12 de enero de 2011 / 14:19 / en 7 años

Portugal coloca su deuda; Rehn pide reforzar el fondo de rescate

BRUSELAS/LISBOA (Reuters) - El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea instó el miércoles a reforzar la red de seguridad financiera del bloque, mientras Portugal, considerado el próximo país en tener que pedir un rescate, pasó con éxito su primera subasta de deuda del año.

<p>El comisario de Asuntos Econ&oacute;micos y Monetarios de la Uni&oacute;n Europea inst&oacute; el mi&eacute;rcoles a reforzar la red de seguridad financiera del bloque, mientras Portugal, considerado el pr&oacute;ximo pa&iacute;s en tener que pedir un rescate, pas&oacute; con &eacute;xito su primera subasta de deuda del a&ntilde;o. En la imagen, el comisario de Asuntos Econ&oacute;micos y Monetarios, Olli Rehn; el presidente de la Comisi&oacute;n Europea, Jos&eacute; Manuel Durao Barroso, y el comisario de Asuntos Sociales, Laszlo Andor, el 12 de enero de 2011 en Bruselas. REUTERS/Thierry Roge</p>

El comisario Olli Rehn dijo que los ministros de Finanzas de la zona euro deberían analizar la próxima semana la idea de reforzar la capacidad efectiva para prestar del fondo de rescate y hacerlo más flexible para calmar las turbulencias en los mercados.

Por otro lado, la Comisión Europea sugirió en un informe interno al que tuvo acceso Reuters que podría cobrarse un impuesto extraordinario a los bancos para recaudar 50.000 millones de euros, cifra necesaria para financiar el futuro Mecanismo de Estabilidad Europeo.

Rehn dijo a la prensa en Bruselas que se estaba trabajando para cambiar el tamaño y el alcance del fondo de rescate, pero declinó dar detalles sobre las posibles modificaciones, diciendo que hacer eso sería prematuro.

“La capacidad efectiva para prestar de la actual Facilidad Europea para la Estabilidad financiera debería ser reforzada y se debería ampliar el alcance de su actividad”, dijo Rehn en una columna en el Financial Times.

Portavoces de los Gobiernos francés y alemán dijeron que la red de seguridad era suficientemente grande, reiterando la posición que París y Berlín adoptaron en diciembre al rechazar los llamamientos para incrementar el fondo.

En los mercados, Portugal aprobó el miércoles con relativo éxito una prueba crucial en el mercado al vender bonos referenciales a 10 años a un rendimiento menor que el alcanzado en la operación previa y con una fuerte demanda, reduciendo la presión para que el país solicite un rescate.

El rendimiento promedio de los bonos con vencimiento para junio del 2020 cayó al 6,716 por ciento, frente al 6,806 por ciento de la colocación anterior en noviembre.

Si bien el rendimiento fue inferior al umbral de 7 por ciento considerado como insostenible, los analistas señalaron que la subasta no cambiaba la situación y recordaron que Portugal aún tiene que vender más deuda a lo largo del año, topándose con un posible cuello de botella en cuanto a la financiación en abril.

“Probablemente, lo más importante para el rendimiento a 10 años es que no se superó el nivel de 7 por ciento. El BCE (Banco Central Europeo) ha estado muy activo en los últimos días estabilizando el mercado y la confianza”, dijo Michael Leister, estratega de bonos de WestLB en Duesseldorf.

El ministro de Finanzas de Portugal, Fernando Teixeira dos Santos, calificó como un éxito a la subasta. Leister dijo que aún tiene que verse si esto será un punto de inflexión y si la leve caída durante esta semana en los costes de endeudamiento se mantendrá.

MALOS RECUERDOS DEL FMI

Las dos principales potencias de la zona euro, Alemania y Francia, elogiaron las medidas de austeridad de Portugal, pero dijeron que el país necesitaba convencer a los inversores de que estaba aplicando reformas de manera efectiva para controlar sus finanzas públicas y revivir una economía estancada.

El fondo de rescate, creado en mayo para los países de la zona euro que pierdan acceso a los mercados de bonos, teóricamente tiene una capacidad de 440.000 millones de euros, pero en la práctica sólo puede prestar 250.000 millones debido a reservas de efectivo acordadas para que la red consiguiera una calificación de crédito alta.

Ante la mala experiencia en Portugal con dos intervenciones del FMI desde que la revolución de 1974 que puso fin a la dictadura más larga de Europa, el primer ministro José Sócrates tratará por todos los medios evitar pedir ayuda externa.

El tema ha pasado a ser el centro de la escena de la campaña electoral portuguesa, donde los dos principales candidatos lo usan para desacreditarse entre sí.

Sócrates, que lidera un gobierno con minoría parlamentaria, ha insistido en que su país está cumpliendo con holgura las metas de reducción de déficit y que no afronta los problemas que llevaron a Grecia e Irlanda a pedir rescates.

El optimismo sobre un posible refuerzo a la red de seguridad financiera también ayudaba el miércoles a reducir la prima que demandan los inversores para tener deuda española o italiana en vez de la más segura alemana.

Fuentes de la zona euro dijeron a Reuters el martes que los ministros de Finanzas del bloque considerarían la semana próxima la opción de subir la capacidad efectiva del fondo.

Pero señalaron que cualquier incremento podría ser limitado por la presión de las agencias de crédito y por el deseo de evitar una nueva ronda de aprobaciones parlamentarias, sobre todo en Alemania.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below