte de ellos a través de la libreta.

Las autoridades cubanas son conscientes de que la compra de alimentos genera un alto peso para el Estado. Cifras oficiales indican que el país deberá gastar este año un 25 por ciento más de los 1.600 millones de dólares previsto para importar alimentos, por el alza de los precios.

“Es esencial (la libreta) para los que no posean otros ingresos, pero mientras exista la libreta va a existir un muro para desarrollar el país”, dijo Fidel Rodríguez, un empleado de un pequeño almacén de alimentos en La Habana.

Mientras que uno de sus clientes, que pidió no ser identificado, expresó: “Soy un defensor de eliminar la libreta porque frena las posibilidades. Es ya una pieza de museo”.

Dentro de las casi 300 reformas que analizarán unos 1.000 delegados en el congreso comunista, el primero que se organiza desde 1997, el Gobierno comenzó con retraso un plan para recortar en los próximos años más de un millón de empleos públicos que se consideran improductivos.

El congreso se abrirá el sábado con un desfile militar en el que la isla mostrará su armamento para hacer frente a una eventual agresión de su enemigo histórico, Estados Unidos. Será el primero desde diciembre de 2006 y contará con la participación de obreros, estudiantes y soldados.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below