6 de abril de 2011 / 11:39 / en 7 años

Portugal ve "daños irreparables" en el coste de la deuda

LISBOA (Reuters) - El Gobierno provisional de Portugal, que trata de evitar un rescate financiero, dijo el miércoles que la crisis política en el país ha causado “daños irreparables” después de que sus costes de acudir al mercado se dispararan al subastar 1.000 millones de euros en letras a corto plazo.

<p>Portugal coloc&oacute; el mi&eacute;rcoles 1.005 millones de euros en letras a seis y 12 meses, con un alza en las rentabilidades respecto de subastas realizadas el mes pasado, en una muestra del deterioro en las condiciones del mercado. En la imagen de archivo, varias personas pasan junto a una tienda que refleja el casco antiguo de Lisboa, el 29 de marzo de 2011. REUTERS/Jose Manuel Ribeiro</p>

La colocación de Letras a 6 y 12 meses el martes aportó un alivio temporal a un país que afronta unos tipos de interés en ascenso, incertidumbre política, el descenso en su calificación crediticia y una advertencia de los bancos locales de que podrían no poder comprar más deuda pública.

Pero el rendimiento de las Letras a 12 meses saltó al 5,902 por ciento, frente al 4,311 por ciento de hace tres semanas, mientras que el de los títulos a seis meses casi se duplicó, del 2,984 por ciento al 5,117 por ciento, poniendo de manifiesto la presión de los mercados, preocupados por los altos vencimientos que afronta Portugal este mismo mes y en junio.

“Creemos que en lo que respecta al mercado, la financiación a estos niveles solo puede considerarse como una medida temporal”, dijo Peter Chatwell, estratega en Credit Agricole.

El coste de financiación de Portugal se ha disparado desde que el Gobierno socialista en minoría dimitiera el mes pasado tras una derrota en una votación parlamentaria sobre un plan más duro de austeridad, dejando al país en un limbo político. Se han convocado elecciones anticipadas para el 5 de junio.

El Ministerio de Finanzas dijo que la subasta ha supuesto una confirmación del deterioro causado por el rechazo a las medidas de austeridad, y prometió tomar todas las medidas necesarias para asegurar la liquidez y financiación de la economía, pero negó haber hablado con la Unión Europea sobre cómo cumplir sus necesidades de préstamo.

“Los actuales tipos de interés hacen que sea posible afirmar que el daño causado por el rechazo del plan de austeridad es irreparable”, dijo un comunicado oficial.

-- Gráfico sobre la exposición bancaria a deuda portuguesa: r.reuters.com/puh78r

Anteriormente, el Gobierno albergaba esperanzas de que con un cumplimiento estricto de los objetivos presupuestarios y un recorte del gasto podría recuperar la confianza de los inversores.

La semana pasada, el Ejecutivo luso admitió que el déficit presupuestario de 2010 había alcanzado el 8,6 por ciento del PIB, muy por encima del objetivo oficial del 7,3 por ciento, pero dijo que cumpliría el objetivo del 4,6 por ciento de este año.

El lunes, los bancos locales lanzaron un aviso sin precedentes al Gobierno, instándole a pedir un préstamo de emergencia a corto plazo para calmar a los mercados de cara a las elecciones. Las entidades explicaron que con las actuales condiciones de mercado no pueden seguir comprando deuda pública portuguesa.

“Ha habido una señal muy importante de los bancos de cara al futuro”, dijo Ioannis Sokos, analista de BNP Paribas. “Portugal aún puede aguantar el mes de abril, pero es posible que no llegue a junio sin rescate”.

MOODY‘S REBAJA RATING A BANCOS PORTUGUESES

Moody’s añadió más presión sobre los bancos portugueses al bajar uno o más escalones la nota de siete entidades, en consonancia con el reciente recorte a la deuda pública portuguesa, señalando las preocupaciones sobre la situación de los bancos y la capacidad del Estado de apoyarles.

Los ministros de Finanzas de la UE se reunirán a finales de esta semana para tratar de aclarar si el Gobierno puede pedir algún tipo de ayuda antes de las elecciones y en qué condiciones, en caso de que sea posible.

La Comisión Europea dijo el miércoles que no hay conversaciones sobre la entregar de una ayuda porque Lisboa no ha solicitado asistencia.

El Gobierno en funciones ha indicado que tratará de evitar un rescate o un préstamo ya que esto implicaría unas duras condiciones para el país. También dijo que dado el carácter temporalmente limitado de sus poderes carece de legitimidad para solicitar ayuda externa, algo en lo que no coincide la oposición.

Los socios europeos de Lisboa están inquietos por la posibilidad de que los problemas de financiación acaben en un callejón sin salida antes de que el nuevo gobierno asuma el mando del país y reduzcan la confianza en la eurozona, pero no pueden obligar al primer ministro José Sócrates.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, dijo el miércoles al diario español El País que Portugal necesita mostrar que está dando los pasos adecuados.

“La situación está en manos del Gobierno portugués... tiene que probar a sus acreedores que está tomando las medidas adecuadas”, dijo Strauss-Kahn.

Dos diarios de negocios dijeron que el fondo de la seguridad social ha estado vendiendo activos financieros extranjeros en los últimos días para contribuir a financiar al Estado con la compra de deuda soberana en las subastas. Jornal de Negocios y Diario Economico publicaron que el fondo tenía previsto comprar Letras en la subasta del miércoles, pero un portavoz del Ministerio de Trabajo lo negó.

Según los analistas, los altos rendimientos, superiores al 10 por ciento en los bonos a 10 años, son insostenibles. La caída en el valor de los bonos también perjudica a sus bancos, que son importantes compradores de deuda pública.

“Los recortes de rating se producen tras la rebaja de la deuda de Portugal y también reflejan el perfil de crédito más débil de la mayoría de bancos portugueses por separado”, dijo Moody’s en un comunicado.

Entre los bancos se encontraban Caixa Economica Montepio Geral, Caixa Geral de Depositos, Banco Comercial Portugues, Banco Espirito Santo, Banco BPI, Banco Santander Totta y Banco Portugues de Negocios.

Portugal tiene que devolver 4.200 millones de euros por vencimientos de bonos el 15 de abril y otros 4.900 millones de euros en junio. Incluyendo pagos por cupones y la financiación del déficit, necesita entre 12.000 y 15.000 millones de euros hasta junio.

“Desde una perspectiva puramente de caja, en abril no debería haber problema, incluidos cupones y financiación del déficit, pero si la compra por parte de entidades locales desaparece, no hay mucho margen de maniobra”, dijo David Schnautz, analista de deuda de Commerzbank.

El bono portugués a 10 años, utilizado como referencia lusa en los mercados de deuda, tocó su nivel más alto en la historia del euro este martes al alcanzar un rendimiento de más del 9 por ciento.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below