7 de enero de 2011 / 11:01 / hace 7 años

Francia investiga si hay nexo de China en el espionaje a Renault

PARÍS (Reuters) - Los servicios franceses de inteligencia están estudiando el papel que podría haber jugado China en un escándalo de espionaje industrial en el fabricante automovilístico Renault que, según un ministro, implicaba una “guerra económica”, dijo una fuente gubernamental a Reuters.

<p>La oficina del presidente franc&eacute;s, Nicolas Sarkozy, ha pedido al servicio de inteligencia DCRI que investigue el supuesto espionaje industrial al fabricante de autom&oacute;viles Renault, y est&aacute; estudiando un posible v&iacute;nculo con China, dijo el viernes una fuente gubernamental a Reuters. En la imagen, Sarkozy entre varios pol&iacute;ticos del ministerio de Energ&iacute;a y el consejero delegado de Renault, Carlos Ghosn (segundo por la derecha), el 1 de octubre de 2010 en la Feria de Autom&oacute;viles de Par&iacute;s. REUTERS/Lionel Bonaventure/Pool</p>

El ministro de Industria galo, Eric Besson, dijo que no se había abierto ninguna investigación oficial y que esto sólo ocurriría si el fabricante de coches emitiera una queja formal.

Preguntado sobre la posibilidad de la implicación de China, Besson dijo: “No estoy autorizado a decir nada en absoluto sobre el asunto”.

La suspensión de tres ejecutivos de Renault, entre ellos un miembro de su comité de dirección, ha avivado los temores de espionaje industrial y llevado al Gobierno francés a advertir de un “riesgo general” para la industria francesa.

Los ejecutivos son sospechosos de filtrar información relacionada con el programa del publicitado vehículo eléctrico, clave en la estrategia del grupo y en el que, junto con su socio japonés Nissan, está invirtiendo miles de millones de euros.

La revista Le Point informó en su página web, citando fuentes, de que el espionaje se hizo contra la tecnología de baterías que no había sido patentada.

La oficina del presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha pedido una investigación, dijo la fuente el viernes.

“El Elíseo ha encargado al DCRI (los servicios de inteligencia) la investigación. Sigue una pista china”, dijo la fuente.

Renault, que declinó hacer comentarios, es propiedad en un 15 por ciento del Estado francés.

La industria automovilística ha sido objeto de espionaje industrial con anterioridad, viéndose afectados el fabricante de componentes Valeo y el de neumáticos Michelín.

China, donde las emisiones de los automóviles representan aproximadamente un 70 por ciento de la contaminación en las principales ciudades, está impulsando los vehículos ecológicos dentro del desarrollo de su industria automovilística.

Se espera que la producción de vehículos eléctricos en el país asiático alcance el millón de unidades en 2020, dijo la agencia oficial de noticias Xinhua a finales del año pasado.

La producción de vehículos eléctricos a nivel masivo está aún en sus primeras fases. Fabricantes como Nissan, Mitsubishi y PSA Peugeot Citroën han lanzado coches de este tipo en los últimos meses, pero el número en las carreteras sigue siendo de apenas unos miles.

Pekín lanzó un programa piloto en junio para hacer rebajas a los compradores de coches eléctricos e híbridos en su intento de reducir las emisiones, y tiene previsto presentar un borrador con miles de millones de yuanes en inversión en el sector.

El ministro francés de Industria, Eric Besson, dijo a periodistas el jueves que la expresión “guerra económica” era la adecuada para describir qué implicaba el caso en Renault.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below