29 de septiembre de 2010 / 5:25 / hace 7 años

La huelga general logra un impacto desigual por sectores

<p>La huelga general convocada el mi&eacute;rcoles en Espa&ntilde;a contra la reforma laboral y la pol&iacute;tica econ&oacute;mica del Gobierno tuvo impacto en los sectores de la industria y el transporte, con un discurso esquivo del Gobierno a la petici&oacute;n de rectificaci&oacute;n de los sindicatos. En la imagen, la manifestaci&oacute;n convocada por los sindicatos en el centro de Madrid, el 29 de septiembre de 2010.Juan Medina</p>

Por Inmaculada Sanz y Feliciano Tisera

MADRID (Reuters) - La huelga general convocada el miércoles en España contra la reforma laboral y la política económica del Gobierno tuvo impacto en los sectores de la industria y el transporte, con un discurso esquivo del Gobierno a la petición de rectificación de los sindicatos.

En una jornada de "efecto moderado y seguimiento irregular" para el Gobierno y de "éxito incuestionable" para las organizaciones sindicales, los promotores del paro dijeron que la convocatoria ha logrado movilizar a más de 10 millones de trabajadores - algo menos de la mitad de la población activa en España --.

Esta cifra no pudo ser contrastada con datos oficiales ya que el Gobierno se negó en redondo a dar cifras totales.

"El seguimiento tiene pocas interpretaciones (...) es un éxito incuestionable", dijo Ignacio Fernández Toxo, secretario general de uno de los sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras. Tanto Toxo como su homólogo en el otro sindicato mayoritario UGT, Cándido Méndez, exigieron al Gobierno que cambie su política económica.

Pese a insistentes preguntas, los sindicalistas rehusaron hacer cábalas sobre posibles convocatorias futuras en caso de que no hubiese respuesta del Gobierno.

El Ejecutivo socialista, que habló por boca del saliente Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, mostró una prudencia exquisita a la hora de valorar la jornada.

"Respetamos la valoración de los sindicatos, no vamos a entrar en controversia", dijo cuando se le preguntó por tercera vez sobre cifras generales. Aunque por la mañana se remitió a declaraciones recientes del presidente del Gobierno en el sentido de que no variará su política de austeridad, en la cita vespertina Corbacho insistió en la "voluntad de retomar el diálogo" con los sindicatos.

Los datos sectoriales aportados por el Gobierno avalaban su visión de seguimiento "desigual" al cifrar en prácticamente el 100 por ciento el paro en las fábricas de automóviles y del 21 por ciento en transporte. Al mismo tiempo, dijo que en hostelería el impacto fue del tres por ciento mientras que en comercios alcanzó el 10 por ciento.

La patronal de empresarios, CEOE, sí fue tajante al afirmar que "no ha habido una huelga general" y que no ha afectado a la actividad más allá de algunos sectores.

Entretanto, el principal partido de la oposición, el Partido Popular, cifró en 2.000 millones de euros el coste de la huelga para el país.

LA CREDIBILIDAD SINDICAL

Pese a la satisfacción de los organizadores, en la calle no era difícil encontrar a trabajadores contrarios a unos paros considerados tardíos o incluso inútiles.

"Abro porque no estoy de acuerdo con la huelga, aquí cada uno va a su aire, incluidos los sindicatos", explicaba a primera hora Juan José Romero, de 58 años, mientras intentaba retirar unas pegatinas a favor del paro en los cristales de la administración de lotería que regenta en el centro de Madrid.

Para no pocos observadores los sindicatos se jugaban en la cita una credibilidad fuertemente dañada desde el inicio de una crisis en la que apenas han abanderado el malestar social de un país con 4,5 millones de parados.

Máxime, cuando algunas de las protestas que avalan la huelga ya han sido validadas por el Congreso (reforma laboral, recortes sociales).

"Vengo a trabajar porque esto de la huelga es una pantomima, es una forma que tienen los liberados sindicales de justificar su sueldo", explica Teresa, joven dependienta de una tienda de productos de estética en Madrid. "Ya está todo firmado".

