20 de mayo de 2010 / 7:38 / en 8 años

UGT ve posible un acuerdo laboral a finales de la próxima semana

MADRID (Reuters) - La Unión General de Trabajadores (UGT) dijo el jueves que la semana próxima debe estar cerrado un acuerdo con la patronal para la reforma laboral pese a los obstáculos que suponen las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno.

<p>La Uni&oacute;n General de Trabajadores (UGT) dijo el jueves que la semana pr&oacute;xima debe estar cerrado un acuerdo con la patronal para la reforma laboral pese a los obst&aacute;culos que suponen las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno. Imagen del secretario general de la UGT, C&aacute;ndido M&eacute;ndez, en una manifestaci&oacute;n contra el abaratamiento del despido celebrada en diciembre en Madrid. REUTERS/Susana Vera</p>

“Nosotros estamos trabajando para un acuerdo con la patronal. A finales de la semana que viene este asunto, a nuestro juicio, debe estar resuelto en los sustancial”, dijo el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, en una entrevista con la Ser.

“Tengo que manifestar que las medidas y las declaraciones del Gobierno no nos están ayudando en esta materia”, añadió el líder del segundo sindicato español por afiliación.

Méndez dijo que hay que abordar cambios laborales para mejorar la contratación indefinida, en defensa de los jóvenes y para no abandonar a 1,3 millones de parados de larga duración.

Reiteró que los sindicatos están dispuestos a aceptar aquellas medidas que fomenten el contrato indefinido, contenidos para la reducción de la jornada laboral, ciertas fórmulas que aligeren las cargas empresariales por despido y acometer procesos de suspensión laboral como alternativa al despido.

Pero Méndez dejó claro que el sindicato se opondrá frontalmente a medidas que signifiquen la devaluación del factor trabajo para luchar contra la crisis económica y los movimientos especulativos.

Los últimas medidas adoptadas por el ejecutivo español para recortar gasto público que, entre otros aspectos, contempla una rebaja de los salarios públicos este año y una congelación de de cierto tipo de pensiones en 2011, ha irritado a los sindicatos, que no descartan llevar estas medidas a los tribunales y hasta convocar una huelga general.

El Gobierno se ha visto forzado por Bruselas a acelerar el recorte de su abultado déficit presupuestario en 15.000 millones de euros entre 2010 y 2011 para lograr el objetivo de un déficit del 3,0 por ciento en 2013 desde el 11,2 por ciento al cierre de 2009.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below