21 de octubre de 2010 / 10:20 / en 7 años

Los sindicatos franceses convocan más paros contra la reforma

PARÍS (Reuters) - Los principales sindicatos franceses convocaron el jueves dos nuevos paros generales contra el proyecto de reforma de las pensiones que ha provocado las mayores protestas contra las medidas de austeridad en Europa.

<p>Los principales sindicatos franceses convocaron el jueves dos nuevos paros generales contra el proyecto de reforma de las pensiones que ha provocado las mayores protestas contra las medidas de austeridad en Europa. En la imagen del 21 de octubre, dos estudiantes se besan ante unos antidisturbios en Par&iacute;s. REUTERS/Gonzalo Fuentes</p>

A menos de un día para la votación final sobre el plan en el Senado, los seis principales sindicatos mostraron su determinación de seguir luchando incluso después de su aprobación parlamentaria, convocando el séptimo y el octavo día de protestas para el 28 de octubre y el 6 de noviembre.

“El Gobierno tiene la responsabilidad total y completa de que haya más protestas, a la luz de su actitud intransigente, su fracaso a la hora de escuchar y sus repetidas provocaciones”, dijeron en un comunicado conjunto, al día siguiente de unas negociaciones en París.

Anteriormente, el Gobierno del presidente Nicolas Sarkozy dijo que iba a utilizar una medida especial para acelerar la aprobación parlamentaria de la ley, lo que provocó las protestas de la oposición.

El Gobierno conservador, decidido a hacer frente a los sindicatos y a retrasar la edad de jubilación, se enfrenta a 10 días de paros en las refinerías y bloqueos en los depósitos de combustibles que han vaciado una cuarta parte de las gasolineras del país.

Con su popularidad en mínimos históricos a 18 meses de las elecciones presidenciales, Sarkozy lucha contra una profunda oposición popular a la reforma, que dice que es necesaria para recortar el enorme déficit de las pensiones a medida que la población sigue envejeciendo.

“El Gobierno sigue siendo intransigente. Necesitamos seguir con acciones masivas tan pronto como la próxima semana”, dijo a la emisora RMC, Bernard Thibault, líder del poderoso sindicato CGT. “Pediremos a los sindicatos acciones más contundentes que permitirán a la gente dejar de trabajar y salir a las calles”.

La gestión de las protestas por parte de Sarkozy está siendo seguida de cerca por otros gobiernos europeos que están aplicando medidas de austeridad, así como por los mercados, que lo ven como una prueba a si Francia podrá aplicar las medidas con las que mantener su preciada calificación crediticia AAA.

Sarkozy quiere que el proyecto de ley que retrase la edad mínima de jubilación de 60 a 62 años y de 65 a 67 para una jubilación completa se apruebe para final de mes.

El presidente envió esta semana a la policía a levantar las barricadas en los depósitos de combustible. El jueves, los agentes acudieron a despejar la carretera bloqueada del aeropuerto de Marsella, después de que cientos de trabajadores de las refinerías en huelga cortaran los accesos a primera hora. Las autoridades de dos regiones ordenaron el racionamiento del suministro de gasolina para camiones y coches.

“No podemos ser el único país del mundo donde, cuando hay una reforma, una minoría quiere bloquear al resto”, dijo Sarkozy. “Al tomar rehén a la economía, las compañías y la vida cotidiana de los franceses, vamos a destruir empleos”.

Los comentaristas en los medios han aprovechado para realizar una comparación con Reino Unido, donde no se ha producido ninguna protesta a pesar de que su gobierno anunciara el miércoles unos recortes mucho más duros, con la pérdida de alrededor de 500.000 puestos de trabajo públicos y el retraso en la edad de la jubilación a los 66 años. Pero los sindicatos galos mantuvieron las armas en alto.

“El Gobierno francés está siguiendo el modelo económico anglosajón”, declaró Jean-Claude Mailly, líder del sindicato radical Force Ouvrière.

MANIFESTACIONES DE ESTUDIANTES

Varios miles de estudiantes, que temen que las reformas empeorarán el desempleo juvenil al mantener en sus trabajos a empleados de más edad, salieron a las calles en el centro de París, en las primeras manifestaciones importantes del otoño. Cientos de institutos y tres decenas de universidades se vieron afectadas por las protestas.

En la acomodada ciudad de Lyon, en el sureste del país, los choques entre jóvenes y antidisturbios, que comenzaron la semana pasada, continuaban el jueves. Sarkozy declaró que los enfrentamientos eran “escandalosos” y que los manifestantes debían ser castigados.

Los dirigentes empresariales han mostrado su preocupación por el posible efecto de los paros sobre una economía ya en problemas por la crisis económica.

Un portavoz de Air France-KLM dijo que las huelgas le estaban costando a la aerolínea cinco millones de euros diarios. Las protestas están empezando a afectar al turismo y los eventos culturales antes de las vacaciones de mitad de trimestre que comienzan este fin de semana, mientras los viajeros reconsideran sus vacaciones.

El actor ganador de un Oscar Tim Robbins y su banda cancelaron una gira de presentación en París, y la diva del pop Lady Gaga pospuso sus conciertos en la capital francesa.

Los senadores de la posición han estado retrasando la aprobación de la ley presentando cientos de enmiendas y una nueva ronda de diálogo. El miércoles por la noche votaron a favor de una enmienda que abre la puerta a que se revise el sistema de pensiones tras las elecciones de 2012, lo que podría apaciguar a algunos sindicatos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below