Fernández Toxo se defendía de esta acusación generalizada al afirmar: "Una Ley se cambia con otra Ley (...) el resultado de la huelga obliga al Gobierno a rectificar".

En la peor crisis económica desde la democracia, el escepticismo es habitual en gran parte de la población, incluso entre los votantes socialistas que han visto cómo el Gobierno tenía que renunciar progresivamente a las políticas sociales.

"Si no hay cambios, si no son capaces de cambiar las cosas, los primeros que tendrían que dimitir son estos dos señores (los líderes de UGT y CCOO) para devolver la credibilidad a los sindicatos", explica en la gran manifestación en Madrid, Rita Santos, "decepcionada" votante socialista de 55 años.

MARCHAS ALTERNATIVAS

De hecho, incluso algunos sindicatos minoritarios han criticado con similar virulencia a sus colegas mayoritarios y al Gobierno. "Se urge a una reflexión en profundidad del Gobierno y los agentes sociales para ganar la confianza de los ciudadanos", dijo el sindicato USO.

En León, donde se había levantado una especial expectación por las protestas que desde hace semanas protagonizan los mineros del carbón, se vivieron situaciones que también pusieron de manifiesto la desunión sindical.

Aunque estaba previsto que la manifestación de la capital leonesa estuviese encabezada por un grupo de 200 mineros que llevan una semana caminando para reivindicar un futuro claro para el sector, los trabajadores del carbón se desmarcaron de la concentración general y marcharon por otras calles arrastrando a varios cientos de manifestantes.

"Me parece lógico que les hayan plantado. Han querido (los sindicatos mayoritarios) aprovechar el tirón de sus movilizaciones y cuando comenzaron los encierros no les apoyaban", dijo Javier, maestro de 47 años, quien, pese a ser afiliado de CC.OO. desde hace 15 años, dudaba entre secundar la marcha general o la minera.

Tanto en Madrid como en Barcelona además de la manifestación de los sindicatos mayoritarios - con el respaldo de decenas de miles de personas - se celebraron marchas alternativas de organizaciones menos representativas como CNT o CGT con mucha menos presencia y manifestantes más jóvenes y radicales.

Mientras los lemas de la manifestación principal se enfocaban en la política económica del gobierno con pancartas que rezaban eslóganes como: "Obreros maltratados, de Zp divorciados" o ""A los bancos salváis, a los pobres robáis", en las marchas "alternativas" se podían oír voces críticas con UGT y CCOO, que concentran el mayor número de afiliados, alrededor de 2,4 millones de personas.

"La reforma laboral, para la Casa Real" o "Contratos basura, para monjas y curas", coreaban los manifestantes convocados por la CGT en el centro de Madrid mientras que la de la CNT en un barrio obrero de Madrid incluía la consigna "Comisiones y UGT, Sindicatos del poder".

La convocatoria española coincidió con paros y marchas en 13 capitales europeas desde Lisboa a Helsinki contra las medidas de austeridad aplicadas en el conjunto de la UE para reducir los elevados déficit acumulados desde el inicio de la crisis.

SIN IMPACTO EN MERCADOS, INCIDENTES AISLADOS

En los mercados de valores los agentes coincidían a la hora de restar importancia al paro y el diferencial del bono español con respecto al alemán se mantenía relativamente estable en un mercado más pendiente de las tensiones en la deuda soberana de los países periféricos de la zona euro.

De hecho, el gobierno socialista puede ver favorecida su imagen en los mercados tras unos paros que parecen poner de manifiesto que no se doblegará ante las presiones sociales y que aplicará una política centrada en reducir el déficit público.

En lo que sí coincidieron el Gobierno y los sindicatos fue en destacar la escasez de incidentes violentos y el cumplimiento de los servicios mínimos, pese a varias decenas de detenidos, algunos heridos leves y actos vandálicos en algunas ciudades.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below