27 de mayo de 2010 / 10:25 / en 7 años

El Congreso convalida por la mínima el Decreto de austeridad

<p>La mayor&iacute;a simple que el Partido Socialista tiene en el Congreso fue suficiente para que el Parlamento convalidase el jueves el pol&eacute;mico Decreto para acelerar la reducci&oacute;n del d&eacute;ficit, a pesar de que la C&aacute;mara Baja dio la espalda en bloque al Gobierno. En la imagen, la ministra de Econom&iacute;a, Elena Salgado, junto a la vicepresidenta Mar&iacute;a Teresa Fern&aacute;ndez de la Vega y el presidente Jos&eacute; Luis Rodr&iacute;guez Zapatero en Madrid, el 27 de mayo de 2010.Sergio P&eacute;rez</p>

Por Carlos Ruano y Jose Elías Rodríguez

MADRID (Reuters) - La mayoría simple que el Partido Socialista tiene en el Congreso fue suficiente para que el Parlamento convalidase el jueves el polémico Decreto para acelerar la reducción del déficit, a pesar de que la Cámara Baja dio la espalda en bloque al Gobierno.

La abstención del grupo catalán CiU, de los canarios CC y de los navarros UPN otorgó a los socialistas una ventaja de tan sólo un voto tras dos horas de intensas discusiones en el Congreso.

Los mercados, pendientes de la votación, no reaccionaron al resultado, que entró dentro de lo previsto, aunque entre los expertos subyace preocupación por la falta de apoyos del Gobierno en la Cámara.

"El resultado es tranquilizante para los mercados porque, lo contrario, habría sido muy preocupante", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup. "Pero también es inquietante el escaso margen (de la votación) teniendo en cuenta los retos que tiene España por delante".

El Ibex-35 de la bolsa española cotizaba en niveles cercanos a los que se movía minutos previos a la votación, con alza del 1,65 por ciento mientras el diferencial del bono español con el alemán a diez años cotizaba en torno a los 156 puntos básicos, en línea con los niveles de esta mañana.

"En principio, no espero reacción de los mercados porque era lo que se esperaba, sí habrían reaccionado negativamente si no llega a salir la convalidación", dijo Nicolás López, Director de análisis y mercados de M&G.

La votación, que valida un recorte de los salarios de los empleados públicos, la congelación de las pensiones en 2011 y una serie de recortes que suman 15.000 millones de ahorros en dos años, salió finalmente adelante por 169 votos a favor y 168 en contra poniendo de manifiesto el tenso clima social y político que se vive en un país que, con una tasa de paro del 20 por ciento, negocia también a marchas forzadas una reforma laboral.

Durante dos horas, los diputados de los distintos grupos discutieron vehementemente sobre el contenido del Decreto, con duras críticas al Gobierno y a su gestión de la crisis mientras que los miembros del Ejecutivo pidieron responsabilidad política.

"Este Real Decreto simboliza el fracaso de toda su política", dijo el líder de la oposición Mariano Rajoy. "Mi grupo parlamentario no va a contribuir a que su problema, el principal de la economía española, usted, siga ahí", sentenció.

La votación, que según diversos expertos podría haber llevado a una cuestión de confianza al Gobierno en el caso de un resultado negativo, reflejó que, incluso los grupos políticos que con su abstención sacaron adelante el Decreto, están descontentos con la política económica del país.

El líder de Convergencia i Unió, Josep Antoni Durán i Lleida, dijo que su grupo no votaría en contra porque no quieren ayudar a que el país "caiga en un pozo todavía más profundo", pero advirtió que no apoyará los próximos Presupuestos y sugirió la convocatoria de elecciones anticipadas en 2011.

"Esto ya no se aguanta más, su etapa, señor Presidente está finiquitada. No convoque elecciones ahora, porque lo peor que podría sucederle a este país (...) es que en plena crisis económica, la peor de España en ochenta años, es quedarnos sin Gobierno. Pero cuando venga la reforma laboral, cuando venga el momento de aprobar el techo de gasto, cuando venga los presupuestos - que no va aprobar este grupo parlamentario - ... es la hora de que usted convoque elecciones", dijo.

La ministra de Economía, Elena Salgado, consciente del abandono del resto de los grupos, reconoció que "son medidas muy duras, que son medidas muy difíciles de tomar, pero es nuestra responsabilidad, siempre hemos dicho que no hubiéramos querido tomarlas".

El estrecho margen de la votación llevó a los partidos a llamar a filas a todos sus diputados, ya que una ausencia o incluso una equivocación (relativamente frecuente) en la pulsación del botón que indica el sentido del voto, podría haber frustrado el resultado. Radio Nacional dijo esta mañana que el Partido Popular llevó al Congreso a un diputado enfermo en tratamiento.

REFORMA LABORAL, CRECIMIENTO

Pero pasado el trámite parlamentario del Decreto, los mercados esperan ahora, con una sensación en muchos casos de angustia, hacia las siguientes escalas que debe hacer el gobierno en breve para cumplir con las exigencias de Bruselas de consolidación fiscal sin sacrificar el crecimiento a medio plazo.

"Nosotros no creemos suficientes las medidas y creemos que España necesitaría ahorros adicionales para lograr sus objetivos de consolidación fiscal, porque no coincidimos con las previsiones económicas del gobierno. Estimamos para este año una contracción de la economía del 0,4 por ciento y también contracción del 0,3 por ciento en 2011", dijo José Luis Martínez.

Una de las demandas más solicitadas por analistas y organismos internacionales a España es una profunda reforma del mercado laboral que los agentes sociales están negociando a marchas forzadas con plazo de vencimiento, en principio, para finales de mayo.

Tras quebrar con el Real Decreto aprobado el jueves el discurso social, el Gobierno ha amenazado con aprobar la reforma unilateralmente.

"La reforma laboral es vital, no sólo para luchar contra el drama de los cuatro millones de parados, sino también para garantizar la actividad económica", dijo un analista de un banco nacional. "El mercado necesita una reforma intensa".

La falta de apoyos escenificada el jueves en el Parlamento combinada con la necesidad de tomar medidas duras, llevó incluso a algunos analistas a aventurar que el Gobierno podría verse incluso obligado a convocar elecciones anticipadas.

"Si bien a corto plazo no afectará (el estrecho margen de la votación), la situación es complicada a mediano y largo plazo", dijo Javier Barrio, analista de BPI. "Lo normal es que haya un adelanto electoral, no a corto plazo -porque está la presidencia española de la UE- ni tampoco durante el verano".

"Pero si se mantienen estas tensiones políticas y si la situación de España ante los mercados internacionales se sigue deteriorando, la convocatoria podría llegar en otoño", añadió.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below