22 de noviembre de 2010 / 20:13 / en 7 años

Cowen convocará elecciones Irlanda tras presupuesto

DUBLÍN (Reuters) - El primer ministro irlandés, Brian Cowen, se resistió el lunes a los llamamientos para que dimita y se comprometió seguir en el poder el tiempo suficiente para aprobar los presupuestos austeros necesarios para el plan de rescate de la UE y el FMI, y luego convocaría elecciones anticipadas.

<p>El primer ministro irland&eacute;s, Brian Cowen, se resisti&oacute; el lunes a los llamamientos para que dimita y se comprometi&oacute; seguir en el poder el tiempo suficiente para aprobar los presupuestos austeros necesarios para el plan de rescate de la UE y el FMI, y luego convocar&iacute;a elecciones anticipadas. Imagen de Cowen en su intervenci&oacute;n ante la prensa en el exterior de la sede del Gobierno en Dubl&iacute;n el 22 de noviembre. REUTERS/Cathal McNaughton</p>

La presión sobre Cowen aumentó después de que su socio de gobierno, el Partido Verde, dijera que abandonaría la coalición después de la aprobación de los presupuestos si no se convocaban unas elecciones en enero y de que la oposición exigiera los comicios incluso antes de la votación presupuestaria.

Con su decisión, el primer ministro deja la pelota en el tejado de la oposición, para que decida si ayuda a aprobar los presupuestos.

El ex ministro de Finanzas dijo en una rueda de prensa que aguantaría en el cargo por el plan de rescate, que se espera que supere los 80.000 millones de euros.

“Hay ocasiones en que el imperativo de servir los intereses nacionales trasciende otras consideraciones, entre ellas las consideraciones personales o las de un partido político, y ésta es una de esas ocasiones”, afirmó.

Está previsto que los presupuestos de 2011 se den a conocer el 7 de diciembre

CRISIS DEL CRÉDITO

Irlanda solicitó formalmente el rescate el domingo, en un intento de apuntalar sus bancos y las finanzas públicas y protegerlas de la crisis mundial del crédito, pero a principios de la semana pasada, Cowen había dicho que el Gobierno no estaba negociando sobre un rescate.

La noticia ha desatado una sensación de indignación nacional por la gestión de la crisis económica y la perspectiva de nuevas medidas draconianas que durarían otros cuatro años.

“La gente de este país no se fía de él (...) Creo que su credibilidad está por los suelos, y lo más honorable ahora para Cowen es dimitir”, dijo Noel O‘Flynn, miembro del partido Fianna Fail del primer ministro.

Se espera que el Gobierno anuncie el miércoles la reducción del salario mínimo, el recorte el presupuesto de beneficios sociales y el número de funcionarios, además de la introducción de un nuevo impuesto a la propiedad y de elevar el tributo a la renta, con lo que pretende obtener 15.000 millones de euros en recortes anuales en 2014.

Los sindicatos han advertido de que esto podría desatar la protesta social, y tienen convocada una manifestación para el sábado en Dublín.

Los verdes dijeron el lunes que apoyarían al Gobierno solo hasta la aprobación de los presupuestos y hasta que estuviera en marcha el rescate del FMI y la UE, pero la deserción de dos diputados independientes de los que dependía el Gobierno para su mayoría podría poner en peligro la aprobación parlamentaria.

Pero Cowen pareció desafiar a los dos principales partidos de la oposición, Fine Gael y los laboristas, con la votación de los presupuestos - que podría retrasar el plan de ayuda.

“Lo que veremos en los próximos días es un aumento de la presión sobre la oposición en el nombre de la estabilidad política para que se abstenga en las votaciones más importantes”, dijo Theresa Reidy, conferenciante de política en University College Cork.

Un responsable de la zona euro dijo que los primeros fondos europeos podrían llegar en enerp, pero los mercados financieros reaccionaron negativamente ante la incertidumbre política y el riesgo de que la presión se extienda a otros países vulnerables. en Europa. Portugal y España insistieron en que su situación es diferente y que no necesitan ayuda.

Dirigentes europeos como el presidente de los ministros de finanzas de la zona euro, Jean Claude Juncker, también mostró optimismo y afirmó que no espera un “efecto contagio”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below