2 de marzo de 2011 / 10:56 / hace 7 años

La huida de extranjeros golpea a la economía de Libia

<p>El &eacute;xodo de extranjeros que huyen del levantamiento contra Muamar Gadafi en Libia ha vaciado las f&aacute;bricas del pa&iacute;s, ha paralizado la pesca y ha dejado muchas construcciones sin terminar.Un regimiento de egipcios, chinos, banglades&iacute;es, brit&aacute;nicos y otros trabajadores extranjeros ha huido de la protestas, en ocasiones sangrientas, provocando escasez de alimentos y el cierre de negocios. En la imagen, un hombre corta carne en una carnicer&iacute;a de un mercado de Bengasi, el 1 de marzo de 2011. REUTERS/Suhaib Salem</p>

BENGASI, Libia (Reuters) - El éxodo de extranjeros que huyen del levantamiento contra Muamar Gadafi en Libia ha vaciado las fábricas del país, ha paralizado la pesca y ha dejado muchas construcciones sin terminar.

Un regimiento de egipcios, chinos, bangladesíes, británicos y otros trabajadores extranjeros ha huido de la protestas, en ocasiones sangrientas, provocando escasez de alimentos y el cierre de negocios.

La producción se ha detenido por completo en la fábrica de alimentos Abu Baker Albilah en la segunda ciudad del país, Bengasi, después de que los empleados sirios y egipcios, que componen la mitad de la plantilla, se marcharan.

“En días normales no tiene este aspecto”, dijo Faraj Al-Bilah, hijo del propietario de la fábrica, en referencia al almacén casi vacío de la planta.

La zona de producción estaba vacía, las luces apagadas y las puertas cerradas. Un número de cajas de cacahuetes estaba pendiente de ser repartidas.

Gran parte de la agricultura corre a cargo de trabajadores egipcios y en las pocas tiendas que permanecen abiertas hay escasez de alimentos frescos.

Los barcos pesqueros se encontraban atracados en uno de los puertos de Bengasi. Los pescadores comentaron que muchos de sus compañeros egipcios y sirios escaparon de la tensa situación que vive el país en cuanto estallaron los problemas.

“Antes había miles de pescadores en esta zona. Ahora sólo hay cinco o seis”, dijo el pescador Samir el-Soury.

Los trabajadores extranjeros son vitales para la economía del país, que tiene una población de 6,4 millones. Sólo los inmigrantes egipcios alcanzan el millón, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto.

PETRÓLEO Y CONSTRUCCIÓN

No todos los trabajadores extranjeros han abandonado el país y en una planta energética en Zueitina, los empleados coreanos y bangladesíes señalaron que se encontraban seguros después de que algunos jóvenes se ofrecieran como guardias de seguridad voluntarios.

“Quiero quedarme aquí. La gente de Zueitina nos apoya y nos ofrece alimentos y seguridad”, expresó el encargado en funciones, Nam Jim, contratado por la empresa coreana Daewoo.

Sin embargo, en la terminal de exportación de petróleo de Zueitina, los empleados de empresas petroleras extranjeras se han marchado, según los guardias de seguridad. Un gran retrato de Gadafi en la entrada de la planta ha sido hecho añicos.

Libia, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, produce 1,6 millones de barriles diarios y es el 12 productor del mundo, pero los disturbios han detenido las exportaciones de algunas partes del país y ha reducido el flujo de otras zonas.

Youssef Gherryo, encargado de la firma Agoco, dijo a Reuters: “Creo que podemos seguir operativos durante un mes o dos, pero no más tiempo. Para aumentar la capacidad actual necesitamos la ayuda de los extranjeros”.

En una carretera de salida de Bengasi, algunos carteles anuncian la construcción de una red ferroviaria de alta velocidad, pero un testigo dijo que su construcción se ha detenido y que los trabajadores extranjeros se han ido.

En la misma carretera, filas de viviendas en construcción se extienden en la distancia, pero las obras están paralizadas tras la huída de miles de obreros chinos.

Paquetes vacíos de alimentos chinos se encontraban en el suelo de la entrada del emplazamiento de 20.000 viviendas.

A unos metros, la oficina de control de seguridad estaba destrozada y enfrente había un coche calcinado.

Unos voluntarios vigilaban el emprendimiento para evitar los saqueos. Algunos objetos han sido robados pero las palas mecánicas, los camiones y otra maquinaría permanecía intacta.

“Estamos protegiendo el equipo de la empresa hasta que vuelvan todos. Nuestra relación con China es excelente y queremos que vuelvan a terminar el proyecto”, indicó un voluntario, Mohammed Abdullah.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below