17 de noviembre de 2010 / 18:01 / hace 7 años

Rusia aprueba un enorme plan de privatizaciones

MOSCÚ (Reuters) - El primer ministro ruso, Vladimir Putin, aprobó el miércoles un plan para vender activos públicos valorados en un billón de rublos (23.650 millones de euros) en los próximos tres años para ayudar a reducir el agujero presupuestario y atraer a los inversores.

Las autoridades rusas necesitan dinero con el que tratar de sacar al país de su peor recesión en 15 años e impulsar el crecimiento antes de las elecciones presidenciales de 2012, a las que Putin, que ya fue presidente, ha insinuado que podría volver a presentarse.

Rusia tuvo un déficit presupuestario del 2,1 por ciento en los primeros diez meses del año, según dio a conocer el viernes el Ministerio de Finanzas. Analistas encuestados por Reuters han pronosticado un déficit del 4,4 por ciento para 2010, mientras que el Gobierno espera un 5,4 por ciento, lo que supone unos 2,4 billones de rublos.

La ministra de Economía, Elvira Nabiullina, dijo que una reunión del Gobierno presidida por Putin aprobó el plan de privatización - que incluye participaciones en los dos mayores bancos del país, el principal productor de petróleo y el monopolio ferroviario.

“El objetivo (de la privatización) no es sólo los ingresos presupuestarios, sino sobre todo, las inversiones en estas compañías. Por eso estamos estudiando colocaciones en el mercado primario”, dijo a los periodistas tras la reunión.

Será la mayor privatización en el país desde las amañadas ventas de las antiguas compañías estatales soviéticas a primeros de los 90, en las que empresas y activos con un valor multimillonario acabaron en manos de unos pocos.

En contraste, el primer activo estatal que se va a vender será seguramente una participación del diez por ciento en el segundo mayor prestamista del país, VTB, al grupo estadounidense de capital riesgo TPG [TPG.UL] por al menos 3.000 millones de dólares (unos 2.200 millones de euros).

Nabiullina dijo que entre 2011 y 2013 se venderán alrededor de un billón de rublos en activos públicos. El plan original preveía 1,8 billones de rublos, pero los 800.000 millones restantes no han sido aprobados aún.

Los activos rusos cotizan con descuentos respecto a los de otros mercados emergentes, ya que los inversores extranjeros siguen reticentes ante la corrupción generalizada y recientes disputas entre accionistas, que han llevado a algunos expertos financieros a cuestionar el éxito de la privatización.

“Rusia parece estar en los márgenes de los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), no es un mercado de inversión tan atractivo como solía ser”, dijo Sergey Sidorov, director de la unidad rusa de UniCredit UniCredit Securities, en una conferencia financiera celebrada el miércoles en Moscú.

Pero el viceministro de Finanzas, Alexei Savatyugin, dijo en la misma conferencia que el Gobierno está decidido a seguir con las privatizaciones, en parte para reducir el control del Estado de la economía rusa.

“La privatización es valiosa por sí misma como mecanismo de reducir el papel estatal en la economía. Aunque tuviéramos un superávit presupuestario ofreceríamos una privatización”, agregó.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below