3 de enero de 2011 / 13:23 / en 7 años

La UE y Hungría chocan por los impuestos y la ley de prensa

<p>La presidencia h&uacute;ngara de la Uni&oacute;n Europea, enturbiada ya por un enfrentamiento sobre la libertad de prensa, choc&oacute; con otro obst&aacute;culo m&aacute;s en su primer d&iacute;a laborable cuando la Comisi&oacute;n Europea dijo el lunes que estaba indagando la legalidad de unos "impuestos por la crisis" aplicados por su gobierno de centroderecha. Imagen del 3 de enero en Budapest de un quiosquero ante dos diarios de izquierda que protestan por la nueva ley de prensa.Bernadett Szabo</p>

BRUSELAS/BUDAPEST (Reuters) - La presidencia húngara de la Unión Europea, enturbiada ya por un enfrentamiento sobre la libertad de prensa, chocó con otro obstáculo más en su primer día laborable cuando la Comisión Europea dijo el lunes que estaba indagando la legalidad de unos "impuestos por la crisis" aplicados por su gobierno de centroderecha.

La Comisión dijo que estaba estudiando los impuestos especiales a las empresa de telecomunicaciones, minoristas y del sector energético, así como otras demandas de varias compañías extranjeras afectadas.

Es el último conflicto entre Hungría y la Unión Europea desde que el primer ministro, Viktor Orban, rechazó las medidas de austeridad, cortó relaciones con el Fondo Monetario Internacional y optó por unos pasos fiscales poco ortodoxos para reducir el déficit presupuestario e impulsar el crecimiento económico.

Varios países europeos han criticado además la nueva ley de prensa húngara, que entró en vigor el 1 de enero, lo que llevó a Budapest - que ese mismo día dio comienzo a sus seis meses de presidencia europea rotatoria - a responder el lunes contra lo que calificó de "acusaciones infundadas, y en ocasiones abiertamente absurdas".

El ministro alemán de Economía, Rainer Brüderle, se unió a las críticas de un grupo de 15 compañías - entre ellas grandes firmas financieras y energéticas de Alemania y Austria, como ING, RWE, Deutsche Telekom y OMV -, cuyos consejeros delegados enviaron una carta conjunta a la Comisión Europea para protestar por los nuevos impuestos.

El portavoz de la Comisión Europea Olivier Bailly dijo que la institución escribió al Gobierno húngaro en octubre para solicitarle información y que había recibido una respuesta incluso antes de que las empresas enviaran sus quejas.

"Ahora estamos estudiando la queja formal y la carta del Gobierno húngaro", dijo Bailly a la prensa.

Las compañías argumentan que las decisiones del Gobierno húngaro muestran "una tendencia hacia utilizar ciertos sectores y empresas extranjeras en particular para equilibrar el presupuesto estatal".

"Esto daña la inversión, así como la credibilidad en el compromiso de Hungría con el mercado interior europeo", agregaron.

Brüderle declaró en el Süddeustche Zeitung que "los impuestos dirigidos principalmente a empresas extranjeras son problemáticos, en principio, en el mercado interior europeo".

Los impuestos sobre los ingresos netos anuales de las empresas de los tres sectores afectados, aprobados en octubre y que se prevé que expiren en 2013, tienen previsto recaudar 161.000 millones de florines (algo más de 600 millones de euros) este año.

No está claro si la Comisión investigará además la legalidad de un impuesto al sector financiero, con el que Budapest espera obtener 200.000 millones de florines este año. El Gobierno de Orban, que tiene una mayoría de dos tercios en el Parlamento, no ha dudado en utilizar este mandato tan fuerte para aprobar medidas polémicas que asegura que son en interés del país.

ENFRENTAMIENTO POR LA PRENSA

En las últimas semanas, la nueva ley de prensa de Hungría ha atraído críticas poco habituales de Reino Unido, Alemania y Luxemburgo, cuyo ministro de Asuntos Exteriores cuestionó abiertamente si Budapest merecía dirigir la UE.

De acuerdo con la nueva ley, una nueva autoridad de comunicación dominada por cargos del partido Fidesz en el poder supervisará toda la producción de noticias en los medios públicos. Además, puede imponer multas a los medios privados, que se requiere que sean "equilibrados".

El Gobierno húngaro se mostró confiado en que la norma "cumple los estándares relevantes de la UE en todos los aspectos".

"Un rasgo común de las opiniones expresadas por los medios es que aparentemente carecen de conocimiento en profundidad del texto de ley", dijo el Ministerio de Administración Pública y Justicia en un comunicado.

"En lugar de formular críticas específicas, son una recopilación de acusaciones infundadas, en ocasiones abiertamente absurdas. El Gobierno húngaro continúa comprometido con la libertad de prensa, y de ningún modo desea reprimir los puntos de vista de la oposición".

El lunes, el diario Nepszabadsag de centroizquierda llevaba un comunicado en su portada en 23 idiomas de la UE en el que asegura que "la libertad de prensa en Hungría se ha acabado". Otro diario, Nepszava, ferviente crítico de las políticas gubernamentales, dijo que la libertad de prensa es un derecho fundamental que debería ser defendido, haciéndose eco de unas declaraciones similares del viceministro alemán de Asuntos Exteriores.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below